Abel Ibañez es el director de ERRR Magazine, lleva 4 años fuera de México y actualmente vive en Australia. Últimamente ha leído Las Sirenas del Titán de Kurt Vonnegut y su color favorito es el rojo o el negro, le gusta ver el rojo. “Quédate conmigo” es el nombre de su primer sencillo como solista después de Goodnight Japan.

Su viaje de cuatro años en Australia comenzó cuando fue a visitar a su hermano. Era temporada navideña y decidió pasar un mes con sus hermanos allá. Al instalarse, decidió quedarse. “Me gustó y se dio la oportunidad de quedarme. Fue muy improvisado, no tenía planes de quedarme y fue espontáneo”. Lo que más extraña de México es su familia y sus amigos. También extraña la cultura, la gente y el caos de la ciudad.

¿Qué fue lo que te motivó a hacer música en Australia?

Llevo haciendo música desde hace mucho tiempo y el tipo de música que hacía, era más de improvisación y experimentación. Siempre había tenido mis canciones, pero no las había grabado en algún estudio y al estar allá tenía mucho tiempo libre para estar solo y buscando. Una especie de aire fresco que te motiva a hacer cosas que habías dejado a un lado y querías hacer.

¿Cómo es un día en la vida de Abel Ibáñez?

En Australia me levanto, voy a la playa a hacer ejercicio, regreso a desayunar, voy a la oficina. Trabajo medio día como diseñador gráfico y después regreso, cocino, me pongo a trabajar en la revista o en la música. Regreso a la playa y esas son mis actividades. Tengo unos demos de un disco nuevo, son 7 a 10 canciones y el plan es apenas regrese a Australia volver con el productor para grabarlos. El plan es sacar un disco nuevo y me gustaría que fuese antes de que terminara el año pero depende de cómo se desarrollen las cosas con lo del virus.

¿Cómo piensas el futuro de ERRR Magazine?

En ERRR vamos a muy corto plazo, continuamos con la labor de dar a conocer nuevas voces en el terreno de la escritura y la literatura. Ahora empezamos con unos talleres referentes a la escritura, fotografía y dibujo, que son los tres bases que la revista siempre ha tenido. A futuro me gustaría volver a tener la edición impresa y supongo que llegar a más gente. Poder seguir apoyando más escritores, fotógrafos e ilustradores.

¿Cómo fue la primera vez que la imprimieron?

Fue muy chistoso porque cuando la recibimos de la imprenta estaba mal impresa. Me enojé mucho, obviamente estaba muy emocionado, pero cuando veo llegar al camión con todas las revistas fue una torpeza al ver que todas estaban mal impresas. Fue muy emocionante, sobre todo cuando las empezábamos a regalar y la gente empezaba a coleccionar.

¿Hay alguna otra actividad que te gustaría hacer?

Sí, en 2009 se publicó uno de mis libros de narrativa y desde entonces he seguido escribiendo. No he publicado nada, pero es algo que me gustaría mucho volver a hacer. He estado trabajando en algo de narrativa y me gustaría hacer algún guion o trabajar con alguien para una película. Me encantaría escribir algo de humor negro.

¿Tienes alguna recomendación para las personas que desean emprender un proyecto musical o editorial ahora?

La recomendación es empezar, no ser tan perfeccionista y dar un primer paso. No ser tan “auto crítico” e ir avanzando. Tener un plan, una idea y hacia dónde se quiere llegar pero que la idea tampoco se algo muy fijo. Ser siempre flexibles y seguir avanzando.

****

Para Abel, “Quédate conmigo” tendría un aroma a Mandarina y “Vueltas” se reproduciría en una película sobre el fin del mundo. “Los últimos días. Alguien solo en su cuarto sintiéndose solo y esperando el fin del mundo. Muy similar a lo que estamos viviendo”.

“Me voy de aquí” es una canción a la que se le pueden dar varios significados. “Es dejar un momento, un espacio, dejar la vida misma tal vez”.

¿Cómo fue tu proceso creativo para escribir las canciones que recién lanzaste?

Son 5 canciones que vienen en LP y todas se escribieron en distintos momentos. “Quédate conmigo” es una canción que escribí hace casi diez años. Nunca la había tocado en vivo hasta que de pronto la grabé. Son de esas cosas que de pronto huía. Estaba en casa, agarraba la guitarra y la tocaba para mí, le cambiaba la letra y ciertos detalles. Fue de las que recuperé ahora y junto con el productor, agregamos un coro y la música. En ese entonces era una canción acústica y fuimos agregando música entre otros elementos.

“Vueltas” es una canción que yo había compuesto originalmente en inglés y como yo quería hacer el disco en español, cambiamos totalmente la letra. Escribí la letra cuando murió un amigo muy querido. Justamente la grabamos el día que falleció y después escribí la letra. “Despertar” fue una canción que escribí a partir de puras imágenes, es una canción un poco más libre de interpretación, más abierta. A algunas les escribí la música primero y otras después y se fue arreglando.