Miradas que se construyen desde como artistas, no como musas. El domingo 26 de enero tendrá lugar el Segundo Coloquio de Mujeres Fotógrafas en Donceles No.54, CDMX. La subjetividad de las mujeres será narrada desde la mirada de 19 Fotógrafas mexicanas y seis ponencias que permitirán compartir la experiencia que ocurre detrás de la cámara cuando el mundo es observado por una mujer.

Miradas que sanan al observar

“A las mujeres nos cuesta mucho creernos quienes somos, reconocernos nuestros logros, pues. No me atrevía a llamarme fotógrafa, me daba pena, sentía que aún no merecía el título”, menciona Marina Pedroza, Fotoperiodista que desde hace seis años encontró en la fotografía la oportunidad de encontrarse a sí misma desde el feminismo, la antropología y sus inquietudes personales: la suma de todo lo que ella es ocurre al momento de verse en otras mujeres.

La charla acerca de la foto autobiográfica será dada por Marina en punto de las 17:00 hrs. para compartir el sentir que yace detrás de cada disparo de su CANON. “Me gusta cuando las mujeres se ven en alegre rebeldía. El momento de disparar para mí es el momento donde veo a la otra siendo ella”, asegura.

Autorretrato: la política del yo

“Creo que mi fotografía es muy personal, siempre está ligada a mis procesos personales, como me está yendo en la vida en esos momentos. Muy personal y por lo tanto, muy política”, así describe la propia realización de sus materiales cuando es ella quien pone el ojo detrás del ojillo de la cámara, cuando está por capturar el momento que ha decidido inmortalizar. Es pues, que desde la fotografía se permite trabajar sus procesos personales, transformar en arte todo aquello que le es indigerible de otra forma.

Ser una de las voces en el Segundo Encuentro de Mujeres Fotógrafas le emociona muchísimo, la apropiación de los espacios negados le hacen alzar la voz desde el amor y la valentía. Reconoce al machismo y la condescendencia como los principales obstáculos a los que una mujer Fotoperiodista mexicana actual se enfrenta. Pese a ello, se dice a su ella misma del pasado que dudaba si seguir haciendo lo que le apasionaba pese al contexto: “Eres muy buena y vas a ser mejor. No dejes de disparar”.

Observar para conmover

Brenda Álvarez es la mente fundadora que dirige el Segundo Encuentro de Mujeres Fotógrafas, tras casi una década de extraer imágenes poéticas desde la narrativa de lo conmovedor detrás de lo cotidiano se planta a sí misa como una mujer que busca construir un espacio seguro para que las experiencias, obras y estudios desde la fotografía puedan ser compartidos por y para las mujeres que realizan foto.

“Para mí es simple: no puede haber un registro histórico-artístico-visual de las mujeres y para las mujeres desde la subjetividad masculina”, afirma Brenda, quien reitera la necesidad de construir la subjetividad que enunciemos las mujeres respecto a nuestras propias narrativas de existencia. El olvido, la prohibición, la censura, el menosprecio y la anulación son elementos presentes en la estructura patriarcal en la que se circunscribe el quehacer de las mujeres en cualquier ámbito artístico.

Los hombres y sus producciones miran a las mujeres de acuerdo al modo en que se relacionan con nosotras, o sea, a través de la violencia, la jerarquía, la desigualdad, con una distancia abismal, sin empatía, desde una visión pornográfica, como objetos sin personalidad, como accesorios que complementan la proyección de sus deseos y una poética que nos degrada.

*Te puede interesar leer Zapatistas: mujeres que luchan por un mundo feminista.

Mansplaning visual

El que otros expliquen las subjetividades de las mujeres creyéndolas entender niega la existencia de las mismas como sujetas históricas, capaces de exponer sus propias experiencias desde la narrativa que más les acomoden.

Pese a ello, la realidad plantea y acentúa constantemente el desigual acercamiento de varones y mujeres ante los contextos de realización cultural, mismos que Brenda expone desde su interés por proponer espacios de redescubrimiento femenino desde la autoría artística, no desde la exclusiva posición de musa que usualmente adquirimos las mujeres. “El mundo de la fotografía (y el video) es de los hombres, sigue siendo una actividad masculina: las mujeres seguimos invisibles y con escasas oportunidades de participar”, asegura.

Desde su muy particular paisajismo poético, Brenda crea composiciones visuales, gráficas y sensibles desde la realidad que le atraviesa todo el tiempo. Cuando sus ojos se posan en una realidad distinta –se describe a sí misma– que merece ser descubierta y contemplada. Es momento de disparar y volver a nacer en todos los sitios donde pone los ojos.

En los paisajes que selecciono, veo los elementos vivos, la flora, la fauna, las formas de los terrenos, las elevaciones, los elementos humanos, la sociedad y sus manifestaciones, la materialidad, lo abstracto, el clima, la luz, la oscuridad, el cielo, la cultura. De este modo, mi objetivo es lograr una composición fotográfica de lo que veo, es decir, una precisa y armónica organización de las fuerzas vivas atrapadas en los elementos.

Bazara y subjetividades desde miradas femeninas

Lánzate a observar las distintas miradas de 19 fotógrafas el próximo domingo 26 de enero al Coloquio Mujeres Fotógrafas Segunda Edición a partir de las 2:00 p.m. en Casa Manu en Donceles No. 54, Centro Histórico.

Podrás encontrar 4 propuestas de mujeres productoras en el bazar:
1. Photogram: correas para cámaras y fundas para objetivos.
2. COMUNE: panadería y repostería vegana, tradicional y raw.
3. En el aquelarre: fotobordado a mano.
4. Waterloo: fotografías impresas y stickers.

Las narrativas desde las miradas de las mujeres llegaron para saldar la deuda histórica que el arte tiene con las creadoras que únicamente tuvieron espacio para ser musas.