Le petite mort


Cuando hablamos de ilustradoras mexicanas, pueden venir grandes talentos a nuestra mente, recordando a cada una por el estilo que plasman en sus ilustraciones y siempre con un mensaje que dar a través de ellas. Con colaboraciones gráficas con Vans, Santillana, Revista Vía México y Estrella Roja, el día de hoy hablamos de Lucía Serrano, conocida por su nombre artístico como Le petite mort. Originaria de Puebla, es Ilustradora, artista plástica y tatuadora.

Fotos x Samantha Robles

Trazos en blanco y negro teniendo como base principal, la flora y la fauna, pero sobre todo la imagen de la mujer, son la inspiración que la caracteriza. Los problemas que sufren las personas -como ansiedad, depresión, autoestima y el amor propio- son las líneas plasmadas que podemos ver en la piel de las personas que llegan a tatuarse con sus diseños. Transmitiendo siempre todo lo que engloba estar vivos.

Sentada en su estudio mientras realizaba un tatuaje, pudimos platicar con ella sobre su trabajo, la mujer como inspiración y los trazos realizados día a día.

¿Por qué decidiste ser ilustradora?

Decidí ser ilustradora porque estaba en una temporada de mi vida hace seis años donde me encontraba perdida y me gustaba mucho la fotografía. Fui fotógrafa muchos años, trabajé en la fotografía, vivía de la fotografía; sin embargo no me apasionaba y siempre he sido fiel en trabajar en algo que te apasiona o al menos que no te sientas atrapada en este mundo.

Al estudiar artes plásticas se me abrió la oportunidad de conocer mucha gente y en ese medio de mi carrera me enseñaban mis amigos sus trabajos, sus dibujos… siempre estuve muy cerca del arte gracias a mis padres que en realidad son médicos pero mi papá también fue músico al igual que mi mamá. Siempre me mantuvieron cerca del dibujo, me metieron a clases desde muy pequeña, entonces decidí darle una oportunidad a la ilustración digital.

Todo esto derivado de una relación muy violenta física y emocional. A partir de esa relación yo pasé por una temporada bastante depresiva, bastante complicada porque no le había contado a nadie que me golpeaba y todo ese tipo de cosas. Me di cuenta de todo esto a través de la ilustración. Aunque sin saber ilustrar, agarré una WACOM y me gustaban mucho las aves, me gustan y comencé hacer ilustraciones de una serie de hace mucho tiempo que se expuso en Puebla y otras partes del mundo porque estuvo en Londres y en Italia. La serie se llama Resaca y hace referencia a una resaca, a todo lo que viene después de una relación muy toxica.

Gracias a esa relación fue que aprendí a ilustrar digital y me gustó mucho esa catarsis que se logra a través del dibujo, a través del arte; porque al ser exposición y al compartirlo con la gente, sanas y te escuchan y se conectan contigo.

Te das cuenta que puedes ayudar a mucha gente a través del dibujo con una imagen gráfica; sin necesidad de ser una imagen violenta o una imagen que te hable literal de la problemática. La imagen solita habla.

¿Cuál es el tipo de ilustración que realizas?

A mí me gusta hacer ilustración de botánica, flora y fauna. También me gusta mucho involucrar el cuerpo de la mujer, formas, manos con situaciones o sentires autobiográficos o de gente que conozco, historias que escucho y problemáticas sociales.

Me encanta de alguna manera hacerlas ilustración blanco y negro con línea muy delgada porque me gusta lo simple y lo texturizado. Ya hablando más como la onda de tatuaje, lo considero una ilustración muy sutil.

¿De dónde te inspiras para poder proyectar lo que quieres en tus diseños?

Me inspiro mucho de mí misma, de mi familia -mi mamá, mi papá-, problemas personales, problemas atorados con mi familia, parejas o convivencias con las parejas que de alguna manera me marcaron. O sea, no de que me quedé traumada (risas) bueno sí, relaciones así trauman pero cualquier relación que terminas, es un trauma separarse de una persona. Sin embargo las utilizo para sentirme bien, trabajar en imágenes gráficas y pensar “ok de esto que saqué, de esto qué puedo aprender y de esto puede salir un gran diseño para un tatuaje”. Esa es mi inspiración.

¿Cómo definirías tu estilo?

Creo que lo definiría como un estilo (silencio)… qué pregunta tan difícil, nunca lo había pensado. Mmmm no lo sé, no sé si la palabra correcta sea como un estilo catártico porque me gusta. Es una terapia es un estilo terapéutico, lo llamaría así como más allá de irme a un estilo técnico.

Ya sabemos que es un estilo técnico de fine line y blanco & negro, que eso hace mucha gente pero como que me voy más a lo que siento al trabajar y lo que me platican los clientes que se lo tatúan, porque va más allá de lo estético, que también es muy importante trabajarlo. Muchas veces me dicen: me lo quiero tatuar por esto y eso le da más sentido, ya no solamente es: “Ah ok, yo lo hice en realidad por esto pero se conecta mucho contigo”. Lo definiría como un estilo catártico.

Cuéntanos sobre el proyecto Se desconocen

Se desconocen es un proyecto que nace a partir del incremento preocupante y alarmante de la ciudad de Puebla, y de nuestro país en general, de femenicidios. El proyecto tiene como base los tatuajes de código de barras que se le hace a las mujeres víctimas de la trata de blancas: las tatúan con códigos de barras para saber el costo, a quien le pertenecen, de donde vienen y de alguna manera identificarlas.

Ahí te das cuenta que la mujer es así de desechable, como un producto. Entonces yo tomo de referencia esa investigación y en vez de tatuar códigos para darle un precio a una mujer, tatúo códigos QR que contienen un mapeo de una página actualizada de los feminicidios de Puebla y ahí estoy visibilizando una problemática como una protesta de las personas que se lo están tatuando.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

SE DESCONOCEN es un proyecto que estoy trabajando y presenté para mi tesis el cual nace a través de la normalización de los feminicidios en el estado de Puebla 📍 y por medio del tatuaje se crea un vínculo de información de 7 años testigos de aquellas que nos arrebataron; vínculo que genera impacto personal e íntimo en cada persona que porte el código o realice el escaneo haciendo énfasis en la concientización de la problemática que aumenta día con día …. página de @odesyrac La pieza se tatúa de una tamaño de mínimo 7 x 7 cm en zona plana de preferencia pierna o espalda ( se hacen pruebas el día de la sesión ) y dura aproximadamente 2 a 3 horas .

Una publicación compartida de 𝕷𝖊 𝖕𝖊𝖙𝖎𝖙𝖊 𝖒𝖔𝖗𝖙 (@le_petitemort.co) el

Hombres y mujeres se tatuaron un código que está anclado a la página que tiene actualizaciones de todos los casos, te vienen cruces donde le picas y te vienen todos los datos del feminicidio. El proyecto ahorita por el momento lo tengo en pausa por ser un tema muy delicado, sigue en pie pero ahora de manera nacional con un mapeo de la CDMX.

¿Piensas que podrías ayudar a las mujeres a través de tu trabajo?

Totalmente. Creo que desde que nació Resaca hace cinco años me di cuenta que mi trabajo no podía quedarse solamente en lo estético, lo bonito. Es algo que me cuesta mucho entender en mi carrera y que va mas allá de que quede bonito también el comunicar, ayudar pero que no tiene que resolver problemas. Mi finalidad es dejar algo, no sólo tatúo para ganarme tanto dinero al mes.

Sí es un negocio, vivo de esto, me gusta y me apasiona, pero si no hago algo que a la gente le haga cambiar, analizar, activar de alguna manera, me convierto en una persona muy vacía. Entonces mi trabajo también se convierte en algo demasiado pasajero y eso es algo que me preocupa mucho.

¿Cuál ha sido el tatuaje que más disfrutaste realizar?

Todos tienen su debido disfrute: sí he disfrutado unos más que otros pero tiene que ver mucho con la energía, diseños, mi estado de ánimo tiene que ver totalmente. No tengo uno en especial porque todos los disfruto mucho, creo que más bien podría decir que los especiales que he disfrutado pero por la carga son los códigos y fue por lo agotada que me dejaron. Son sesiones pesadas por el contenido, plática, todo lo que tuve que hacer para investigar y meterme a toda la información desde la raíz de lo que sostiene todo este proyecto.

¿Qué le espera a Le Petite Mort este 2020?

Un gran cambio y evolución en el trabajo. Más proyectos, no solo relacionados con la gráfica que son tatuajes e ilustración. Quiero hacer proyectos más de instalaciones, llevo arrastrando proyectos relacionados con feminicidios que van más allá de tatuar y dibujar. Son proyectos que quiero hacer este año ya independientemente del miedo.

Quiero hacerlo, me gusta mucho tocar los temas sobre problemáticas de las que de alguna manera yo pude haber sido víctima derivada de una relación toxica; porque la mayoría de los asesinatos que se presentan, al menos en mi ciudad son por parejas, esposos, amantes y amigos. Por eso este año quiero evolucionar, no solamente enfocarme a lo estético. Lo que quiero es ayudar a las personas.

Y por último, vas a tener un tour por Oaxaca, Cancún y Monterrey. ¿Cómo pueden contactarte para una cita y tatuarse contigo?

Para Cancún todavía tenemos agenda abierta y Oaxaca, Monterrey ya tenemos agenda cerrada pero en el año vamos a tener tour por otros estados y posiblemente fuera del país. Todas las cotizaciones son via correo electrónico que es le_petitemort.com. Pones tu idea, medida -muy importante- y ahí te respondemos en un par de días.