MALDITA-CARMEN


Aprovechamos que en unos días se va a llevar a cabo la fería de arte PlayFair en Gama para platicar con una de nuestras ilustradoras fav, Maldita Carmen. Nos dejamos ir y le preguntamos de todo: de dónde salió su mote, cómo trabaja, cúal es su bebida favorita, recordamos el mural dedicado a las costureras después del terremoto del 2017, hablamos de rallar monumentos…

****

Soy Carmen, soy ilustradora y artista urbana. Dibujar me ha gustado toda la vida, desde siempre y siempre tuve facilidad o algo así, entonces mis mismos maestros y familia me alentaban a hacerlo, me invitaban a seguir por ahí. Por eso me metí a estudiar diseño, porque había una orientación a ilustración, que realmente no estuvo padre pero pues salí con esa orientación. Sin embargo, muchas cosas las aprendí por fuera: en talleres, estuve en el Faro de Oriente, con amigos, yo sola. A partir de ahí seguí empujando hasta que encontré un tema y un estilo con el que me sentí feliz.

¿Y cuál es ese tema y estilo?

Es como retrato de mi vida. Antes pasé por varias etapas: me gustaba mucho la ilustración de moda, porque también hacía ropa. También dibujar animales, objetos de la naturaleza, pero no me sentía a gusto; sentía que no estaba diciendo nada. Después empecé a retratar cosas de mi vida diaria; objetos con los que había tenido alguna experiencia o me recordaban algo, eso era lo que quería decir. Creo que es un poco como retratarme.

¿Por qué Maldita Carmen?

Antes tenía un blog que se llamaba Artículos Carmen, en una onda de revista. Pero luego dejé de escribir y lo empecé a usar para mis dibujos y para todas mis redes sociales. La gente empezaba a decir cosas como Productos Carmen, como una tienda, como si estuviera vendiendo cosas y no se trataba de eso. Quería desaparecer eso y estaba buscando un nombre para ponerle a todas las redes. No quería usar mi nombre completo, que es lo más común, no me gusta. El nombre salió cuando estaba con unos amigos que son los Malditos Vagos e íbamos a hacer una colaboración. Estábamos chistoseando y dijeron “que se llame Artículos Vagos o Maldita Carmen”. Entonces dije “ahh, es perfecto” porque siempre me la paso maldiciendo, mi mamá siempre me regaña porque digo mucho esa palabra. Y ya, lo cambié.

¿Cuál es el formato en el que te sientes más cómoda?

Ay, no sé. Creo que no podría elegir sólo uno, por eso hago muchas cosas variadas. Por ejemplo, pinto muros pero no dejo de hacer ilustración en papel. Creo que me gusta mucho esta variedad de tamaños, formatos, técnicas. Está difícil elegir una.

¿Tienes alguna rutina?, ¿cómo trabajas?

No, creo que soy un poco un desastre. Trato de ser lo más ordenada que puedo pero a veces no lo logro mucho. Hago en la noche una lista de todo lo que tengo que hacer y al otro día lo trato de ir haciendo poco a poco. Dibujar me gusta más en las noches, imprimir serigrafía, lo empiezo hacer en la mañana. Es un poco un desastre raro.

Trabajas mucho con objetos que comunican algo. Hay mucho texto dentro de tu ilustración. ¿Cuál es la necesidad de este texto, qué es lo que quieres comunicar?

Me gusta mucho la poesía. En algún momento también escribía. Como todos los morritos de la prepa, que escribes tus locuras y las pones en un blog. Tenía un blog donde me gustaba escribir. Salían cosas bonitas, raras y locas. En algún momento lo dejé de hacer y transformé la página para publicar mis dibujos. Tengo cosas que decir en imágenes pero a veces siento que no es suficiente y también siento esta necesidad de usar frases. Es la manera en la que pude mezclar la poesía y la ilustración.

¿Por qué intervienes el espacio público?, ¿lo consideras una experiencia estética, vandalismo, una galería?

Son muchas cosas juntas. Primero, sí es como una galería para todos sin tener que pagar, sin tener que pertenecer a un público en específico. Es una galería que le llega a personas de cualquier edad, de cualquier situación, de cualquier posición social. Creo que esa es la principal razón por la que utilizo la calle.

También está la onda de no necesitar que alguien comparta tu trabajo, no necesitar la aprobación de nadie para que tu trabajo sea visto. En algún momento, cuando empezaba y era más chica, yo tenía mis imágenes, mis dibujos, empecé a hacer stickers. Compartía mi obra a páginas, participaba en convocatorias para vender en bazares y cosas así, pero es muy difícil que te pelen cuando empiezas. Entonces también fue una forma de mandarlo todo al diablo y hacerlo yo misma, autogestionar mi trabajo.

Por otro lado está la parte de hacerme escuchar y de que obviamente me gusta grafiti desde siempre, mucho tiempo lo he amado. De ahí viene todo esto. Todas estas técnicas de arte urbano vienen del grafiti. Siempre me ha gustado todo ese mundo.

¿Cómo ves el paso del grafiti de lo marginal a algo institucionalizado y de culto? Llegar al extremo de arrancar pedazos de paredes y llevarlos galerías…

Sí he visto que han arrancado cosas mías y se las han llevado a casa. Es raro pero no lo veo como algo malo. Siento que es algo que tiene que pasar. Todo lo padre, lo divertido, lo rebelde, en algún momento llama mucho la atención y el que mucha gente le ponga atención, hace que se vuelva popular. Eso hace que las empresas o galerías u ondas más comerciales volteen a verlo y se vuelva más comercial.

¿Crees que pierde su valor cuando pasa eso?

No, no creo. Cambia, obviamente. Pero no creo que lo haga menos o que esté mal o que pierda su valor. A mí me gusta el camino que ha tomado. Es interesante y me emociona pensar qué va a pasar después: si se va a olvidar como todo. Por ejemplo, en algún momento fue la fotografía; todos eran fotógrafos y todos hacían exposiciones de foto. O también ser dj y eran como súper wow los dj. Ahorita no sé si vaya a pasar también o si se haga algo súper importante o siga por mucho tiempo.

En este sentido, ¿cómo compaginas trabajar en el espacio institucional con el lado ilegal, de la calle?

Trato de estar en las dos partes. Hay muchos artistas que empiezan ilegales y más en la onda de vandalizar, que de pronto los absorben marcas y galerías y desaparecen de la calle. Afuera quedan sólo los restos de cuando empezaron. Eso es lo que no me gustaría. Entonces sí trabajo con galerías, en ventas y así pero siempre procuro hacer que pese más la otra parte. Seguir estando en la calle que es lo que me gusta. Trato de equilibrarlo y estar presente en ambos lados.

Hablando de las calles y monumentos, ¿cómo ves el feminismo, las manifestaciones, bombardear la calle, rallar monumentos?

A mí se me hace absolutamente necesario. En toda la historia de la humanidad, de las revoluciones, se ha utilizado pintar paredes, rallar cosas, quemar cosas, destruir cosas y se me hace súper necesario e importante. Es la manera en la que estás llamando la atención para hacerte escuchar, porque no te dejan muchas alternativas. Lo haces de muchas maneras, pacíficamente. Y no existe ninguna respuesta.

Las mujeres estamos reclamando algo súper básico que es que no nos maten, como para que se pongan a defender cosas, objetos.

Por eso se me hace absurdo que la gente haga ese tipo de comentarios como “pobres monumentos”. Realmente esas cosas ni siquiera nos representan. No sé, la patria se me hace algo muy inventado y la onda de ser mexicanos y nuestra revolución. Creo que mucha gente no estamos enterados bien de nuestra historia. Para empezar, creo que la historia es la mayor parte inventada. Realmente hay hechos que ni siquiera pasaron o que se manipularon para contarlos en el libro de la primaria. Por eso se me hace absurdo preferir el cuidado de estos símbolos absurdos (para mí) que la vida de las mujeres. Las mujeres estamos reclamando algo súper básico que es que no nos maten, como para que se pongan a defender cosas, objetos. Y ya, me hace enojar todo eso

En cuanto al feminismo entre nosotras, ¿cómo lo ves?, ¿qué crees que nos falta?

Creo que va por buen camino. Obviamente no nos vamos a quitar de encima años de educación machista para de pronto un día despertar y ser las mejores amigas. Quitarnos estas cosas de encima (como competencia, envidia, celos) no es tan fácil. Es absolutamente natural porque tal vez así nos educaron, pero creo que sí se está haciendo.

Cada vez veo más morras juntándose para dibujar, para ir a apoyar a alguien a hacer una denuncia en el Ministerio Público, para fiestear, para todo. Siento que estamos haciendo todo de nuestra parte y se están logrando cosas muy padres. Si esto va así en tan poquito tiempo, creo que va por súper buen camino. Nada más nos falta seguir aprendiendo, seguirnos cuidando.

Volviendo a ti., ¿ahorita qué estás haciendo?, ¿qué viene para Maldita Carmen?

Ay, qué loco, nunca sé –risas–. Me da un poco de ansiedad pensar en eso. Más bien creo que tengo mucha ansiedad siempre, creo que no hago suficiente y por eso siempre estoy haciendo muchas cosas; me exijo más y termino agotada y con un pensamiento de estar corriendo en círculos como loca, como Bob Esponja.

Ahorita sólo estoy divirtiéndome y está padre porque últimamente más gente está voltando a ver lo que hago. Me están invitando a proyectos padres, a exposiciones y poco a poco los estoy tomando. No puedo ir a todo, hacer todo, pero lo que me divierte y me interesa, lo tomo. Estoy en esos proyectos, dibujando. Ahorita estoy pegando unos carteles en específico que son unas latas que dicen “no te odio pero casi”.

¿De dónde salió el “no te odio pero casi”?

Retrató algo muy raro que me pasó hace poco: me enojé mucho con alguien. Esta persona desapareció así nada más pero fue ese sentimiento de “te odio” pero realmente tú no me hiciste nada. Más bien fue mi idea, estas expectativas que nos hacemos nosotros solos sin pensar en los demás. Fue eso: “no te odio porque realmente tú no fuiste mala onda, pero casi y estoy enojada”. Enloquecí y mandé a hacer muchos carteles.

Retomando lo del futuro, planeo el próximo año tener una exposición porque siempre se me pasa, siempre estoy planeándola pero lo postergo, Y algo que he olvidado un poquito por hacer cosas ilegales, he dejado de hacer murales y quiero retomarlo.

Por ejemplo, el de la máquina de coser.

Ay, ese fue increíble aunque toda la situación fue muy fea. Me acuerdo que a partir del temblor del 2017 se empezó a saber de las fábricas de esa zona. Entonces me puse a investigar de esa situación y del temblor pasado, que también estuvo muy fuerte. Era una bola enorme de problemas de cosas ilegales, de asesinatos de mujeres. Me hizo enojar mucho y quería apoyar de alguna forma. Y salió ese mural, todo ese día fue hacer el memorial para las mujeres que murieron en el temblor; estuvieron muchas chicas, hicimos mucho ruido. Pero súper lamentable que se tengan que hacer ese tipo de cosas. No deberíamos tener que hacerlas. Pero bueno, también se trata se visibilizar lo que pasa porque si no se nos olvida, se nos olvida todo muy rápido.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

No a la corrupción sobre la que está construida nuestra ciudad, la hace débil y vulnerable. No a este desprecio por la vida humana anteponiendo el dinero e intereses capitalistas. Hagamos saber todas estas irregularidades a los demás miembros de nuestra comunidad; todo lo que no se dice en la televisión o en los medios masivos, gritémoslo, salgamos a la calle y llenemos la ciudad con la verdad. Hoy desde el memorial a la mujeres trabajadoras lamentablemente fallecidas en el predio ubicado en Chimalpopoca y Bolívar. Pinta colectiva con La Ardilla Manca, Vlocke y Mezcalito. #repost @vlocke_negro • • • 1985/2017 La vida de una costurera vale más que toda la maquinaria del mundo. Consigna de las trabajadoras después del terremoto de 1985. Este muro es un esfuerzo colectivo LA ARDILLA MANCA @vlocke, @articuloscarmen @mezcalito #niunamás #fueraejército #memorialchimalpopoca #memorial #19septiembre

Una publicación compartida de MALDITA CARMEN (@maldita.carmen) el

¿Dónde podemos encontrar tu obra?

Casi siempre por acá y también estoy en varios lados: el próximo fin de semana va a haber una venta aquí en Gama que se llama PlayFair, donde voy a estar vendiendo playeras, pines, para que se den una vuelta. Y el 14 de diciembre estamos organizando una feria de arte, Fayuca!. Está conformada por proyectos y artistas que tienen trabajo en calle. La idea es estar ahí todo el día conviviendo: pueden comprar cositas chidas, va a haber tatuadores con flashes, djs de cumbia, comida, va a haber de todo, tienen que ir.

****

Flashround

Un color —  negro

Un animal — gato

Una canción — “Si una vez” de Selena

Una caricatura — Sailor Moon

Una droga — M

Tu comida favorita — tortitas de pollo en salsa verde

Tu bebida — una michelada, con gomitas,  con todo lo que se pueda arriba

Una ciudad — Monterrey

Palabra favorita — sola

¿Cumbia o reguetón? — no, pues cumbia

Una red social — Twitter

Un programa o serie que estés viendo — Euphoria

Terapia — ay, necesaria

Un mensaje para nuestros lectores — Muchas gracias por apoyar este tipo de proyectos independientes. Muy genuino y con amor sólo esto de compartir cosas padres que están pasando y que hace la gente, qué padre que estén aquí cerca.