Ingresamos al recinto al rededor de las 7:30pm y tomamos asiento frente a una gran pantalla con la imagen oficial del The X Tour, mientras veíamos como iba llegando más y más gente para ver el regreso de Christina Aguilera a la Ciudad de México.

Al fin, 8:45pm, las luces se apagan y en la pantalla empezamos a ver un video promoción de la gira con imágenes muy perras de nuestra Christina. Mucha diamantina, lentejuelas y sensualidad. Que sí, muy bonito todo, pero mija !ya sal! !ya te queremos ver! El video no duró mucho, pero oigan, nos tuvo esperando 18 años, una ya estaba desesperada.

christina-aguilera-the-x-tour

Finalmente se esconde poco a poco la pantalla para revelar el escenario donde podíamos ver a sus bailarinas y, hasta arriba de las escaleras, a esta estrella del pop sentada en una especie de trono plateado que combinaba perfecto con su vestuario. Todo esto mientras “Bionic” empezaba a sonar.
Comienza “Your body”, y si no hubiese estado en zona de prensa rodeada de gente muy seria y bien portadita sentada en sus lugares, me hubiera parado a jotear durísimo, pero aquí nos tocó vivir y tuve que comportarme como la señora que soy.

Hablando de mi señorismo, mi emoción se triplicó al escuchar la tercera canción del concierto; “Genie In a Bottle”, rolón que definitivamente forma parte del playlist de mi infancia. Cabe destacar que en todo momento Christina cantó en vivo y bailando coreografías muy keperronas.

Tras desearnos que disfrutaramos mucho The X Tour y que estaba celebrando 20 años de carrera, nos dijo que cantáramos si es que nos sabíamos la letra de la siguiente pieza. Empieza “Pero me acuerdo de ti”. ¡Uf!. Obviamente todo el Palacio de los Deportes la cantó junto a ella de principio a fin.

Para su primer cambio de vestuario, baja la pantalla de nuevo para mostrarnos “Golden Queen” con más imágenes de este ícono de los noventas donde, una vez más, se veía preciosa.

If you ain’t dirty, you ain’t here to party!

Esta mujer sale esta vez en un trono distinto, como la reina que es, y un traje dorado para dar la bienvenida a X-tina interpretando “Dirrty”, acompañada por una gran coreografía. Escuchamos unas versiones cortas de “Vanity” y “Express”, para después presenciar el himno “Lady Marmalade”, donde las estolas de plumas, abanicos pericones y bailes sensuales sobre una mesa se hicieron presentes.

Es hora del siguiente cambio de vestuario y para esto, baja de nuevo la pantalla para mostrar imágenes de marchas feministas mientras suena “Fall In Line”, canción que habría grabado junto a Demi Lovato y lanzado en mayo del 2018 como primer sencillo de su séptimo álbum de estudio.

christina-aguilera-marcha-feminista-1christina-aguilera-marcha-feminista-2

Y ya en el mood, se levanta la pantalla para continuar con “Can’t Hold Us Down” con imágenes de mujeres fuertes de fondo y recordando al público que “Esta canción no va solamente para las mujeres, sino para cualquiera con una voz que necesite ser escuchada”.

Versiones cortas de “Maria”, “Makes Me Wanna Pray” y “Like a Prayer” -cover de Madonna- nos recordaron sus raíces gospel y al final dejó solos a sus coristas para mostrar su gran talento, mientras otro cambio de vestuario sucedía.

El último tema en español suena: “Falsas Esperanzas”, donde la pudimos ver bailar ritmos un poco más latinos. Miren, aquí no se juzga, una no sabe bailar ni el pasito perrón.

Cada intermedio que nos dio esta diosa ha sido precioso y esta vez admiramos a uno de sus bailarines mostrar su talento vogueando al rito de “Glam”, mientras Christina se preparaba para salir de espaldas cantando la primera impresionante nota de “Ain’t No Other Man”; seguida de un mashup de “Candy Man” y “I want Candy” (cover de Bow Wow Wow), en la cual salió vistiendo un abrigo rosa peludo que parecía algodón de azúcar.

Ya para cerrar el concierto, Aguilera interpretó “Accelerate”, “Feel This Moment”, “Beautiful”, “Fighter” y “Let There Be Love”.

christina-aguilera-beautiful

Ahora qué, ¿duró muy poco?, pues sí. Una hora y 15 minutos aproximadamente. Hubo muchas versiones cortas y a mi parecer faltaron temas emblemáticos. Personalmente me molestó que no cantara “Fall In Line” y nada más nos pusiera el audio. Pero no nos quejemos (bueno, tanto jiji). Finalmente Christina Aguilera regresó a México para darnos un show de calidad y donde su talento nos dejó boquiabierta.

Esperemos que no tarde otros 18 años en regresar.