Beak

La Ciudad de México se preparó para recibir de nuevo, a Geoff Barrow, Billy Fuller y Will Young para hacer una presentación sencillamente espectacular. Esa noche, que parecía sonreír porque no llovió y tampoco hizo frío, el space kraut de Beak> llenó el Indie Rocks.

Fotos por Cosette

La oscuridad del venue estaba interrumpida por un juego de luces púrpuras azules. Los instrumentos parecían expectantes, inmóviles, esperando a tomar vida, mientras que las voces de quienes llegaron desde las 8 de la noche se mezclaban con la música preliminar a la llegada de SuperSilverHaze, los encargados de abrir la presentación.

Al fondo, sobre el escenario, la imagen de la virgen de Guadalupe esperaba paciente igual que todos, hasta que cerca de las 9:30 de la noche, Diego, Patricio y Roy de SuperSilveHaze subieron para dar inicio al concierto. Aunque poco conocidos por la mayoría de los asistentes, encendieron el buen ánimo y la actitud del público que empezaba a entregarse al baile, a la música.

Luego de un setlist corto del trío capitalino, el cambio de instrumentos fue rápido supervisado por el mismo Geoff…los gritos y la emoción se alborotaron inundándolo todo hasta que “The Brazilian” empezó a sonar. A partir de ahí todo fue un viaje espacial con una buena dosis de oídos dilatados y ojos inmersos en las caras de felicidad de la banda inglesa que igual disfrutaba de esta presentación. Geoff estaba en igual que quienes estaban abajo del escenario: en estado de catártico.

Como casi siempre, el público mexicano se rindió ante la música de Beak>. Y es que, son de esas bandas que giran entre la cercanía con el público, la despreocupación de ser ceremoniosos y la música bien hecha; lo que hace que sean de las alineaciones que no pueden ser comparadas con nada… al menos no en estos tiempos.

Entre cervezas y gritos, cada track, cada frase complementaron el setlist en el que aparecieron rolas como “Eggdog”, “The Meader” y “RSI”. Pero las que sin lugar a dudas la rompieron, fueron “Wulfstan II” y “Life Goes On”, en la que se les sumó Santiago, el bongo player que los acompañó en sus presentaciones realizadas en el país (que bendita fortuna la de este morro)…

Así fue como la segunda presentación de Beak> en la CedeMequis reventó la noche: con una presentación sencilla en producción, corta para quienes no nos cansamos de escuchar a este trío y espectacular al mismo tiempo; porque es difícil que las bandas creen una resonancia tan cabrona con el público. Ellos sin lugar a dudas lo logran, pues cada vez que escuchamos “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que venda”… recodaremos lo que vivimos en NRMAL y en Indie Rocks este 2019, que ya casi se nos acaba.

Beak> ofreció uno de los conciertos más memorables de este noviembre y nos dejó pensando: ojalá no tarden tanto en regresar.