Skalar

Como ya les habíamos contado, Skalar es una instalación artística a gran escala que explora el complejo impacto de la luz y el sonido en la percepción humana. Sus creadores Kangding Ray, en lo sonoro, y Christopher Bauder, en la instalación multimedia, ofrecen una narración audiovisual con dibujos vectoriales de luz radiante y sonido multidimensional dentro de un espacio totalmente oscuro. Esta obra se está presentando actualmente en el Frontón México.

Fotos por Creepy

Después de volver a visitar la obra, tuvimos la oportunidad de platicar unos minutos con Christopher Bauder, quien (a pesar de que según no le gusta explicar su obra con palabras) fue súper buena onda y nos contó un poco más a profundidad de Skalar y de cómo se inspiraron para crearla.

¿Nos puedes decir qué es y cómo te inspiraste para crear Skalar?

Llevo 15 o más años haciendo instalaciones de luz y performances entonces ya tengo experiencia creando este tipo de piezas. Con el tiempo me di cuenta que con una simple combinación de efectos técnicos, luces (colores) y sonidos, puedes evocar ciertas emociones como confianza, alegría, enojo… Esto es lo que desarrollamos en Skalar; se trata de una pieza de arte diseñada para —a través de patrones de sonidos y luces de distintos colores— producir en el espectador las ocho emociones básicas estudiadas en la Rueda de las emociones de Robert Plutchik.

¿Qué esperas del público mexicano?

No esperamos que las personas sientan una emoción particular, esto puede variar. Quizá yo asocio un color con una emoción y tú con otra y está bien. Skalar es una obra de arte y cada persona es distinta, así que no existe una sola interpretación posible, hay muchas. Yo estoy feliz con saber que te hizo desconectarte un rato de la realidad y sentir algo, lo que sea.

Yo estoy feliz con saber que te hizo desconectarte un rato de la realidad y sentir algo, lo que sea.

Estamos hablando de una pieza de aproximadamente 40 minutos que se reproduce sin parar. ¿No es demasiado para la corta capacidad de atención que tenemos hoy en día?

En efecto es una exhibición continua que nunca te avisa cuando empieza ni cuando termina; y la gente no se da cuenta de que se repite. Es un loop constante que se va desarrollando y eso te permite enfocar tu atención en cosas distintas cada vez. La idea no es que estés sentado observando; no es un show con un escenario, es una exhibición inmersiva de 360 grados. El chiste es que interactúes con la obra: que camines por el espacio y la disfrutes desde distintas perspectivas; puedes acostarte en medio, verla desde un lado, desde otro, caminar, jugar con las luces. El sonido es distinto en cada parte. Se trata de una obra de arte con la que puedes interactuar.

Normalmente la gente camina entre la pieza y hace lo que se le antoja. La mayoría de las personas se quedan entre una hora y media y dos, eso significa que ven la pieza un par de veces. Entre más se quedan, más contentos estamos porque estamos ganando esa batalla a la facilidad con la que nos distraemos.

Click click, next video, talk talk, whatever, you check your phone constantly. It’s all very fast, next, next: ok, saw it, liked it, photo, gone. That’s very sad.

Como dices, hoy en día el attention span es muy corto. click click, siguiente video, chat, chat, lo que sea, scrolear, revisar el teléfono constantemente. Todo es muy rápido, next, next, visto, le di like, foto, foto, se fue. Es muy triste.

A través de Skalar intentamos que las personas le bajen a su ritmo y se detengan un momento: si te das la oportunidad de meterte en la pieza y te dejas ir, logras olvidarte de tomarte la selfie perfecta y compartirla. Por supuesto que la gente hace eso en la pieza pero después creo que muchos logran entrar en un estado meditativo. Eso es lo que intentamos lograr al no tener un inicio y un final marcado; hacerlo una experiencia meditativa continua, depende de ti cuanto tiempo quieras quedarte en ella.

¿Cuál es la diferencia entre la exhibición normal y el live show?

Es muy importante mencionar que hay dos versiones de Skalar. Siempre digo que es como un instrumento musical que nosotros creamos y que tocamos en dos diferentes versiones. La exhibición es un loop meditativo continuo al cual puedes entrar y salir a tu antojo. No sabemos cuándo vas a entrar o salir, así que las “olas” de intensificación y desintensificación tienen que ser ligeras y continuas.

El performance en vivo es un concierto de una hora aproximadamente en que hay un inicio y un final definido. En el concierto podemos ir creando una expectativa que se va intensificando y llegar un pico para luego ir bajando hacia el final: es mucho más bailable. Son dos experiencias distintas. Recomiendo primero ver la obra y luego el live show.

Skalar

¿Qué sigue para Skalar?

Primero estuvimos en Berlín y ahora nos instalamos un ratito en México. Despúes vamos a Ámsterdam y esperamos que se concrete una estancia en China. A ver qué pasa. Estamos intentando sacarla y exhibirla en más lugares pero no es fácil, debido al tamaño, encontrar un lugar apropiado en el centro de las ciudades que queremos visitar. Por ejemplo, aquí en Frontón trajimos la pieza tal cual estaba montada en Berlín, sin cambiar las dimensiones, pero en Ámsterdam el espacio será redondo, así que habrá que adaptarse.

****

Skalar se está exhibiendo desde el 2 de noviembre y se quedará hasta el 6 de diciembre en Frontón México, de lunes a domingo con funciones continuas de las 14:00 hrs a 22:00 hrs. Así que aún tienen unos días para visitar la obra, una experiencia 100% recomendable. Por acá pueden conseguir sus boletos.

Skalar