El fin de semana estuvo bastante festivo, entre las fiestas de Halloween; el puente y las celebraciones de Día de Muertos no sabíamos si íbamos a lograrlo para la recta final del año, sin embargo el Casa Comedy Fest nos recargó de risas y buena vibra para lograrlo de aquí hasta diciembre.

Fotos por Angélica Rincón

El Casa Comedy Fest fue todo un eventazo: desde el comienzo se podía ver a mucha gente esperando pasar un buen rato en compañía de los ídolos del siglo XXI: youtubers y standuperos.

Genuinamente estaba sorprendida de la cantidad de personas reunidas en el Pabellón Cuervo. Con tres escenarios, los integrantes de Casa Comedy armaron un festival de comedia que parecía uno de música; los aplausos, los gritos y las reacciones del público eran iguales a las que he visto en los conciertos y festivales. YouTube ha creado verdaderos rockstars del entretenimiento.

Y después de la reflexión de señora sorprendida por la modernidad y el poder de convocatoria de los nuevos talentos, pasamos a la reflexión de señora divertida con la presentación de Daniel Sosa, — quien se lleva la mención honorífica del evento — ya que nos dejó con dolor de abdomen de tanto reír al recordar los juegos de la infancia antes de la existencia de Internet.

Daniel Sosa, A.K.A Dj Erwin, conecta muy bien con con el público, no hay momento en que no genere risas exageradas. Su rutina está compuesta por momentos que todos pasamos de niños como hacer un desmadre en las tiendas de telas, y las reglas que nos inventábamos en juegos como las escondidillas o las clásicas retas.

La magia de su show se encuentra en su actitud, y es que de verdad tiene mucho carisma y simpatía recíproca con sus seguidores quienes ya tenían el escenario lleno para recibirlo desde el inicio de su acto y al finalizar lo llenaron de aplausos y muestras de cariño. Sin duda — para nosotras — de lo mejor de este fin de semana en Pabellón Cuervo.

Nuestro otro acto favorito fueron las reinas de la noche: Pepe y Teo, quienes aprovecharon al máximo cada minuto de su acto que no es un stand up… ¿o sí?

Durante una hora hicieron reír al público que estaba bastante participativo; intervenciones que no desaprovechaban para utilizarlas a favor de su acto, en el que nos dieron (a todos los heterosexuales) una lección de cómo jotear correctamente ya que una anda ahí de inventada haciendo el “yasss queen”, sin saber que lo estamos haciendo mal y que además ellos se dan cuenta. Además tuvimos el gusto de verlos en una rutina individual que sólo nos comprobó el talento y la experiencia que tienen.

Así, entre risas y jitomates pasamos un sábado divertido (a pesar de la resaca de Halloween).

PD: la producción de Casa Comedy se lució con la decoración y las activaciones, sin embargo —a mi parecer— subestimaron un poco la cantidad de personas que iban a asistir, pues sólo había un puesto de comida fuerte y la fila era enorme. Estoy segura de que más de una persona se perdió algo que quería ver por estar formado en las hamburguesas.