Bobby Sparks II


Bobby Ray Sparks II, mejor conocido como Bobby Sparks II, es un genio de la música —tecladista y productor— que nació en Texas en una familia inundada de ritmo y groove por todos lados. Empezó a tocar el órgano con apenas tres años. Su estilo es imposible de definir pero gira en torno a géneros como el funk, el soul, el r&b, el gospel, el jazz: los fusiona y los lleva a otro nivel.

Quizás su nombre no te suene, pero definitivamente lo has escuchado, aunque sin saberlo, pues ha colaborado con un buen de talentos: entre ellos están Prince, Herbie Hancock, Stanley Clarke, George Duke, Tower of Power, Marcus Miller, Ray Charles, George Benson, Dave Koz, Lalah Hathaway, Roy Hargrove, Al Jarreau, Les McCann, Rahsaan Patterson, Poogie Bell, Dean Brown, Snarky Puppy, Kirk Whalum, David Sanborn, Nicolas Payton, St. Vincent… En el mundo del gospel ha trabajado con Fred Hammond, John P. Kee, Bishop Paul Morton, CeCe Winans, Donnie McKurklin, Yolanda Adams, Mary Mary, Joe Pace, Shirley Caesar, V. Michael McKay…

Así o más abrumadora que este name dropping es su carrera, y eso que nos faltaron… Muchos no lo conocen porque se ha dedicado a producir y apenas este año sacó su primer disco, Schizophrenia: The Yang Project, un viaje espacial en todos los sentidos. En CHIDASMX decidimos que era un MUST entrevistarlo y platicar con él antes de su presentación el 31 de octubre en Bajo Circuito.

****

¿Por qué te tomó tanto tiempo sacar tu propio material?

Siempre me dejo al último. Estaba tratando de darle gusto a todos. Soy penoso por naturaleza y nunca quise ser un artista. Sólo quería poner mi música ahí afuera. La razón por la que tardé tanto es simple: siempre estaba de gira con distintas personas, ayudando a construir sus carreras y cuando regresaba a casa, trabajaba con los locales y siempre me dejaba al último.

Yo fui como una esponja, absorbiendo todo, y finalmente lo escupí en Schizophrenia: The Yang Project.

¿Qué fue lo que te hizo dar el salto y decidir que ya era el momento de sacar algo propio?

Pienso que con el tiempo te cansas de hacer música a la manera de los demás. Probablemente he tocado en 2 mil o 3 mil álbumes y siempre lo he tenido que hacer a su manera porque es su disco, su música. Llegó el momento en que quise hacer un disco a mi manera.

BOBBY-SPARKS-II

¿Y cómo es la manera de Bobby Sparks? Porque encontramos un poco de todo en tu álbum: jazz, rock, soul, funk, gospel… es abrumador, parece que estás escuchando una suerte de enciclopedia musical cuando suena Schizophrenia.

Eso es lo que soy, un poco de todo. Amo todos los géneros musicales. Amo a Miles Davis tanto como a Jimmy Hendrix, amo a Beethoven tanto como a Johnny Cash. Soy un clavado, amo la música. Yo quería plasmar todo eso en un álbum.

I’m a music nerd, I love music

¿De dónde salieron tantas influencias musicales?

Por mis padres: mi madre es música, toca el órgano y dirige el coro en la iglesia y mi padre toca jazz. Entonces ambos me empaparon con su tipo de música respectivamente; mi madre con gospel y mi padre con jazz. Gracias a él descubrí a Duke Ellington, a Carl Bassey, a Dizzy Gillespie, su músico favorito.

¿Y de todos, quién es tu favorito?

Pues cuando tenía siete u ocho años, mis papás me llevaron a ver a Ray Charles, él es una gran influencia definitivamente. Pero también estaba expuesto a mucha otra música. A los nueve años descubrí a Prince y me voló la cabeza, él es mi músico favorito de todos los tiempos. Me descontroló porque cuando lo escuchaba, podía escuchar muchos géneros al mismo tiempo: no era sólo rock, no era sólo pop, no era sólo funk; era Prince. Él podía hacer todo y yo quería hacer eso.

El lado amargo 

¿Has tenido que lidiar con racismo en el ambiente musical?

Sí, claro. Siendo un hombre negro, lidio con eso todo el tiempo. Cuando entro a una tienda y todos te voltean a ver que no te vayas a robar algo, por ejemplo. Puede que no sea un racismo frontal pero está ahí constantemente. Una vez fue muy obvio cuando estuve de gira con Phillip Phillips. Su público es mayoritariamente blanco y sólo éramos tres negros en la banda. Pues cada vez que salíamos del camión de la gira con todos los demás y entrábamos a un venue, nos preguntaban que por qué íbamos a entrar y nos pedían nuestros gafetes. Sólo por ser negros, no te lo dicen pero es así.

¿Cómo te sientes al respecto?

Es lo que hay. Como hombre negro intento entender, descubrir, qué es eso con lo que lidia el hombre blanco. Ellos lidian con miedo; miedo a los negros, a los latinos, creen que todos los odiamos y los enviamos. Pero ese no es el caso. Eso es lo que los hacen creer el racismo y gente como Donald Trump.

No entienden que nosotros, los negros y los latinos, sólo queremos que nos dejen tranquilos, vivir una vida mejor y ser libres. Hay un aumento en la cantidad de latinos que vienen a Estados Unidos y ellos también tienen que lidiar, como nosotros, con la cultura blanca y el supremacismo ario. Obviamente no todos los blancos son racistas pero me temo que la cultura blanca sí lo es. Y todos ellos se benefician de eso, por eso aunque saben que está mal muchas veces se quedan callados. Esa es mi humilde opinión.

¿Cómo crees que se puede resolver?, ¿Crees que la música ayuda?

Ay, dios, no. El racismo está basado en el miedo y si los racistas entendieran que no los odiamos, no nos temerían. La música no sirve en este caso, eso es lo que yo pienso. Digo, podría quizás; la música acerca a las personas, pero no elimina el miedo. El complejo de superioridad aria es algo que cada individuo tiene que resolver en su interior, sólo ellos saben con lo que están lidiando. Yo no sé qué pasa en sus cabezas, sólo sé que tienen miedo porque eso es lo que me muestran.

 

¿Es la primera vez que visitas México?

No, es la segunda. Estuve acá hace un año en un festival de jazz como tecladista pero no tuve la oportunidad de conocer la ciudad. Anoche sí pudimos pasear y ¡es increíble! Me dan ganas de quedarme unos días, una semana, para poderla conocer más. Ojalá pronto se dé la oportunidad.

¿Conoces a Soultik y Fiusha, las bandas que tocan antes que la tuya en Bajo Circuito?

No, en realidad no. Ya me tocará escucharlas en vivo y me encantaría escuchar su música. En realidad no conozco casi nada de la música mexicana, pero pásenme links. Yo feliz de escuchar. Estoy realmente feliz de estar acá y espero regresar pronto y seguido.

¿Qué podemos esperar de Bobby Sparks II en vivo?

Va a ser algo muy rock, muy funk, muy groovy; de fusiones. Algo de blues y jazz. Nos vamos a poner creativos; esquizofrénicos. —risas—.

Flashround

Un color – Negro
Una ciudad – Dallas
Una caricatura — Wacky Races
Una droga — Marihuana
Bebida favorita —piña colada. ¡No! Whisky en las rocas con un poco de agua
Una canción — “D.M.S.R” de Prince
Comida favorita — Mariscos
Alguien a quien ames — A mi esposa

****