Sara Hebe

Probablemente uno de los mejores momentos fue la despedida, cuando Sara Hebe cantó Tuve que Quemar” sobre la base de una canción de reggaeton, casi como si fuera improvisado porque por un momento pensamos que se había ido de veras. El show fue un regalo de principio a fin.

Fotos x Fana Delgado

Por primera vez en México

Es el primer tour de Sara Hebe que pasa por nuestro país. La segunda fecha en CDMX se llevó a cabo el pasado 19 de octubre en la buena Gozadera. Promocionando su más reciente álbum Politicalpari, la argentina ha visitado ya varios estados de la República en esta gira y nos también tocó a nosotras. 

No es por nada pero sí es una experiencia muy diferente asistir a un evento totalmente gestionado, organizado y protagonizado por morras al que la mayoría de quienes asisten, igual son chicas. Un bello ejemplo fue cuando una de ellas quedó hasta adelante pero estaba más alta que un par atrás de ella, entonces sin problemas se pasó para atrás, para que todas pudiéramos disfrutar lo mayor posible. Definitivamente fue un punto de encuentro y un lugar seguro para echar el baile a gusto, se percibía un ambiente tranquilo y libre. 

¡Tercera llamada!

Antes de que comenzara el turno de las teloneras, Masta Quba & Marie V, hubo una intervención poética a cargo de Cynthia Franco. Un poco para volver a poner los pies en la tierra y recordar por qué estábamos ahí. Quizá no porque lo olvidemos, pero sí es atenuante reafirmar que no estamos solas. Fueron palabras abrazadoras para el espíritu y también incluyó un manifiesto que, mencionó, fue leído también en la pasada visita a México de Rebeca Lane

El dúo de raperas mexicanas que abrió el show de Sara son las mismas que hicieron posible este gran evento. Fuerza, poder, determinación, conciencia, amor, pasión, dedicación. Es poco que decir sobre lo que transmitieron esa noche. 

La chulísima Masta Quba nos contó que estaba enferma pero que quería darlo todo y eso hizo. Estoy segura que la comunidad hubiese entendido con sororidad si se hubiera ausentado del show, pero ya que decidió rifarse le echaron muchas porras para demostrar apoyo. 

Las letras de esta dupla hablan sobre muchos aspectos de la vida siendo mujer, aquellos que obviamente no se deciden y que por el contrario se imponen, a veces resultando en violencia. Sin embargo, lejos de tomar el papel de víctima, su narrativa te impulsa a reconciliarte contigo misma, empoderarte y amarte mucho. De cualquier manera eso no evitó que soltara un par de lágrimas. No creo haber sido la única conmovida en alguna parte del concierto y lo que sí creo es que, seguramente muchas, no lo hacían especialmente por tristeza, sino como una especie de catarsis. 

Aunque los tracks no eran conocidos por la totalidad del público, no fue un obstáculo al momento de aprender y repetir los coros al unísono, dándole aún más vida a la presentación. Masta Quba y Marie V apenas van regresando de una gira por Europa y ya es un hecho su próximo disco. 

Yo soy el control

Mucho canto, mucho baile, mucha fuerza. Presiento que nos va a costar un poco superar esa noche, porque en conjunto fue todo un ritual que todas, de alguna u otra forma necesitábamos y por eso estábamos ahí.

Junto a la paraguaya Mi$$il poniéndole el beat, Sara Hebe rompió la ciudad y nos arregló un poquito. Algunos empujones que se producían por el baile no le ponían fin a la paz que reinaba. En varias ocasiones, la cantante tomó el celular de algunas chicas que estaban grabando para grabar ella misma, convirtiendo ese recuerdo en algo mucho más especial. 

No sé de dónde sacaba tanta energía, porque estoy segura que da su 100% en cada concierto. Baila con mucho ánimo, brinca y grita, liberándonos para hacer lo mismo. Además para quienes hicieron fotos, de seguro fue un deleite tener tanta variedad de imágenes logradas con su propio cuerpo. Y es que, si te fijas bien, se notan las lecciones de danza y de teatro; algunos de sus vídeos son muy teatrales, en los que el cuerpo es un recurso muy fuerte. Creo que es una artista muy completa, así como genuina y muy humana.

En diversos momentos dejaba ver su apoyo a Chile y todos los países latinoamericanos que estamos en pie de lucha. Sacó a relucir su lado hip hop mexicano, introduciendo el beat y cantando el coro de Comprendes Mendes” de Control Machete, fue una escena icónica y poderosa. 

¡Hasta la próxima, genia!

Por supuesto, el perreo oficial del Politicalpari, La Noche”, fue una locura con Mi$$il en el escenario, se sentía la química que teníamos todas, de ambos lados del escenario se notaba que nos estábamos divirtiendo. 

Mi otra parte favorita fue cuando Sara Hebe interpretóCinco Puntos” y saludó a Sasha. Agarró una suerte de caja de madera, se subió y se acomodó para cantar esa canción desde ahí y que de esa forma todas las asistentes pudieran verla. Estar allá arriba no le impidió moverse con fluidez y tal vez habrá sido otra cosa que apreciaran las fotógrafas.

Por mi parte lo acomodé en mi corazón, al igual que seguramente todas lo hicimos y lo hacemos en cada canción que cantamos, y cada vez que estamos juntas, porque aunque no estamos todas, seguimos luchando y resistiendo por las que ya no están y por las que vienen atrás de nosotras. 

Recuerden que todavía queda una fecha de Sara en CDMX, el 30 de octubre en Pan y Circo, ¡allá nos vemos!

*La vibra verde y violeta de la Gozadera

Punto Gozadera es un lugar icónico de la Ciudad de México por su perspectiva feminista y de inclusión. Un espacio coordinado por mujeres, que desde 2015 propone este proyecto que está ubicado en Plaza San Juan #15, colonia Centro. Es bellísimo, desde que llegas lo notas.

Está decorada con murales feministas; funge como restaurante vegano y centro cultural, ya que allí se llevan a cabo charlas, proyecciones, talleres, bazares, prácticas de baile, conciertos, fiestas, todo siguiendo una línea feminista. Una de las cosas más bonitas es el baño neutro, lleno de pintas y con el espejo plagado de bonitos stickers.