La compositora, productora y pianista Kelly Moran es uno de los talentos femeninos más esperados en MUTEK México Edición 16. Con motivo de su participación, platicamos con ella para conocerla un poco más.

El arte de Kelly Moran abarca desde los géneros clásico, electrónico, minimalista, jazz y metal. Ha lanzado cuatro álbumes, el último de los cuales es Ultraviolet, en 2018 firmado con Warp Records y el EP, Origin, en 2019.

Su trabajo es exuberante y expansivo, hace uso de los pianos preparados, acuñados por John Cage, junto con visuales psicodélicos, para llevarnos lejos y sumergirnos en su propio mundo sonoro.

¿Cómo llegaste a este último álbum? ¿Cuál fue el detonante para lograr una producción mucho más experimental en comparación con tus trabajos anteriores?

No diría que estaba tratando de ser más experimental, pero quería que sonara más exuberante y expansivo de lo que había intentado en el pasado. Para Bloodroot, todos los sonidos en el álbum se generan desde mi piano: tocar las cuerdas, inclinar las cuerdas, poner los preparativos entre las cuerdas, etc. Sabía que para mi próximo disco quería tomar mi práctica de piano preparado y lo puse en un mundo de sonido completamente diferente.

Por eso comencé a trabajar más en profundidad con mi sintetizador Prophet 12. Me gustó construir estos mundos sonoros diferentes alrededor del piano para poner el instrumento en un contexto completamente nuevo.

Cuéntanos un poco sobre tu experiencia con Oneohtrix Point Never, sobre su colaboración en Ultraviolet y qué significa para ti pertenecer a un sello tan icónico como Warp.

Fue agradable contar con la aportación de alguien más en este disco, porque antes de Ultraviolet nunca antes había trabajado con otro productor en mi propia música. Fue interesante tener la perspectiva de otra persona sobre mi trabajo durante el proceso creativo, incluso si fuera solo por un par de canciones en el álbum. Dan tiene muchas ideas sobre la estructura y el sonido, que son completamente diferentes a cómo yo me acerco a hacer música, por lo que trabajar con alguien que pudiera ofrecer una nueva sensibilidad fue realmente valioso. ¡Él siempre está tratando de hacer que acorte todo, mientras que yo siempre trato de que repita las cosas y las haga más largas!

Y en cuanto a estar en Warp, ha sido una experiencia realmente increíble porque admiro a muchos de los artistas del sello. Es bueno que el sello no tenga una estética que pueda identificar en términos de géneros de musicales creados por los artistas. Cada persona es completamente diferente y está forjando su propio camino artísticamente, por lo que me siento muy a gusto en un sello donde el principal rasgo unificador es lo singular que es cada persona.

¿En qué mundo emocional nos encontramos en tus últimas producciones y cómo lo llevas a tus presentaciones actuales?

Hay una gran variedad de emociones en la música que presento cuando hago mi show en vivo: es difícil para mí resumir en palabras, ¡se expresa mejor a través de la música y las imágenes en sí mismas! Hay mucha alegría arrebatada, el placer de descubrir cosas nuevas, pero también momentos más angustiosos e intensos que son temerosos y abrumadores … pero en última instancia, hay una libertad eufórica, y espero que todos después de mi actuación se queden con todas estas cosas, ¡y más!

Tu música es mínimal pero con gran influencia romántica. ¿En qué dirección sientes que se está moviendo tu trabajo en este momento?

En este momento estoy trabajando con estructuras más rítmicas, con muchos ritmos y bucles repetitivos. Para Ultraviolet, la mayoría de la música es muy libre e improvisada: no se utilizan metrónomos en ninguna de las pistas, excepto “Helix”. Pero en este momento, compositivamente estoy en un lugar donde realmente me gusta la música que me provoca bailar, así que creo que ese será un gran punto focal de hacia dónde me dirijo a continuación.

El desafío de ser mujer en la industria de la música

Como mujer, ¿cómo ha sido tu experiencia en la escena en la que te desarrollas?

Siempre ha sido difícil porque todas las escenas en las que he trabajado, desde música experimental hasta música clásica, han sido dominadas por hombres. Pero estoy aprendiendo a tener más confianza en mí misma profesionalmente y siento que puedo defenderme de una manera que no siempre me sentí cómoda en el pasado. Una vez que comencé a salir de gira, me di cuenta de que tenía que actuar con mucha confianza porque la mayoría de las personas que hacen música en vivo son hombres, y a veces no te escuchan si eres demasiado sumisa o pasiva.

He mejorado mucho pidiendo cosas que necesito sin sentirme culpable o disculparme, especialmente si es el tipo de situación en la que soy la única mujer en mi prueba de sonido y necesito hacer que un grupo de hombres que tienen el doble de mi edad ¡me escuchen a mí! Me encuentro con mucho sexismo y discriminación, pero las experiencias que tuve el año pasado me han enseñado mucho.

He aprendido a escucharme a mí misma y a mi instinto y saber defenderme cuando siento que no estoy siendo tratada correctamente.

El año pasado, una gran lección para mí fue aprender a confiar en mi intuición si no me sentía cómoda con alguien. Aprendes a escucharte mejor y descubrir dónde están tus límites cuanto más haces este tipo de trabajo. Creo que siempre será un desafío ser una mujer en la industria de la música, pero si tienes un equipo sólido a tu alrededor de personas en las que confías y sabes que puedes trabajar, las cosas serán mucho más fáciles.

Para ti, ¿cómo han funcionado con los pianos preparados? ¿Desde cuándo los ocupas? ¿Cómo los preparas y qué representan en tu sello sonoro?

Estudié piano preparado en la universidad hace aproximadamente una década cuando era estudiante, pero nunca compuse mi propia música para piano preparado hasta 2016, cuando escribí mi álbum Bloodroot. Realmente cambió mi enfoque del instrumento porque cambia todo el sonido y la sensación del piano, por lo que comienzas a escuchar armonías y sentir ritmos de formas totalmente nuevas. Por supuesto, mi música comenzó a sonar completamente diferente trabajando con ella, por lo que ha sido una fuente sin fin de descubrimiento para mí.

Me parece que todavía estoy aprendiendo cómo extraer nuevos sonidos del instrumento y que todavía estoy trabajando para encontrar formas óptimas de combinar piano preparado con tonos de sintetizador que suenen complementarios con él. ¡Estoy constantemente tratando de mejorar la forma en que utilizo el instrumento en diferentes contextos y ha sido una experiencia realmente gratificante para mí como compositora!

Sobre el AV que presentará  Kelly Moran en MUTEK México Edición 16

Es la primera vez que presenta Grand Piano AV Live en América Latina. ¿De qué forma te gustaría que conectara con el público mexicano?

No creo que mi música sea política o difícil de entender si eres de un entorno diferente al mío, porque clasifico mi trabajo como abstracto y emocional. No hay realmente conceptos súper complejos o historias de fondo específicas detrás de la música que el oyente tenga que tener en cuenta para poder apreciarla; en realidad se trata de capturar emociones realmente intensas que siento cuando toco la música, y creo que estas son cosas universales que son tangibles para el oyente también. ¡Creo que es algo que cualquier audiencia puede apreciar si he hecho bien mi trabajo!

La parte visual de la actuación es para dar a la audiencia un contexto sobre el panorama emocional de cada pieza musical y ayudarlos a acceder a esta representación visual que va de la mano con la música. Ambas partes trabajan juntas para crear una experiencia para el miembro de la audiencia que los lleve a un lugar realmente inmersivo e intensamente hermoso en donde olvida dónde se encuentra y simplemente se siente absorto en el mundo que se le presenta.

¿Con quién colaboras en la parte visual para generar la experiencia de tu acto? ¿Cómo ha sido la elección de tus colaboradores? ¿De qué forma trabajas con ellos para lograr que el acto comunique lo que quieres?

Quería trabajar con una variedad de artistas visuales diferentes porque sentía que Ultraviolet contenía muchos microcosmos emocionales diferentes. Pensé que sería bueno tener una estética diferente, por lo que cada pieza musical también se sentía como un mundo visual completamente único.

Les di a mis artistas referencias emocionales y de color específicas para cada pieza. Por ejemplo, quería que “Nereid” se sintiera muy abrumadora y oscura con muchos colores: negro, rojo y morado. Y quería que “Radian” se sintiera muy ligera y efervescente con muchos amarillos y verdes brillantes, y como una especie de liberación extasiada porque así es como se siente la música para mí. ¡Entonces cada componente visual está diseñado para reflejar cómo sucede la música en mi cabeza!

¿Qué poder representa para ti presentarte en un festival como MUTEK México? ¿Qué energía esperas de Mutek y su audiencia?

Realmente no tengo idea de qué esperar de Mutek México, ya que nunca he estado en México antes, por lo que será una experiencia totalmente nueva para mí. Pero sólo he escuchado cosas maravillosas sobre la Ciudad de México. Parece un lugar donde la gente realmente ama y aprecia la música y el arte, por lo que espero que la audiencia sea abierta y progresista.

Además, he tocado en diferentes festivales Mutek antes y la alineación para México se ve increíble. Las personas que van a Mutek siempre parecen tener un gran aprecio por la música de vanguardia que está muy integrada con diferentes tipos de tecnología, ¡así que creo que el público entenderá lo que estoy tratando de hacer y espero que disfrute mi actuación!.

Kelly Moran se presentará en MUTEK México Edición 16 con uno de los performances más esperados de este año, en el programa A / VISIONS 2, el domingo 24 de noviembre en Auditorio BlackBerry. Para este acto imperdible busquen los boletos aquí, también pueden aprovechar los últimos abonos de la etapa 2.

Les Chidas les recomendamos estar atentos a la página de MUTEK México y sus redes sociales, pues se vienen la tercera ola de artistas confirmados y muchas sorpresas más.