Cherry Glazerr

¡Lo hiceron, Cherry Glazerr! Una vez más conquistaron al público mexa que se deleitó poco más de una hora con su increíble propuesta. El afortunado de recibirlos fue Galera, un espacio perfecto para encerrar el ruido y dejarnos sentir más cerquita a Clementine Creevy y compañía. 

Fotos x Alexa Olán

El lugar tal vez no estaba abarrotado, pero la energía y emoción del grupo de seguidores que llegó súper puntual a la cita, se sentía con el calorcito. Desde que pisabas el lugar, podías sentir la vibra rockera. Las luces moradas, la ligera cortina de humo que desprende Galera y la promo de chelas 2×1 nos relajaron para lo que estaba por suceder.

Antes de las diez de la noche, los integrantes de Cherry Glazerr subieron a la tarima uno por uno a tomar posición. “¡Clementina!” se escuchó entre el público que enseguida gritó eufórico. Stuffed & Ready los trajo hasta nosotros y “Ohio” el tema de apertura del nuevo disco, nos dio la bienvenida a su concierto. “Had ten Dollaz” y “That’s not my Real Life” fueron las siguientes piezas en clavarse en nuestra cabeza.

“Self Explained” nos derritió despacito y les ayudamos a gritar a todo pulmón el corito “When I Take you on, I try…”. “Nurse Ratched”, “White’s not my Color” y “Trash People” nos tuvieron volados y nos hiceron mover la cabeza para que el cabello volara de un lado a otro.

Este intro: “I don’t want a nobody hurt, But I made an exception with him…” nos trajó a la cabeza “Juicy Socks”. “Grilled Cheese” y “Wasted Nun” fueron las sucesoras. La última nos llevó a un interludio cargado de instrumentos desgarradores y una energía chingona que cada integrante dejó en el escenario.

“Distressor”, “Daddi” y “Stupid Fish” ya olían a próxima despedida, porque sin darnos cuenta el tiempo se aceleró. El trío no podía dejarnos sin revivir viejos tiempos y cuando “Apocalipstick” y “Sip O’ Poison” sonaron, nos volvimos locos y tal vez algunos recordaron el  CC17.

Los guitarrazos y las luces parpadeantes abrieron micrófono para “Told you I’d Be With the Guys”. Este fue el track de despedida de los californianos, que nos robaron el aliento con la calidad de show que nos regalaron.