Cherry Glazerr

Clementine Creevy, la frontwoman de Cherry Glazerr, regresó a México después de dos años como parte de su gira para presentar Stuffed & Ready, el álbum que sacaron a principios de este año.

Fotos x Alexa Olán

Aprovechamos la ocasión y nos lanzamos a platicar con ella sobre su nuevo material, su evolución musical, su tour, sobre la relación entre la música y la política, sobre feminismo y mucho más. Clem nos recibió con un sonrisa, un outfit rojo con negro y muy buena vibra. Acá les contamos:

Cherry Glazerr se presentó hace dos años en el  CC17, ¿cómo se siente volver a México?

Muy divertido, creo que aún mejor porque obviamente abrirle a Billy Idol en el Palacio de los Deportes fue la locura. Fue increíble tocar para una multitud de 12 mil personas apróximadamente, chance más. Para cuando terminamos de tocar, el lugar ya estaba casi lleno. Me quité un micrófono del oído para escuchar al público y todos gritaban, estaban eufóricos, fue como “aaaaaaaaaa” (risas). Muy loco, muy cool.

Ahora también van a Guadalajara y a Monterrey, además de su presentación en Galera.

Sí, me gustaría poder quedarnos más tiempo y conocer un poco porque casi no pudimos turistear. Amo la ciudad de México, me recuerda a casa. Llegamos dos noches antes del show en El Palacio y paseamos un poco por la colonia Roma, fuimos por churros a El Moro. Luego ayer en la mañana fui a esta panadería, Rosetta. Muy linda y muy rico el pan, me tocó recién horneado. Y como estuvo lluvioso el día, fue perfecto.

*Te puede interesar: Cherry Glazerr en Galera*.

De tu música, ¿cuál es tu canción favorita?

Creo que “Stupid Fish” del nuevo álbum. Es una de mis favoritas. Creo que líricamente tiene muy buenas ideas acerca del ego y cómo peleamos con él, y musicalmente es un poco más rara que las demás; tiene unos cambios de acordes muy extraños y así. Recuerdo que mi productor me dijo “No creo que deberíamos hacer esta canción. Pienso que no va a conectar”. Yo le dije, “Creo que estás equivocado”  (risas). Igual la grabamos y terminó siendo una de las favoritas de los fans, lo cual me hizo muy feliz.

Empezaste en 2012, ¿sientes que ha cambiado y evolucionado tu música?

Definitivamente, sobre todo de manera subconsciente. Porque como artista vas cambiando sin realmente darte cuenta pero siento que el cambio se ve reflejado en mi música. Creo que mi trabajo anterior refleja un estado mental más crudo y mi trabajo actual, uno más maduro.

¿Cómo lidias con los cambios en la alineación de Cherry Glazerr?

Personalmente, siento que esta es la mejor que hemos tenido. Estoy muy emocionada, siento que puedo ver hacia delante. Sabes, es como estar en un matrimonio; es difícil, si las cosas no funcionan, no puedes vislumbrar el futuro. Pero cuando estás en un grupo que es alentador, entonces te animas a asumir riesgos y llevar a cabo las ideas que están en tu cabeza. Poder hacer eso es muy agradable. Me siento cómoda con la alineación actual.

¿Cuéntanos qué otras cosas haces cuando no estás con la banda?

Me gusta mucho modelar, además ayuda a mi estabilidad económica, tú me entiendes (risas). Puede ser muy divertido, en ocasiones tengo la oportunidad de usar outfits muy cool y que me peinen y maquillen de forma increíble. También me encanta tocar con mis amigos, sólo por diversión. En L.A. siempre hay muchas cosas que hacer; amo ir a ver arte y performances de amigos.

Cherry Glazerr

Recuerdo que hace dos años estabas muy decepcionada y molesta con Donald Trump y su gobierno, ¿cómo te sientes ahora?

Sigue siendo bastante terrible la situación, sí muy terrible. Donald Trump es un niño caprichudo y está destrozando el país. Es muy , muy triste. Deprimente.

Y, ¿cómo ves a la gente?, ¿hay un cambio, más conciencia?

Sí, es raro porque se siente una oscuridad que flota en el país pero pienso que siempre ha estado ahí, y Donald Trump sólo es una faceta de esta oscuridad; de esta riqueza podrida, de la misoginia y de la supremacía blanca. Él sólo es una de las muchas caras de un problema mucho mayor. Es algo que realmente tenemos que atender y hay que profundizar realmente para poder encontrar una cura.

¿Cómo procesas tu enojo?, ¿se refleja en tu nuevo material?

Definitivamente. No estoy enojada todo el tiempo pero sí saco mi enojo con la música. Es un espacio en el que puedo utilizar todo ese enojo de forma constructiva. Cuando escribo y toco, dejo salir mi enojo, también mucha de la tristeza que siento. Mucho de esto es personal pero también inherentemente político.

Es muy difícil separar la música de la política

Sí, totalmente. Es imposible hacer música sin un trasfondo político o social, aunque sea de forma inconsciente. Por eso me parece gracioso cuando la gente dice cosas tipo “no hagas juicios políticos, sólo has música. Es cómo, a ver “desde cuándo la música no ha sido politica, no sé qué intentas decir”. Es una contradicción (risas).

Creo que es muy importante no confundir el feminismo real con el feminismo corporativo.

¿Cómo ves el feminismo hoy en día?, ¿qué nos falta?

Creo que es muy importante no confundir el feminismo real con el feminismo corporativo. Eso puede ser complicado porque a veces el feminismo corporativo parece feminismo real, pero no lo es. Son empresas que usan el feminismo para beneficio propio y  del capitalismo. Creo que ese es un gran problema. Tenemos que saber identificar qué es el feminismo.

Para mí, el feminismo es un movimiento y una práctica. Tenemos que practicarlo todos los días, en nuestra vida cotidiana. Tratar a las mujeres con el mismo respeto que a los hombres y escucharlas de la misma manera en la que escuchamos a los hombres. Y creo que aún nos falta mucho para lograr eso.

Flashround

Terapia — Debería estarla tomando.

Perros — Amor

Grupo — The Bangles

Comida — Tacos, muchos

Experimento — Has algo nuevo todos los días

Caricatura — Daria

Droga — Hongos

Color — Aguamarina

Alguien a quien amas — Tabor

Alguien a quien odias — Donald Trump

Libro — My Year of Rest and Relaxation por Ottessa Moshfegh

Clementine — naranjas