The Offspring

Luego de esperar 20 largos años para una presentación en solitario, The Offspring llegó a romperla a la Ciudad de México. El venue que recibió toda su energía la noche del 13 de octubre fue el Pepsi Center, mismo que anunció sold out de último momento.

Fotos x Angélica Rincón

Desde que llegabas a la estación del metrobús Poliforum y sus alrededores, podías encontrarte con los fanáticos que portaban playeras negras de diferentes estampados, pero con un sólo nombre “The Offspring”. Y si no llevabas, ni preocuparte, porque seguro algún vendedor se te acercaba a ofrecerte mercancía o alguno que otro casi te susurraba al oído ¿Te sobran o te faltan boletos?

La gente hizo fila para ingresar a la sección general (donde sucede lo bueno). Poco a poco los espacios vacíos se fueron ocupando por cuerpos que estaban listos para reventar la pista. No faltó el que dijo, “ahora sí que hay puro chavo ruco”…la realidad es que los californianos fueron capaces de reunir a diversas generaciones que agarraron el gusto a su música.

The Offspring

Fue a las 8:45 que comenzó todo. Las luces se apagaron y la música de fondo desapareció. Un intro bien mexicano dio la bienvenida al escenario a The Offspring y ahora sí, todos listos para arrancar.

La emoción detonó en cada uno de los asistentes que escucharon los primeros acordes de “Americana”. Una apertura cargada de nostalgia noventera y mucho punk rock se encargó de robarnos el aliento. “All I Want” llegó de golpe para avisarnos que el concierto apenas comenzaba. En “Come Out Of Play”puff!- vimos vasos de chela en el aire, empujones y a un público coreando en todo momento.

“It Won’t Get Better”, “Want You Bad” y “Mota” se clavaron en los oídos de cada uno de los asistentes que con fuerza apoyaban cantando. Dexter Holland y compañía se mostraron agradecidos con el amor del público hacia su trabajo. “Original Prankster”, “Staring at the Sun” y “Bad Habit”, también participaron en su setlist.

El sonido explosivo de los instrumentos y el  humo de tabaco nos atraparon por completo. La sorpresa de la noche fue “Whole Lotta Rosie”, un cover de AC/DC que sonó potente y nos reventó el tímpano.

“Why Don’t You Get a Job?”, “Pretty Fly (For a White Guy)” y “The Kids Aren’t Alright” nos dejaron atrapados en los 90s con Americana. “Gone Away” y “Gotta Get Away” también participaron. ¿Qué si hubo slam?  desde el principio. La gente tenía tanta energía contenida que soltar por todo este tiempo de espera. Algunos también prefirieron sólo agitar la cabeza de una lado a otro y brincar en su lugar, pero disfrutar igual cada momento.

Entre lluvia de agua y cerveza (eso queremos pensar), The Offspring se despidió con “Self Esteem” y unos coros desgarradores que quedaron atrapados en el Pepsi Center. Al final vimos muchas caras llenas de felicidad por el monstruoso show que presenciaron, las nuestras incluidas. Por favor cuéntenos, ¿cuál fue su parte favorita?