A través de los años Sonido Gallo Negro nos ha dirigido por el misticismo de la cumbia. Han logrado incorporar caracteres de otros ritmos como boogaloo, chicha, sonidero y surf, gracias a la experimentación con instrumentos como el theremin, sintetizadores, organos y guitarra eléctrica; dándonos así la magia que identifica a esta banda. Se fusionan el rock y la cumbia con una carga tanto antropológica como social, la cual siempre se vuelve una temática importante en su material.

En lo que va del año nos han dejado algunos rastros de lo que podremos esperar para su próximo disco, así que platicamos con Gabriel, comisionado de la guitarra y órgano, quien nos chismeó un poco sobre el material que han producido y lo que nos tienen preparado para lo que resta del año.

****

“Niño Perdido” fue una colaboración con la productora Cañaclara y el maestrazo rey de la cumbia sabanera, Carmelo Torres, un temazo que sacaron a principios del año donde exponen estos sucesos que todavía pasan en latinoamérica.

¿Cómo surge el concepto de “Niño Perdido”?

Tenemos mucha curiosidad por estas calles que hay en toda la república y Latinoamérica con este nombre, todas obedecen a diferentes leyendas, sucesos y culturas de barrio pero también a un trasfondo nada grato que es la desaparición de menores.

El concepto fue hacer conciencia de que un niño perdido no es una leyenda, es algo que sucede todavía en nuestros tiempos. Queda como un llamado de atención a toda la gente que nos escucha y hay que estar pendientes de nuestros niños.

La cumbia es la música del pueblo y en este caso ustedes usan este medio para tocar ciertas problemáticas sociales,¿qué consideran clave para que llegue a más personas?

La cumbia siempre ha sido del pueblo, de la gente, de abajo hacia arriba se ha encargado de motivar bajo ciertas circunstancias desde su nacimiento: desde la esclavitud de la raza negra en América Latina y también la opresión indígena que entonces se muta de todas estas situaciones hacia algo positivo, y hoy en día la cumbia es vista como un elemento de alegría.

¿Sobre la evolución sobre la cumbia sabanera y sus mutaciones?

Pues el ritmo es universal y la música también. La cumbia es el reflejo de una de las culturas que ha sobrevivido a través de todos los obstáculos que le han impuesto.

¿Y qué tal fue trabajar con el maestrazo y rey de la cumbia sabanera, Camelo Torres?

Con Carmelo fue una colaboración espontánea: estaba aquí de gira y  lo topamos en algún concierto que hicimos juntos, nos llevamos el porta estudio y prácticamente salió eso.

“Sombra” es un tema grabado junto Zianya Gonzalez, apoderada de las percusiones, y Sylvie Henry en las vocales, ambas artistas aportan ese toque afro a esta rolota. ¿Cuáles fueron sus mayores inspiraciones para llegar a esa composición que logra recopilar tantos estilos en esta mezcla?

Algunas veces ni siquiera está claro; estamos haciendo experimentos y nuestro estilo musical siempre está evolucionando, entonces todas estas búsquedas entre la electrónica y lo funky nos dan por resultado este híbrido sonoro al que incorporamos la cumbia clásica de Sonido Gallo Negro. En esta ocasión con la incursión de voces y ritmos, siempre estamos investigando y aportando tratando de pisar un nuevo terreno para ofrecer cosas frescas.

Cuando trabajan en un proyecto con más personas, ¿cómo logran llegar a algo que funcione y les guste a todos?

Siempre obedece a lo que necesitamos: ubicamos a la gente que va sumar a la pieza, en este caso Sylvie y en otras ocasiones hemos invitado a “La Bruja de Texcoco”. Siempre son colaboraciones digamos funcionales a la pieza en la que estamos trabajando en ese momento. 

¿Qué consideran elementos clave para una buena cumbia?

Es muy subjetivo, que sea una buena cumbia tiene que ver con que por ejemplo en México la gente lo pueda asociar a poder bailar, en Colombia que sea más “limpia”, esta se amolda a los cánones de ciertas regiones. Para nosotros una buena cumbia es que aporte algo tanto a la escena musical como en el show que estemos dando.

¿Qué piensan de este auge que la cumbia está llegando a tener?

Es un ritmo que se desenterró por sí mismo y va seguir evolucionando, quizá haya altibajos pero es algo normal para un ritmo que resurgió prácticamente de las semillas.

Para Sonido Gallo Negro, ¿qué ha estado sonando en sus playlists?

Estamos escuchando música electrónica hecha en Detroit en los años 80’s, igual en Alemania, todos los integrantes tenemos distintos gustos pero hay una raíz en común.

¿Qué veremos en sus próximas presentaciones?

El 10 de agosto tocamos en el Festival de las Juventudes, es tempranero así que lleguen a tiempo, después cerramos ese mismo día en el Foro Hilvana. Serán shows diferentes pero con cosas en común: ¡estamos por presentar el nuevo disco que viene muy pronto!

!Uuuuyy! ¿Y para el nuevo disco?

Viene súper variado, con muchas experimentaciones que nos hemos atrevido a realizar. Entonces pues ya verán otra cara de Sonido Gallo Negro mucho más experimental.

****

Aquí les dejamos los links para el evento en el Foro Hilvana y en el Festival de las Juventudes.