Reforestar es una de las acciones pro ambientales que a todos nos viene a la mente cuando nos hablan de poner nuestro granito de arena ante la crisis climática. Curiosamente, tras los días de contingencia ambiental que vivimos los últimos meses en la CDMX tooooodo el mundo quería salir a plantar árboles.

Para que puedas organizarte con tu familia, amigos, vecinos o chamba e ir a plantar arbolitos, te dejamos aquí los pasos a seguir que recomienda la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA) para realizar exitosamente esta actividad en áreas verdes urbanas.

Son cuatro los pasos que vivimos en la pasada reforestación a cargo de Prodemex, empresa 100% mexicana con la que fuimos a reforestar en colaboración con el Ejido Magdalena Petlacalco –¡Chulísima zona en la ciudad que tiene cascadas!– y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en la alcaldía de Tlalpan:

1. Preparación del terreno a reforestar

Determinará que los árboles puedan enraizase correctamente y se adapten al terreno el máximo tiempo de vida que les sea posible. Necesitarás composta para un adecuado drenaje, aireación y retención de nutrientes, al igual que el cuidado de una capa orgánica de hojarasca, ramas y corteza.

2. Selección de especies nativas a reforestar

Se tendrá presente el tamaño, longevidad, cobertura y cuidados necesarios para su mantenimiento. Por supuesto: las condiciones del terreno a reforestar, como lo son la exposición de luz o la presencia de infraestructura cercana.

Te puede interesar leer sobre la crisis de tala ilegal en Toy Story 4 y la facilidad con la que desechamos juguetes

3. Plantar

Excava la cepa a 40 o 60 cm. más amplia que el ancho del envase que contiene a la planta y excava a una profundidad suficiente que permita cubrir por completo la raíz del árbol. La tierra menos fértil es la que yace al fondo de la cepa, por lo que deberás apartarla, mientras que la más superficial se colocará al fondo para un adecuado enraizamiento y adaptación de la planta.
– Antes de plantar, deberás regar la cepa o en su defecto, agregar un poco de lluvia sólida.
– De venir en bolsa la raíz de la planta, retírala por completo. NO NECESITAS CORTARLA, puedes apretarla lo suficiente hasta que puedas retirarla entera para reutilizarla en otras reforestaciones. Por ningún motivo la dejes en la zona.
La raíz deberá estar el menor tiempo posible expuesta al aire, apenas retires el árbol de su contenedor, plántalo lo más pronto posible.
– Se coloca verticalmente al interior de la cepa y la tierra más fértil (la superficial) será la primera en colocarse para su llenado. Luego colocas el resto de la tierra (la del fondo) hasta cubrir por completo la raíz y se aplanará con cuidado.
– Un ligero zapateado alrededor de la planta al final promoverá la oxigenación de la raíz.

4. Mantenimiento

Todo el mundo va y siembra, pero ¿y las jornadas de mantenimiento? Si cuando no riegas una planta se te anda muriendo ¿apoco crees que un árbol va a darse fácil con ir a plantarlo?

Se debe de acudir mensualmente por dos años seguidos como mínimo para regar, descompactar, airear, deshierbar, recajetear y aplicar fertilizantes naturales al suelo.

¡Listo, estás preparado para acudir a reforestar como todo un experto!

Lánzate al Reto Verde, el programa que busca sembrar más de 10 millones de plantas y árboles de junio de 2019 a noviembre de 2020 en suelo de conservación, calles, avenidas, parques urbanos y camellones.

¡Todos los sábados hay refos, organízate y acude!