Hablemos de la importancia de ser “natural” en este mundo lleno de producidas y siliconeadas. Lorely no necesitó más que su gran voz y un conjuntito rosa con mangas bombachas para enamorar al público de galera. Empress Of es música que todos merecemos.

Fotos por Synthia Franco

Ella graba, canta, produce, escribe, baila y todo. Es una cajita de monerías que necesitamos como otra parte de la balanza. Música comercial pero valiosa.

Desde que escuché a Empress Of hace, aproximadamente, cuatro años, me hice fan de su naturalidad, de su carita preciosa, de sus notas bien de computadora pero rosas al mismo tiempo. Me identifiqué, mil, con su concepto.

Ésta no era mi primera vez en un show de Lorely. Hace varios años el festival Nrmal tuvo a bien traerla cuando apenas comenzaba su carrera pero ahora, en Galera, fue como una pijamada. Una increíble noche con Empress Of.

El escenario encendió sus luces primero con Ilse Hendrix, una chica de Torreón que entiende completamente por donde va el groove ahora. Beats con percusiones y cosa deliciosa. Ilse además, hace sonidos ambientales con su voz. Es una propuesta interesante y ella es preciosa.

Terminando el show abridor era momento de que Lorely hiciera lo suyo. “Gracias a todos por estar aquí, estoy emocionadísima. Gracias México y gracias a mi mamá que nos hizo estos hermosos vestidos”.

El público estaba variado. Siempre pensé que Empress Of tenía pura fan mujer pero estaba muy equivocada. Su dulzura también le llega a los hombres y personas sin género. Es versátil.

Empress Of lo hizo perfecto. Su voz se escuchó tal cual se escucha en Spotify y la luz que tiene en el escenario no se compara con ninguna otra interprete actual. Su talento es más que suficiente para impactar en el escenario.

Nunca pude quitar mis ojos de ella. Bailar y cantar estaba de más. Me impactó tanto que el show, que duró casi una hora, se me pasó rapidísimo.

Caballeros tiene ojo. Nos ha traído show que tiene calidad. Qué linda Lorely, tan natural, espero su carrera dure mil años más.