El pasado 28 de junio, en el foro 360e Venue nos puso emotivos con la llegada de Black Flag, ya que seria la primera vez que se presentaba en México. Este concierto fue esperado desde los ochentas; también en sus pequeños reencuentros en los años 2003 y 2013 tuvimos esperanzas, pero nada. Hasta que por fin este año tuvimos la dicha de tenerlos.

FOTOS POR CREEPY

La cita fue a las ocho de la noche, pero fue pasadas las diez que las puertas se abrieron, dejando pasar a los ya desesperados, emocionados y mojados asistentes. Tláloc no se apiadó de los presentes.

Ni el retraso  ni la lluvia ahuyentaron los ánimos de todos aquellos que querían disfrutar de un buen punk a la old school. Ya dentro del venue los asistentes buscabon el mejor lugar, ya fuera que quisieran estar en el mosh o al menos a una buena altura donde poder apreciar todo recital con una cerveza bien fría.

Todos esperaban a leyenda Greg Ginn, quien estuvo acompañado por Mike Vallely, vocalista y patinador, Smith y Pretzborn, quienes interpretaron todos los temas compuestos por el veterano guitarrista.

Se tenía previsto un Dj Set con temas de actos firmados por la disquera de la banda, aunque sólo se pudieron pinchar dos. Los encargados del sonido lo cortaron y empezaron a sonar “Prophets of Rage” y “Mesmerize”. El chico detrás de las tornamesas fue a las consolas de audio a discutir su participación; estaba a la expectativa para ver si regresaría mezclar pero eso no paso.

Entre los temas que tocaron, se encuentran “Black Coffee”, “Can’t Decide” y “Loose Nut”, canciones que son pertenecientes a la etapa artística y creativa que tuvo Ginn durante el año 84.

Ginn siempre fue un guitarrista demasiado ambicioso en su técnica, misma que demostró ejecutando riffs y efectos que acompañaron cada una de sus emblemáticas producciones.

Greg sonreía cada vez que el mosh se tornaba más frenético. Varios asistentes se lanzaban una y otra vez para el stage diving, hasta que al final se tornó en un duelo contra la seguridad del lugar, quienes frustraron varios intentos de brincar la valla.

De los temas que más provocaron el mosh pit, sangre, sudor y mucha emoción fueron  “Fix Me”, “Nervous Breakdown” y “Gimme, Gimme, Gimme”, las cuales revivieron al adolescente interior de más de uno.

Su presentación fue breve, concisa, violenta, y nos dejaron con ganas de más. Al bajar del escenario tras “Louie, Louie”, todos deseamos un retorno que tristemente no llegó.

Teníamos la promesa de que el show duraría más de dos horas pero sólo nos dieron un poco más de una hora. El tiempo restante lo dedicaron a sus fieles seguidores que tuvieron la fortuna de tener un Meet and Greet.

Antes de las 12 de la noche la mayor parte de los asistentes fueron desalojando el foro con sonrisas en sus rostros y souvenirs en sus manos, mientras comentaban entre ellos las vivencias que recordaban de sus épocas de gloria al sonar canciones de Black Flag recién grabadas en sus reproductores.

Nos despedimos del lugar recordando aquella banda que sonaba mientras aprendíamos a patinar y que nunca nos imaginamos tener la dicha de verlos en vivo. Gracias a ALTER EGO ENTERTAINMENT.