El Shirota

Entrábamos ya a la segunda mitad de la #SemanaIR y, para el día jueves llegó el turno de uno de los combos más esperados: El Shirota + Cloud Nothings.

FOTOS DE FANA DELGADO

Fue una noche complicada, la lluvia no cedía y sabemos lo mucho que eso puede influir en que esta ciudad caótica colapse. Así fue. Sin embargo el Foro IndieRocks! se llenó muy lentamente.

Los sets se vieron retrasados por casi una hora, acaso como un gesto de atención hacia el público, de parte de los organizadores.

Llegó el momento: El Shirota subió al escenario todo se llenó de energía y buena vibra, casi buscando que todos esos minutos de espera valieran completamente la pena. Con visuales minimalistas –¡somos fans de su patito bebé de fondo azul!–, ejecutaron notablemente y no tardaron en hacernos entrar en su mood.

Si bien son una banda relativamente nueva, quedó bastante claro que gran parte del público les esperaba con emoción, como si les conocieran de muchísimo tiempo atrás. Y no es ninguna sorpresa dadas las muestras de talento que han dado en distintos escenarios, siempre con opiniones favorables de fans y prensa. El slam se armó ya iniciado el segundo set y, aun con un aforo mediano, los empujones se pusieron buenos.

Es importante mencionar que a lo largo de toda la semana, ya con las adecuaciones que hicieron en el Foro, el sonido se escuchaba bastante limpio. Así las bocinas truenen en gritos y guitarrazos, se agradece que el recinto respete la fidelidad del estruendo.

La banda mexiquense se despidió agradeciendo la invitación de haber formado parte de este festejo de IndieRocks!, y dieron paso al acto principal. Tras unos minutos de espera, Cloud Nothings saldría a ocupar el escenario.

Ligeramente bajos de energía, el cuarteto subió a ejecutar su set entre festejos y muchos más empujones de parte del público. Tardaron en conectar, en interactuar con la mediana audiencia, pero finalmente explotaron y entregaron parte de su último álbum Last Building Burning, y éxitos varios que esperaban por ser coreados.

Hubo un breve encore en que todo parecía zumbar a causa del NIVEL de los estallidos sonoros –en verdad: hubo un par de dolores de cabeza y algunos asistentes que prefirieron moverse a la parte más alejada del escenario para restablecer sus ideas y sentimientos–. Poco más tarde la banda volvería a agradecer a su público y decirse entusiasmados por su regreso al país.

En distintas entrevistas, la banda liderada por Dylan Baldi se ha dicho cautivada por el público mexa; esperamos que la conexión de esa noche no lo ponga en duda o deje en entredicho, y no tarden en volver a la ciudad.