LIZZLOV3

Por Almondomi
Fotos LIZZ LOV3 (material exclusivo para chidasmx por ROCÍO AGUIRRE)

“La LIZZ”, artista parte del Neoperreo team: Neoperreo expresión urbana, under que comenzó en Chile y hoy engloba un sonido, un livestyle y a una familia.

Ella es DJ, originaria de Concepción, en Chile, el lado más “country side”. Al terminar la escuela en su país se fue a estudiar a Oxford en Inglaterra dos años y finalmente se tituló de Teoría e historia del arte con mención en Estética en Santiago de Chile.

“Siempre tuve la idea que en mi país, siendo mujer, no me respetaban. Siempre fui muy inteligente – me esforzaba estudiando demasiado. Yo soy del barrio. Nunca voy a renegar de dónde soy. Pero quería salir de ahí, quería algo más…”. 

Si visitan su Instagram la verán posando en bikini, a veces junto a su crew, conformado principalmente por chicas.  BABYLIZZ en algún momento quiso ser escritora (actualmente está escribiendo).

Hoy escribe, pero canciones sobre los chicos que la invitan a fumarse un porro vía Instagram.

“Me escriben diciendo ‘hey chula cómo estás, quieres fumarte un porro.’ Hice una canción paródica – bajo la idea de ‘yo tengo mis propios porros, no necesito que nadie me invite, y si voy, es porque yo quiero, se me calman'”. 

Lizz este año firmó con Universal Music. Pronto lanzará sencillos y videos (que por cierto un video se grabó en México). Canciones “trap-pop” que hablan de la visión y actitud que la representa hoy.

“Un productor en Estados Unidos me dijo, ‘eres como masculina’. Yo le dije ‘y qué tal si lo cambiamos por cabrona.’ Una mujer que no tiene pelos en la lengua o miedo de decir algo…”.

¿Y cómo fue que Elisa, LIZZ, se convirtió en una famosa DJ chilena?, ¿cómo es que hoy es residente de la prestigiosa radio RINSE FM en Inglaterra?

Su historia musical comienza en su ciudad natal (Concepción, Chile) y posterior a eso en Oxford, Inglaterra. LIZZ se alejó de su hogar y una cultura donde se sentía insegura, poco apoyada. Donde vivía una realidad llena de violencia en su casa.

En Inglaterra se sintió libre: comenzó a experimentar con la música, tenía amigos que la invitaban a tocar en bandas, empezó a los 17 años. Luego regresó a Chile. Un amigo le prestó su computadora, maquinas y poco a poco se animó a subirse al escenario…

“En 2012 yo había llegado con toda esta música de mi viaje a Europa: trap que en ese tiempo en Chile no existía”.

“Los inicios del grime y el trap en el hip hop electrónico. Tinie Tempah, D Double E. Hoy en día tenemos a Skepta. En Atlanta en Estados Unidos en los stripclubs, las trap house tenemos a Gucci Mane, pero parte desde Outkast en adelante, young jeezy, 2 chainz, T.I y hace poco 21 savage”.

“Yo fui a esos lugares a conocer todo eso. Quería ver”.

LIZZ comenzó a tener mucho éxito como DJ. Mucha exposición en su país, algo que no se creía a los 19 años. Estaba llena de miedos, se sentía vulnerable por ser mujer y estar tocando black music o nu-black music.

Se puso a mezclar cosas que nadie estaba tocando y todo junto: trap, reggaetón, dembow electrónico, funk carioca, moombathon, etc.. en ese tiempo lo definían como “Latino del futuro”.

Todo eso a gente le asustó o no lo entendió de inmediato – y hoy en día todo mezclado en una licuadora boom – NEOPERREO.

Fue cuestión de un año en el que el reggaetón, un género percibido como marginal, comenzó a unir clases sociales en la pista de baile chilena.

“No se trata de ser cerrado de mente. Se trata de que hay gente que viene de una “escuela” más cerrada y nosotros venimos del Internet”.

“Estamos en un multicrisol cultural” – LIZZ nos contaba que eso ocurre en todo. Raza, sexualidad, etnias, música, estilos, formas de pensar, gustos, etc. El Neoperreo es una mezcla de todo y por eso las nuevas y anteriores generaciones se identifican.

Se conforma por gente que hace muchas cosas y que le gusta de todo un poco. Es un subgénero, una tendencia, lifestyle, música.

“No se trata de vivir el arte y la cultura de una forma estructurada. Se trata de llevarlo al límite de la experimentación máxima – eso es el futuro”.

Hoy es noche de sexo, pero sólo si tú quieres

El Neoperreo se caracteriza por una estética que se muestra (principalmente en Instagram) a través del cuerpo. Una hipersexualización que para algunos puede ser too much, puede causar ruido.

Si yo voy a perrear es porque yo quiero, si erotizo mi imagen es porque yo quiero. Me siento sexy. No me importa lo que el resto opine.

LIZZ ha recibido críticas por apoyar estereotipos que objetizan a las mujeres.

“La libertad del cuerpo en este trabajo es algo primordial y hay gente que le molesta que uno sea libre y haga lo que se le de la gana”.

“Una mujer inteligente es mucho más poderosa que un hombre. Es como decirles ‘tengo algo que tú no tienes, y ese ‘algo’ tú mismo me lo diste’ – fue la sociedad que hizo que las mujeres fueran poderosas en lo sexy”.

Llevaba varios minutos platicando con LIZZ, una charla con muchas historias muy personales que también entretejen el sentido de este movimiento “chorreante”.

Un movimiento principalmente de mujeres que han desafiado a una industria que antiguamente había sido mayormente manejada por hombres. Que sigue recibiendo comentarios, pero que inevitablemente hoy tiene un enorme foco de atención, un reflector de un lado latino de “amazonas del perreo”, nunca visto.

Oye amigo, te invito a ser más libre

En México el movimiento alternativo de lo urbano a penas comienza. A diferencia de lugares como Chile y Argentina, en donde el Internet tuvo una penetración mucho mayor y donde estos sonidos “freaks” llevan mucho más tiempo sonando.

LIZZ describe que acá, por nuestra cercanía con Estados Unidos, una arraigada cultura de rock, entre otros factores, tardó mucho más en llegar. La liberación de mentes y de cuerpos está comenzando.

Seguía escuchando a LIZZ, – me ofreció unas fotos exclusivas (nunca publicadas) para adornar esta entrevista “más personal”. Quizá tuvimos esa conexión muy de mujer a mujer, o quizá sólo se le ocurrió.

“Al final esta música la hice para las chicas. Pa’ que una chica la dedique a su novio y que le diga ‘oye, qué onda, por qué no te puedo follar con un dildo. Eso no te hace ser menos hombre, te hace ser alguien que abraza su sexualidad de forma más abierta”.

Así como cuando un chico te dedica una canción de ‘oye, chúpame el bicho’. Bueno, ahora las chicas van a poder dedicar estas canciones que están hechas con mucho amor por una mujer cabrona”.

O a lo mejor sólo me interesó mucho la idea de poder dedicarle esta canción a un chico… A eso llamo yo generar una verdadera conexión.