El Pecado Bar, como su nombre lo dice, el lugar en donde puedes infringir las leyes de Dios y no existe mayor castigo, una de tantas fiestas en donde conocí a Juliana Lewa, una Drag de grandes curvas y make up vampiresco con personalidad de ángel, a quien tuve en la mira toda la noche.

¿Cómo es un día común en la vida de Juliana Lewa?

Me levanto a las 7:00 am, me ducho, me arreglo, salgo de casa y voy a laborar en un taller de teatro y literatura infantil. Regreso a casa y preparo pelucas, vestuario, me siento a bocetar para los shows, voy al centro, compro cositas, cosméticos, escribo…

¿Todo esto lo haces como Juliana?

No, lo hago como Alberto Ledezma, que es quien da a luz a Juliana. A ella solo la saco a pasear los días que trabajo, jueves, viernes, sábado, los mismos en que tengo un contrato, pero antes toca anticiparme con todo lo que necesite esa mujer. 

¿Irás a la marcha?

¡Claro! Voy a estar en el contingente de El Pecado Bar. 

¿Cómo te estás preparando? 

Llevo un mes construyendo la idea, quiero ser la diosa de la noche, entonces voy a ser una bruja extravagante, empoderada elegante, griega, nada que ver con otros conceptos. Trato de aterrizar todas las ideas que tengo en mi cabeza, darle un símbolo, un significado, a cada detalle.

¿En algún momento haz pensado en retirarte?

Por supuesto, fue una constante en este mes, decir “ya hasta la marcha y voy a tomar un descanso de un añito o menos” pero también pienso que ahorita estoy en un punto álgido de mi drag, donde la gente me voltea a ver, me piden para muchos otros proyectos. Entonces quiero concretar y dar otro tipo de ingresos que sean sostenibles como Juliana, que cuando me retire por un tiempo quede la huella y la esencia, para que regrese con una maquinaria mucho más fortalecida.

¿Cuánto tarda la transformación de Juliana Lewa?

Aproximadamente dos horas que disfruto demasiado, me relajo. Ver cómo me voy transformando es muy padre para mí porque sí llego a la transformación total, de chico soy muy diferente.

 

¿Qué tan importante crees que un miembro de la comunidad conozca sobre su historia?

Yo creo que el que reconoce su historia se puede equivocar de nuevo pero ya es con conciencia. Creo que es importante reconocer que hubo mucha gente que dio su vida por tener esta visibilidad en la sociedad mexicana, que aún hay crímenes de odio y siguen existiendo víctimas y por ellas se sigue trabajando.

Es por eso que la comunidad LGBTTTTQI o como le llamo, la comunidad diversa, debe de aprender a conocer y reconocer que existieron personas y existen en este momento que están dando su tiempo, su espacio, y su vida para seguir fortaleciendo nuestros derechos como seres humanos.

¿Qué mensaje le darías a las personas que aún no aceptan a la comunidad diversa?

Puedo decir que todas las personas tenemos el derecho a vivir, que tenemos el derecho a respirar el mismo aire que el otro, no importando que sea diferente a mí.

Me atrevería a decir en concreto que esas personas que no tienen tantita equidad e inclusión, que se resisten a pensar diverso, se les tiene que mirar y juzgar de otra manera. No con violencia sino dándoles amor y creo que la comunidad es amor, entonces, invitándoles a que se sumen a hacer amorosos y a convivir sana y pacíficamente con el otro que es igual a mí.

¿Qué opinas sobre el crecimiento de la comunidad?

Me pone muy feliz que cada día se sumen más a la visibilidad de nuestra comunidad, y que las personas se sientan identificadas con un discurso de género u orientación sexual y que se sientan protegidas que tengan ahora el valor de poder decirle a sus familias, soy homosexual y que no pase nada, que ahora haya un acompañamiento y no un abandono.

Estoy feliz de que ahora se pueda acercar alguien a Juliana y le pueda contar que está pasando por un proceso de salud y verme a mí como ese acompañamiento, eso me gusta mucho, de que entre nosotros nos protejamos más.

Aunque me pone triste que también crece la desigualdad y crece el racismo y en otro tipo de discursos que son nocivos para nuestra comunidad. Cuando un movimiento tiene fuerza  siempre existen los opuestos, siempre habrá un movimiento que quiera resta,r entonces me pone triste que hayan marchas por la familia, por la vida y no lo digo por la libertad de expresión, sino porque se genera con base en un discurso de odio.

En el momento en que decidiste ser Juliana Lewa, ¿tuviste ese apoyo?

Sí, por parte de mi pareja, de algunos compañeres drag que me orientaron, que me dijeron cómo era crear el personaje, cómo eran las técnicas de maquillaje y de baile, porque es un arte interdisciplinario. Pero lo busqué, no fue algo gratuito, yo lo pedí.

 ¿La diversidad en una palabra?

LGBTTTIQ, y es que desde casi 50 años una marcha que surgió con motivo de conmemoración, ahora se ha vuelto un gran evento que lucha por el respeto, aceptación e igualdad de derechos. 

Este año se llevará a cabo bajo el lema  “Orgullo 41: Ser es resistir”, en memoria del Levantamiento de Stonewall, el suceso en Manhattan en donde miembros de la comunidad gay se enfrentaron con la policía en Greenwich, principal motivo por el que la comunidad se ha movilizado año con año.