Si eres amante de la música, si te dejas llevar por el camino al que te lleven las recomendaciones, y si te gusta experimentar y conocer proyectos nuevos, Spiral Vortex es para ti. La banda oriunda de Chile ha buscado reinventar su estilo y mostrar una nueva fase de lo que será su carrera, con ritmos que pegan en lo disco, estrenan el primer sencillo y nos cuentan su experiencia al producirlo.

Es complicado pensar en expectativas, pero nos gustaría disfrutar del momento, de las cosas que han pasado, me encantaría viajar con la música y el último año lo hemos logrado poco a poco, sólo queremos que nos conozca más gente. Son los sueños que Sebastián Aylwin, Maximiliano Aylwin, Ismael Miranda y Nicolás Moyano, integrantes de Spiral Vortex, nos comparten.

La industria musical puede ser un camino difícil, pero lo es aún más cuando eres una banda independiente en medio de este caótico sistema. Encontrar los contactos que te ayuden a mostrar tu talento, que te permitan expresarte sin limite alguno, puede ser una tarea complicada y en algunos casos hasta imposible. Sin embargo para la banda chilena esto no es ningún problema, al contrario lo ven como una oportunidad de crecimiento.

A nivel latinoamericano ha ido creciendo este movimiento indie, y hay mucha gente que está detrás de los telones, por decirlo de alguna manera, que son como productores o manager, o gente que tiene agencia de booking; como nosotros que el último año hemos trabajado con discos Río Bueno o Sonidos de Chile, y mucha gente que al igual que ellos está interesada en hacer crecer esta industria.

Entonces, sí es difícil ser una banda indie, pero está bueno sentir el apoyo de gente que tal vez no son músicos, pero nos ayudan a recolectar fondos o a conocer más el panorama para llegar a más gente. En ese sentido la industria al menos en Latinoamérica ha ido creciendo y así dan ganas de seguir haciendo cosas, no te sientes tan solo.

Su presencia dentro de la escena musical en Chile los ha llevado a cruzar fronteras, a que otro público entone sus canciones, a conocer nuevas culturas y formas de existir, un ejemplo de ello es su reciente gira por el territorio mexicano, de la cual aprendieron mucho y se llevaron grandes experiencias.

Viajar con la música es para nosotros como un sueño. La verdad es que estábamos muy expectantes y llegamos con gusto, ir a México sólo dos semanas nos dejo con ganas de organizar una gira más extensa. Estar en otro país tan lejano, pero a la vez sentirnos como en casa, fue lo rico de hacer música allá.

Este viaje por México los llevó a descubrir y dejarse guiar por nuevos ritmos, pues en su visita a nuestro país se encontraron con el productor Felipe Castro, quien los animó a experimentar con un pop de los años 70, pero siempre respetando la esencia de Spiral Vortex.

Teníamos ganas de cambiar un poco y hacer algo más setentero, más disco, experimentar con los beats, y quedamos bien contentos con el resultado.  El nuevo disco también tiene temas que suenan muy distintos a nosotros, pero a la vez conservamos nuestra esencia, pero primero quisimos lanzar “Poliedros” por lo mágica que resultó su realización, dice entre risas Sebastián Aylwin.

Su nuevo sencillo viene acompañado de una nueva etapa de la banda. El proceso fue distinto al de los demás discos, un poco más personal, en el que reflejan cuáles son sus raíces y hacia donde está apuntando su futuro, que les permitió crecer a nivel profesional y conocer un poco más a nivel musical, pero siempre siendo fieles a ellos mismos.

Estamos probando una nueva forma de grabar, con distintos productores, trabajando tema a tema, de estudios en estudio, , como que así se dio ahora y es un proceso interesante, porque aprendí mucho de diferentes personas”, narra el vocalista, hace una pausa y dice “queremos darle todo un concepto al nuevo álbum que va a salir y va a tener todo una coherencia, pero no daré más detalles, mantengámoslo como una sorpresa.

“Poliedros” nació de una forma orgánica, poco a poco fueron llegando a esos beats que atrapan en un primer momento, su recorrido por la república mexicana los ayudó con el proceso creativo, y a la par, a descubrirse con melodías que podían reinventar. Con un tono pícaro Sebastián Aylwin menciona que se ha ido cocinando a fuego lento, pero el producto va a estar bien macerado.

La música te lleva a viajar, te saca de la rutina y del letargo que esta te provoca, permitirte entrar en otro universo compuesto por melodías, letras, ritmos e instrumentos puede llegar a ser una de las cosas más satisfactorias para los melómanos que siempre están en busca de nuevos talentos. No le pierdas la pista a Spiral Vortex, y escucha “Poliedros” para adentrarte en una aventura disco.