Wasted Fates

Cristal rompiéndose, frecuencias en el piso cuando pasa un tráiler y truenos son los sonidos favoritos de Wasted Fates. Escucha a&b, free jazz y tecno. No le gusta ver películas, no le gustan los boleros ni la música country. Nació en Monterrey y desde hace seis años vive en la CDMX. Le gusta vivir en la ciudad porque puede llegar caminando a muchas partes.

Wasted Fates está sentado en la biblioteca del Selina México City Downtown y usa una gorra negra con el mensaje “Sinaola”. “Silence” es el tatuaje que se observa en su mano izquierda y podría tener más relación con la música que con sus otros tatuajes. Desea tatuarse un logotipo que se diseñó para uno de sus lanzamientos: un jersey de soccer del equipo imaginario de NAAFI.

Free jazz, Latinoamérica, a&b, tecno, música para club y banda son los géneros a los que le pone atención.

“Me gusta escuchar de todo porque siento que toda la música tiene algo interesante que aportar”.

SIETE CATORCE, Turning Torso, Apssys, Noa Sainz, Girlultra y Camille Mandoki son algunos de los proyectos que más le agradan. Ensayos de arte sobre distintas corrientes, blogs de ciencia, conflictos internacionales y calentamiento global es lo que lee con regularidad.

¿Qué piensas cuando te levantas y vas a tocar?
Tengo que buscar las mejores canciones para tocar esa noche y ver en que mood me siento para lo que quiera tocar y expresar en esa fiesta en particular.

¿Cómo surgió NAAFI?

Comenzó con Alberto, Thomas, Paul y Lao. Ellos fueron los primeros que comenzaron con las fiestas y los eventos. Yo me uní a la mitad del camino, pero empezaron como fiestas donde se tocaban ritmos que aquí de alguna manera eran ritmos más marginales: ritmos periféricos. Buscábamos representar ritmos que nos gustaban a todos y que no necesariamente tenían difusión.

El objetivo era poner este tipo de música que nadie en ese entonces escuchaba mucho. Ha sido muy interesante todo el proceso de desde empezar a hacer fiestas que la gente no aceptaba, incluso aquí, hasta ya tener reconocimiento global y ya haber estado en muchos lugares del mundo representando este sonido.

¿Por qué hacer un sello discográfico?

Los artistas que producían dentro del sello no tenían un outlet donde sacar esa música. Había muchos sellos que surgieron al mismo tiempo con estéticas similares, pero estaban basados en diferentes localidades como en (UK, Estados Unidos).

El sonido de aquí necesitaba su propia casa. Se hizo el sello y a través de eso se comenzaron a hacer los lanzamientos de algunos de los artistas de NAAFI.

Fue algo muy importante dentro de toda la economía y ecosistema de la música porque se trata de crear una casa productora de todo el talento que tengas disponible. Como artista siempre es muy importante pensar en qué sello te gustaría estar o en que sello te visualizas, tratar de acercarte a la gente que está en los sellos porque al final es la gente que sube tu música a todas las plataformas. Es la gente que se carga de los aspectos administrativos de tu carrera dependiendo el nivel en el que se involucre tu sello.

Es muy necesario para el crecimiento de un artista pertenecer a un sello y el hecho de hacer un sello es muy importante porque estás tomando una decisión consciente de qué tipo de sonidos quieres apoyar, qué tipo de estrategias vas a hacer que a tus artistas les vaya bien. Hacer un sello es muy importante para mantener la economía de la música.

¿Qué es lo que lo distingue a NAAFI de otros sellos?

El sonido, es todo este acercamiento al sonido latino y un sonido latino moderno. Tratar de dar voz a cosas que pueden ser vanguardia latina y que está al mismo momento sucede con vanguardias de otras regiones en el mundo.

Lo que nos distingue es la relación importante con todos los productores que están en Latinoamérica con los que tenemos contacto. Un sello así no había surgido en América Latina donde se tratará de buscar talentos de Argentina, Uruguay, Chile, México y tratar de hacer que todos funcionen bajo una misma sombrilla. Un mismo techo.

¿Cuál es el futuro de NAAFI?

Estamos empezando a trabajar mucho con vocalistas, usualmente eso no lo hacíamos antes porque estábamos concentrados en música electrónica para club.

Últimamente estamos acercándonos más a vocalistas, produciendo para gente que puede rapear o cantar algo relacionado al baile funk de Brasil. Al hacer esto también estamos buscando expandir el mercado del sello y también cubrir esa otra parte que también nos gusta mucho.

Háblanos de las plataformas de hoy en la industria musical.

Desde el hecho de que los artistas ya pueden dirigirse a distribuidoras y a través de sus plays ya puedan monetizarlo es algo que anteriormente no se hacía. Anteriormente eran los sellos los que recuperaban todo el dinero por ellos mismos. Esto ha ayudado mucho a artistas independientes porque ellos pueden desarrollar sus propios sistemas sin tener que estar sujetos a un contrato de una disquera muy grande o estar sujetos a estar esperando ese contrato.

Existe una libertad a partir de que el artista pueda darse a conocer a partir de una computadora o un celular, antes sólo podía en la televisión. Es mucho más sencillo empezar a hacer una carrera ahorita como músico que en tiempos anteriores.

Ahora hay mucha más competencia, pero el hecho de que se pueda monetizar desde ver videos en Youtube me parece increíble. ¿Cuánta gente no produce material todo el tiempo? ¿Cuántos artistas no basan casi toda su carrera en plays de Youtube y al final eso, es una manera aún más democrática de ver las verdaderas tendencias de la gente en lugar de que un sello grande decida que es el tipo de contenido que todo mundo va a escuchar en el radio o en la tele o en videos.

La música de ahora es más democrática, cada quien elige qué escuchar y cuantas veces reproducirlo.

¿Cuál es tu percepción ante éxitos como Rosalía y J Balvin?

J Balvin está haciendo cosas muy interesantes, el hecho que haya tenido esta proyección como ningún artista latino la había tenido anteriormente o no recientemente. Es interesante cómo ha llevado todo este sonido a escalas increíbles.

Todo comenzó en Puerto rico y dominicana, aunque es un sonido muy popular allá en otras partes siempre habían sido marginalizados, hasta que hace ciertos años en México la gente comenzó a escuchar reaguetón y algunos se sacaban de onda. Ahora todo el mundo quiere escuchar reaguetón. Es interesante el twist que dio a esta música, el enfoque pop que le dio.

Rosalía me parece una de las mejores artistas que he visto, la vi en el Ceremonia y su show me impactó demasiado (producción, bailarinas, músicos). Muy admirable y creo que necesitábamos como países hispanohablantes una artista de ese nivel y una artista así porque no teníamos nada así.

Muy bueno el trabajo que está haciendo y me gustó mucho estas influencias flamencas Usualmente no la escucho así para estar en mi vida diaria pero el show que vi me impresionó más que Aphew Twin. El show, su voz, la presencia, el baile. Me dio mucho gusto que existiera una artista con este nivel.

Al final muchas veces hay mucha gente que no habla inglés, cierto porcentaje de la población y al final esta música es para la gente que habla español, no necesariamente para la gente que vive en España. Se puede interpretar en muchos países de toda Latinoamérica y eso es bueno.

La mayoría de los talentos femeninos fueron los que más me impresionaron. Habla un poco más de que las tablas en la industria musical se están igualando. Cosas que anteriormente no existían.