Fotos #BjMedios y Caravana Americana

Y en nuestra sección, mujeres chingonas, les presentamos a Regina Barrios, directora de Caravana Americana. Quizá no les suene mucho (¿o sí?).

Es una feria dedicada al diseño y la moda que desde 2016 se ha dedicado a impulsar el talento latinoamericano. Imaginen una feria muy profesional, o un mercado de diseño que se encarga de generar negocios y acercar a diseñadores emergentes a clientes potenciales.
En la última edición que recién ocurrió en marzo, participaron 98 diseñadores. El 60% mexicanos. Se dieron talleres –sólo a los participantes–, sobre negocios para ayudarlos a profesionalizar su trabajo…
Tal vez no es el estilo de accesorios, o diseño que usamos todos los días. Pero el concepto, la esencia y el valor que genera este proyecto, nos hizo morir de ganas de platicar con Regina para que nos contara todo alrededor.

¿Cómo empezaste Caravana Americana, con qué objetivos y cómo se han transformado?

El objetivo principal de Caravana fue posicionar al diseño Latinoamericano a nivel mundial. Que el mundo nos conociera y que viera el gran talento y riqueza cultural que tenemos en nuestra región.

La segunda misión era la de ayudar al diseñador a profesionalizarse y a prepararse para este mundo internacional. Es una plataforma de bajo riesgo para ellos porque están hablando en su idioma, porque los costos son mucho más bajos, porque no tienen que viajar.

Empezar a entender cómo organizar su producción, empiezan a organizar sus colecciones, en marzo se presenta otoño-invierno de 2019, y en la de octubre se presenta primavera verano de 2020: ellos ya están más organizados y preparándose, ya están entendiendo cómo funciona este mundo de la moda y del diseño, en el exterior.

Nosotros les damos capacitaciones talleres. Mis objetivos no se han movido, son los mismos, y nunca diré que ya los logré. Siempre habrá nuevos diseñadores emergentes, porque siempre habrá mercados nuevos. Es un continuo.

¿Cómo ha cambiado la forma en la que se percibe el mundo del diseño y de la moda?

Lo que creo que logró Caravana en el tema de cambiar las percepciones, y fui parte de ese movimiento. Ya habíamos logrado que los mexicanos valoraran lo Hecho en México y que consumieran mexicano.

No nos podíamos quedar sólo con México, teníamos que abrir nuestras puertas… ¿Cómo nos definíamos como feria, porque la competencia a nivel internacional es enorme? Hicimos una feria regional, con valores estéticos y éticos de Latinoamérica.

Ahora lo que hemos logrado es que la gente no sólo quiera mexicano. Que quiera Latinoamericano. Es totalmente orgánico: lo hecho a mano, el rollo étnico. Le quitamos límites a este consumo responsable y consciente de apoyar al prójimo. Entonces es ‘consume local, pero también consume regional’.

¿Qué destacarías de los diseñadores que participan en Caravana?

Les estoy subiendo la vara.

Todos los diseñadores tienen que ser mejores porque ya no sólo están compitiendo contra los ocho mexicanos que habíamos. Ya están compitiendo contra diseñadores más profesionales, porque sí en Colombia y en Perú tienen más tiempo siendo internacionales, entonces llegan diseñadores de fuera y entonces son más profesionales.

Entonces quizá los peruanos encuentran que los mexicanos tienen un asset o algo mejor que ellos, entre ellos empiezan a aprender y mejorar. Y finalmente compararte con más y competir contra más te hace mejor.

Ser más creativo, ser más propositivo, y ser más profesional.

¿A los diseñadores mexicanos, qué es lo que más les falta?

Negocios. Es gente talentosísima, muy inteligente, creativa con su tiempo y sus formas, y quién sabe cómo le hacen pero están haciendo negocios. Sin tener una marca, sin tener una mente de negocios.

Está el diseñador diseñando creando, pero además tiene que ver que le paguen y que le cobren y administrar y anticipar y hacer presupuestos.

Realmente están en todo, pero yo sí creo que les ayudaría a la gran mayoría tener a alguien que les ayude con a parte de negocios para poder florecer.

¿Y al público qué le falta?

Que haya más gente. Más consciencia de la importancia de consumir responsable. Y hay muchos, pero faltan. Hay muchos más allá afuera que podrían consumirse a esta manera. Y consumir poco, pero bueno.

Creo que contribuye al problema del mundo. Estamos siendo súper consumistas. Estamos cegados por una moda que no tiene ni fondo ni forma, estamos ofreciendo algo que es duradero que es precioso que tiene un valor intrínseco que tiene un valor histórico y que te va a durar toda la vida. Entonces vale la pena invertir un poco más, entonces quizá comprar poco, pero bueno.

¿Podrías recomendarnos algunas marcas para CHIDASMX?

Grieve

Aysha Bilgrami Jewelry

Mr. Fox

¡Nos vemos en la siguiente edición octubre!