La banda de rock femenina más representativa de México está conformada por Alejandra Moreno en la voz, Daniela Sánchez en la guitarra, Carla Sariñana en el bajo y Alice Zepeda en la batería. Cuentan con más de diez años en el camino musical del país.

El amor a la música, la verdadera amistad, la hermandad y el respeto es lo que representa Ruido Rosa. Platicamos con las integrantes de la agrupación que, además de ser puro amor entre ellas, están trabajando en su nuevo material discográfico.

Cuéntenos su historia. ¿Cómo nace Ruido Rosa?

Carla: sucedió muy natural: en la prepa, por amor a la música, empecé a tocar con Mariana nuestra primera baterista, Ale tocaba con otras amigas y Dani en otros proyectos. Ruido Rosa comenzó así, todo ese amor por el rock fue lo que nos unió. Entramos a concursos, hicimos canciones propias y nos volvimos más y más amigas por este amor a la música.

¿Cuál es la dinámica del grupo? ¿Cómo es la relación entre ustedes?

Carla: es muy divertido, chismeamos un buen, hablamos muchísimo.

Dani: es como tener hermanas que te caen muy bien y que no te peleas con ellas porque es difícil a veces, pero hay un respeto diferente. Nos conocemos de tanto tiempo, hemos vivido tantas cosas, hemos pasado por tanto, hemos estado juntas de una manera que mucha gente luego no entiende. Porque tener una banda te hace pensar como banda y muchas veces no piensas de forma individual.

Ale: Sí, es un compromiso y desde que empezamos lo teníamos muy claro. Sí te voy a decir las cosas, existe esta relación, este respeto de amistad, pero también tiene que existir esta libertad de poder decir las cosas de una manera real sin que te sientas como amistad sino como una chamba y hablar las cosas profesionalmente. Nunca hemos sido como las bandas que ensayan y chupan, o sea lo intentamos, pero cero somos rock n’ roll en ese sentido.

¿Se han enfrentado a problemas o desafíos específicamente por ser mujeres en la escena musical independiente del país?

Ale: La música es un mundo que está muy dominado por los hombres. Más que una dificultad, son pequeñas cositas que día a día se vuelven pesadas, como desde llegar a un festival y que nos digan “¿Ustedes novias de quién son?” y que no crean que nosotras vamos como artistas. Y sí hay muchos micro machismos al subir al escenario y que digan que no podemos conectar cosas, ecualizar nuestros instrumentos, porque somos mujeres.

Dani: pero justo por eso nos hemos ganado el respeto. Cuando le abrimos a Kiss, yo me acuerdo que el primer día del show, el staff de Kiss nos veía con cara de “ay pobrecitas”. Después del primer show nos ayudaron en todo, nos ponías las luces, nos trataron muy bien, al ver que sí podíamos tocar.

¿Cómo surge su sonido? ¿Creen que podrían definirlo dentro de un género o les gustaría explorar en diversos ritmos y sonidos?

Dani: Tuvimos dos shows hace unas semanas y dijimos que definitivamente es el rock lo que más disfrutamos. Las canciones más fuertes que tocamos en vivo son rock y vemos al público y es cuando mejor reacción encontramos de ellos. Obviamente también nos gusta el lado melódico, algo bonito. Nuestras nuevas canciones, algunas son menos punk rock, pero esta semana nos dimos cuenta que es el rock, rock y solamente rock.

Ale: ha ido evolucionando, lo último que hicimos sigue siendo rock. Jugamos un poco más con beats y aparte para no aburrirte empiezas a explorar con otras cosas. Siento que eso le hace falta mucho a la industria del rock en México y queremos contribuir y participar.

Platíquenos sobre “Ojos bellos” ¿Qué podemos esperar de su EP?

Carla: vamos a sacar el vídeo, de “Ojos bellos”, lo quisimos sacar el día de la mujer porque tiene un discurso que no es feminista pero sí completamente desde la perspectiva de la mujer. El EP se llamará Fragmentos y va salir en junio. Será un EP de verano y lo produjimos con los chavos de Milko, José Pablo Ibarra y Patricio Dávila. Son seis canciones y lo vamos a sacar por sencillos.

Dani: Ahorita estamos trabajando en el arte de la banda. Las fotos las tomamos hace unos meses con un artista de Nueva York llamado Zach Hyman y representan cómo se creó el disco en fragmentos, diferentes momentos. Como yo, que estaba afuera y regresé. La vida de todas estaba cambiando y es un EP que hemos pensando mucho, es muy nosotras.

Llevan una trayectoria de 10 años y han trabajado en distintos proyectos por separado ¿Dirían que eso podría verse reflejado en su nuevo material? ¿Es un proyecto más completo con más cosas que decir?

Carla: el trabajo que haces a la par de todo siempre te influencia mucho, la dinámica de la banda. Pensamos los siguientes pasos como banda, lo que hacemos en vivo, las personas con las que trabajamos.

Dani: creo que este EP es el fruto de todo lo que hacemos, porque nos dimos cuenta de que es lo que queríamos, hacia donde queríamos llevarlo y respetar el lugar de cada quien. Florecer con el aprendizaje.

Carla: apreciamos muchísimo los procesos. Puedes tocar con otras bandas y regresas a esta banda y aprecias mil cosas que no tienes de la otra banda y viceversa. Siendo un proyecto que empezamos hace años, es padre ver la madurez que ahora tiene Ruido Rosa.