Hace unos años una voz fresca nos descubrió buscando música nueva, un poco de folk con mucho amor, un chico con su guitarra. Ese era Charlie Rodd quien poco a poco ha ido escalando los peldaños de una carrera que hoy, más que folk, se acerca al country. Su originalidad nos sigue sorprendiendo así que hablamos con él de su nuevo disco.

Cuéntanos de tu nuevo sencillo

Es una canción que se llama “Soñar contigo”, creo que ha tenido buena respuesta de la gente. Es la primer canción del segundo disco, estoy trabajando todas las demás canciones con el mismo productor Rodrigo Martinez allá en Monterrey con músicos muy experimentados como lo es Beto Ramos de Jumbo, Isra de Zurdok y Jose Pablo García, que está muy metido en el country blues.

Es una canción que habla de esa persona que te topas en sueños y conectas con ella independientemente, si en la vida real la conoces o si eres cercano pero en sueño es como si fuera tu mejor amigo o la persona que más amas y cuando despiertas quieres volver a dormirte para tener ese mismo sueño. Creo que es algo con lo que todos nos podemos identificar, que a nivel del inconsciente podemos ir sacando esos recuerdos de estar con una persona.

¿El siguiente disco suena a “Soñar contigo”?

Sí, de hecho el nuevo disco está más unificado, tiene la influencia del country americano y la idea es que te vaya llevando sobre una misma línea, cada canción obviamente es diferente y tiene un mood específico pero en general sí es un todo el disco completo. Entonces voy lanzando los sencillos a lo largo del año y al final voy a lanzar el álbum.

¿De qué habla esta nueva producción?

Es más romántico que el pasado, escribo lo que me hace sentir, experiencias pasadas. Hay canciones que hablan de una persona en específico y otras de experiencia y van sobre la línea de lo que veo y sobre eso voy escribiendo.

Sacas disco en era de plataformas digitales pero también vas a presentar sencillo por sencillo, ¿cómo se decide esto?

Una obra completa es un disco, el orden de las canciones, la letra, el proceso de grabación, de composición, todo conlleva a hacer un disco. Pero también es bueno darle la importancia a cada canción, darle su tiempo de vida y su respuesta ante la gente, ya que hay muchos artistas nuevos y a veces las personas no se dan el tiempo de escuchar un disco entero. Creo que estratégicamente es algo bueno pero al final de cuentas artísticamente yo soy más de la onda de escuchar un disco completo.

¿A qué suena Charlie Rodd?

Yo creo que es country folk en español, traído de raíces estadounidenses, es el estilo no tanto como el folk mexicano si no como el folk gringo en el que no sé, Neil Young por ejemplo es una de las bandas que me inspiraron. Todo tipo de música country, también lo actual; Brandi Carlile, First Aid Kit. Todas estas bandas también tienen esta onda moderna de folk y creo que tratar de hacerla en español es algo un poco diferente a lo que hay en México por parte del country, es algo que me identifica mucho.

Muchos de los artistas que vienen de Monterrey se les hace más fácil cantar en inglés, ¿a ti?

Yo tuve una banda, tocamos en inglés antes de mi proyecto y nos iba bien. Nos invitaron a tocar en Estados Unidos, tengo familia allá y una de mis primas trabaja en radio universitarias y pues es muy fuerte allá eso, entonces fuimos tuvimos varios shows en Dallas en Austin pero después se desintegró esa banda.

Cuando empecé a trabajar hacia México pues es evidente que la gente se identifica más con la música en español. Obviamente yo también porque es el idioma que hablo mejor y fue un reto al principio hacer las cosas en español cuando empecé haciéndolas en inglés pero también te acostumbras a cantar en español Yo creo que tiene un valor especial el hecho de cantar en español y hacer que una canción suene bien.

Hablando de Monterrey, ¿a qué suena la escena local en este momento?

A un chorro de cosas, ahorita está más diverso que antes: hay música urbana, música rock hay mucha música reggae y yo hago country. Entonces supongo que también hay cosas más diversas pero es bonito venir al D.F. y que la gente también aprecie el hecho de que suena algo de Monterrey, no necesariamente algo que ya pueden encontrar aquí y eso que también hay muchísimos artistas que pueden hacer algo parecido a lo mío. Me gusta que también sean el espacio que no da otras ciudades.

En México te va bien, hace poco viajaste a Colombia, ¿cómo te fue?, ¿qué tal el recibimiento?

Increíble, justo pasó algo raro. Toqué en el Hermoso Ruido y ahora que lancé el sencillo, empezó a sonar en Bogotá y no sé a que se deba, pero muchas personas empiezan a subir su cover de la canción. Los empecé a compartir y creo que es un buen indicio para saber que están escuchando y de que les gusta pero si me encantaría volver a Colombia, yo creo que volveré muy pronto.

¿A qué crees que se deba que a los mexicanos les va mejor en el extranjero?

Pues claro que la gente prefiere pagar por algo que sólo va a ver una vez pero creo que es normal el hecho de que un mexicano va a tocar a otro país, es algo que llama más la atención. Cuando yo fui, había mucha gente que ya me estaba esperando para tocar y que yo no sabía que tenía fans allá. Creo que también es algo bonito que la gente te reciba con los brazos abiertos en otros países. Yo siento que nosotros somos muy buenos en recibir a otras personas y por lo mismo vuelven. Si nos ponemos a pensar, a todos los artistas internacionales les gusta volver a México porque la gente es muy buena y los escuchan.

¿Cómo te fue en el show de Miles Kane?

Fue una oportunidad muy grande, sobre todo como fan de Miles. El póster tuvo mi nombre siempre ahí y es el que se compartía, llegaban seguidores y todo eso. Es bonito ver que la gente también está abierta a escuchar la música del abridor. Creo que me ayudó mucho eso.

Aparte de eso estarás en el Lunario, ¿qué preparas para una fecha tan especial?

Pues voy a tocar con músicos muy profesionales, voy a compartir el show con Indios y Plastic Revolution y pues va a ser un escalón muy grande para mí carrera. Todo es sorpresa, todo lo que pase en el Lunario se queda ahí. Un show honesto y muy emocional y nostálgico.