por Andrea Villalón y María Medusa

En esta segunda edición de entrevista con la artista que hace el take-over en Concha Eléctrica entrevistamos a la fotógrafa Blanca Valdés.

Blanca Valdés (Santander, 1987), es una fotógrafa que trabaja en torno a los conceptos de distancia y tiempo, para captar otros universos dentro del suyo propio. Como un acto de fuga, un viaje hacia otra posibilidad de realidad, algo que podría ser o no haber sido, un espejismo.

De esta forma, crea un catálogo de seres y experiencias sensoriales que parten de escenarios conocidos y se convierten en lugares nuevos, que son cedidos al espectador para que pueda sentirse parte del imaginario de historias que se desprenden de ellos.

¿De chiquita qué querías ser o hacer?

Quería ser jardinera, me imaginaba con unos jeans una remera unos guantes y un cesto de mimbre caminando entre plantas.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Me cuesta entenderlo a mi misma. Las fotos que hago es porque hay un rostro o un lugar que me recuerda a alguna emoción vivida.

Intento que la emulen y en el momento de la edición busco que me hagan sentir eso mismo. Me ayuda escuchar música y estar en un lugar tranquilo.

¿Cuáles son tus clicks favoritos del Internet?

Google, Pinterest y cuestiones astrales. Recetas de cocina porque no me gusta comer siempre lo mismo y necesito buscar cosas nuevas constantemente.

¿El mejor consejo que te han dado/que darías a creadoras jóvenes?

Investiga sobre todo lo que te llama la atención. Escúchate a ti misma, a veces dependemos de la opinión de otros y al final el trabajo es tuyo y tienes que sentirte identificada a con él.

No tengas miedo a cambiar de idea o de opinión, somos seres cambiantes y no tenemos que hacer siempre las mismas cosas.

¿El mejor desayuno?

Banana pancakes con fruta, me encanta el dulce para desayunar. Café siempre.

¿Disco favorito?

Cambia constantemente ahora mismo The Ginning de Stavroz, mezcla electrónica con instrumental.

¿Cuál es tu pensamiento más recurrente?

“¿Qué voy a comer hoy?”

¿Qué obra de arte te cambió para siempre?

Una obra de danza Contemporánea a la que me llevó mi padre. Ahí fui consciente me que hay multitud de formas de transmitir una emoción. Comencé a ver vídeos de Pina Bausch y performances de Marina Abramovic sin parar.

¿Con qué personaje de película o serie te identificas?

Ana de Los Amantes del Círculo Polar. Es una historia que se escribe sobre un círculo que nunca se cierra, a veces me parece que mis días son así, llenos de casualidades incompletas.

¿Opinión sobre Instagram como galería virtual?

Me encanta las conexiones que hago y los trabajos que descubro, por otro lado me preocupa la cantidad de imágenes que consumo, el tiempo que le dedico y que eso afecte a mi trabajo.

¿Recomendación de un libro y una película?

Películas: Canino.

Libros: El bebé verde de Roberta Marrero. La primera frase dice:

“No nací hombre ni mujer. Nací bebé. Necesito tiempo para saber quién soy.”

¿Cinco artistas mexicanas que te gusten y nos recomiendes?

Chantal Peñalosa

Debora Delmar

Circe Irasema

Teresa Margolles

Minerva Cuevas

¿Cómo crees que va a ser el mundo en el 2053?

La verdad es que vivo tan en el presente que me cuesta pensar en cómo será el próximo mes. Quiero ser optimista y hay días en los que creo en un cambio para bien pero otros veces pienso que todos nos vamos a la mierda.

No soy capaz de imaginarme un mundo futurista con coches voladores pero sí que me gusta imaginarlo con mucha vegetación, como si todo rebrotara, ojalá sea así.

***

La obra de Blanca es como un recuerdo, un pasado que se quedó estático en esas memorias dulces que reaparecen cuando cuentas una anécdota.

En la belleza de los pasados que saben a verano, a agua salada, a amaneceres, a instantes que podrían pasar desapercibidos pero no, están ahí congelados por Blanca.