El pasado ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Festival HelloWorld y el colectivo Articiclo convocaron al evento “Miradas Disruptivas” y tomaron la plaza de San Jerónimo para intervenir el espacio con arte.

Fotos x Fabiola Larios y Nancy Mookiena

Unidas en la lucha

Disfrutamos de un jam audiovisual con temática del #8M, en el cuál las artistas mostraron su obra mediante animación y música. El Claustro de Sor Juana se empapó de imágenes y videos llenos de color que nos invitaron a la reflexión y concientización de la lucha de las mujeres contra un sistema que nos ha desfavorecido desde siempre.

Sor Juana Inés de la Cruz fue una de las primeras mujeres que lucharon contra esta desigualdad en México. Dedicó su vida al estudio y a demostrarle a la sociedad que una mujer también podía destacar en temas en los que sólo los hombres podían participar. Qué mejor lugar para conmemorar estos esfuerzos que la plaza en donde se encuentra su monumento. Nos unimos a la lucha y pudimos presenciar la unión de las chicas en la producción de la conmemoración. Se podía sentir el apoyo entre ellas y la organización para resolver cualquier detalle técnico que se presenciara.

Las proyecciones simultáneas estuvieron a cargo de:

Laboratorio 118
Articiclo
Gisela Guzmán
Fabiola Larios
Andrea Estrada
Cecil Bolaños

Compartiendo la pasión por el arte y el activismo

Pudimos apreciar fotos intervenidas y animadas de casos de feminicidios en el municipio de Netzahualcóyotl. Así como ilustraciones y consignas del #8M. Todas las artistas que participaron, son ilustradoras y animadoras destacadas de la Ciudad de México y Argentina. Compartieron la pasión que tienen por este arte y el gusto de participar en este tipo de eventos.

La designada para abrir la noche con ritmos electrónicos fue Ana Tigre. Ella es parte del colectivo Ssimona. Su música es una mezcla entre keytar y sintetizadores con bases que te hacen mover la cabeza.

La siguiente intervención musical estuvo a cargo de Naerlot. Ella es originaria de San Luis Potosí y nos hizo sentir atmósferas sonoras que se sincronizaban con los visuales, creando un espacio muy especial en medio de los asistentes y los bares que rodean la plaza.

Los vecinos se sumaron al evento y apoyaron a las chicas, apagando las luces de la calle y casas para que las proyecciones se apreciaran al máximo. A medida que la noche avanzaba, la gente siguió acercándose. Panchita Peligro se encargó de cerrar la noche y poner a todos a bailar al ritmo de drum and bass y reguetón.

Así terminó ese día tan especial en la que las mujeres de todo el país unimos fuerzas para seguir haciendo valer nuestra voz y demostrarnos que juntas somos imparables.

#NiUnaMenos
#8M