Carla Sánchez Armas es una mujer muy chingona que estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana; es fundadora de dos partidos políticos socialdemócratas, Fuerza Ciudadana y el Partido Socialdemócrata; fue diputada en la IV Legislatura en la Ciudad de México, donde impulsó leyes en favor de las mujeres y de la comunidad LGBTTTI; también fue responsable de la relación con corresponsales internacionales para la Presidencia de la República en los dos sexenios anteriores; fue directora General de Medios Internacionales para la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde fue responsable de toda la comunicación del G20 en México.

Aprovechamos que va a dar la conferencia “¿A quién le importa el feminismo?” en el marco del What a Woman 2019 para platicar con ella y conocer un poco más de su chamba y persona.

¿Cómo entraste a trabajar en el gobierno?

Empecé muy joven, con una agrupación política cuando tenía 17 años convencida de la ruta social demócrata, fundadora de dos partidos políticos social demócrata y finalmente diputada en la asamblea legislativa en la cuarta legislatura.

¿Cómo surgió la iniciativa de fundar dichos partidos?

Desde muy chiquita creía que la manera de cambiar al país es a través del trabajo colectivo a partir de la construcción de instituciones democráticas. Esos valores para mí siempre han sido importantes, por eso todos los partidos en los que he estado comparten la creencia en la voz de las minorías, en la diversidad y que tratan de tener un cambio a través de un colectivo.

¿Qué piensas que es más fácil?, ¿apoyar desde gobierno o a través de un partido?

Son experiencias completamente distintas, nunca le diría a una persona que haga una cosa o la otra. Que vivan ambas, porque son muy enriquecedoras. Cada una te permite hacer cosas diferentes. Te permite hacer hermandades.

Estar en un núcleo ideológico y participar desde el estado te permite construir política pública, ayudar, pero sobre todo hacer más fuertes las instituciones del estado, eso vale oro porque no importa quien esté en las instituciones, deben mantener su legalidad proyección de futuro.

Cuando fui diputada toqué temas muy cercanos a mi corazón, tocando derechos de mujeres, pude ser parte de la despenalización del aborto en la ciudad de México, la ley de igualdad entre mujeres temas para una vida sin violencia y también pude legislar temas ambientales, de alimentación. Todas son experiencias diversas

¿Cuál fue tu experiencia al organizar el G-20?

El G-20 fue muy padre, porque estaba la conversación internacional alrededor de los temas económicos y problemas con el precio del petróleo. La unión europea en una discusión que se ha ido alargando y esa conversación de seguir o no juntos, hacía donde vamos. Participar en el G-20 es algo multilateral en donde existe la conversación y son justamente cosas que yo creo.

Además de trabajar a nivel mandatario es un lujo, recibimos a muchos periodistas internacionales y mostramos todo lo que es México, no sólo naturaleza y gastronomía sino también talento de los funcionarios. Fue una experiencia que te permite construir una convicción más firme de lo que estaba haciendo y poner un granito de arena

¿Cómo crees que es tu ambiente laboral de trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo es servir y contribuir a la comunidad, Los retos grandes siempre son al ser mujer.

Mi experiencia ha sido en todos mis trabajos; las alizanzas que hago con las mujeres, por la empatía que generas. Conoces a muchas mujeres que también les ha costado llegar hasta donde están y apoyarnos en los días felices y duros. También la experiencia de estar con los aliados masculinos es increíble ver como también pelean por la causa discretos reconocien tu causa y tu labor.

En cuanto a los retos, pues el principal es el de la carga de trabajo, pues entre mantener tu vida familiar, tu trabajo, tus hijos, tus amigos y también tener tiempo para ti misma sin perder tus convicciones, pero disfrutar de todo eso al mismo tiempo es el reto que afrontas todos los días.

¿Cómo es que te integras al lineup de What a Woman?

Siempre he sido parte de agendas de promoción en temas femeninos conocí a Gali y Ale desde hace tiempo y siempre estaré feliz de la vida de colaborar con ellas, pues esos ejercicios de alianzas femeninas se me hacen importantísimas. El compartir experiencias y conocimiento creo que son oportunidades valiosísimas y así es como me quedo.

¿A quién le importa el feminismo?

Pues ojalá que a todo el mundo le importara , ya que ha pasado por una larga racha de desprestigio y de odio. Esta charla es para revindicar los valores del feminismo. Contar la lucha de las mujeres tratar de asentar nuestros derechos. A veces una cree que ya lo que tenemos esta bien y la verdad es que falta mucho por hacer.

Hace poco subí un post que me hizo recordar cuando tomé protesta como diputada, para mi abuela fue el doble de importante; no sólo por el lazo familiar, sino porque ella me dijo “Estoy muy contenta porque cuando yo tenía tu edad no podía votar”. Y la verdad es que no ha pasado mucho tiempo desde que las mujeres pudimos votar. Entonces ponernos a pensar que a veces no valoramos el gran trabajo que han hecho los grupos feministas y todas estas causas que apoyan a las mujeres. También crear empatía es de lo que va la charla “A quién le importa el feminismo”.

¿Por qué tomar como base los memes en tu charla?

Por tres razones. La primera. Es el medio de comunicación por excelencia de las nuevas generaciones, el meme como herramienta de comunicación en la era post moderna pienso que son muy breves, muy al grano y le da en la llaga.

La segunda. Porque también se vale reír, se vale tomarse todo con más visión lúdica. El decirnos cosas de mujeres sin que se tome como una agresión o que lo tomen a mal siempre. Esto debe ser más empático y cercano al público cotidiano.

La tercera. Pienso que hará mucho más amena la conversación a través de los memes e irte proyectando porque también es una realidad proyectarse con cosas que luego no quieres decir, pero todo el mundo piensa y tampoco te atreves a decirlo abiertamente.

Además, hay buenos memes feministas, hay unos muy serios y otros más que son divertidos y hacer las platica más divertida.

¿Qué es lo que más te cuesta trabajar en tu feminismo?

Lo qué más he aprendido del feminismo es sobre mí misma. Es algo que empecé desde muy joven y es algo que me ha quitado telarañas de la cabeza que se van construyendo, a veces ni familiarmente sino de manera cultural. Hay cosas que vas consumiendo de manera cultural y quitártelo de encima cuesta trabajo.

Entonces creo que lo más difícil del trayecto feminista y al mismo tiempo lo más hermoso lo que llaman el construir. Deshacer los pensamientos de la cabeza y construir algo nuevo. Ver la imagen negativa que tenemos de nosotras mismas y tener que cambiarla. Porque a veces tu formas parte de la cultura machista o violenta y sacarte esas cosas de la cabeza es muy difícil pero es algo que te reta y te hace más empática.