El tiempo y su paso están llenos de vacíos y ausencias que a veces nos impulsan a hacer cosas y cerrar etapas.

Todos hemos pasado por años más difíciles que otros, momentos continuos en los que sentimos que la vida, el universo, o los aliens conspiran constantemente contra nosotros. Para Britney fue el 2007, pero para Nicolas Gjivanovic, guitarrista de Kinder, el 2011 no fue sencillo.

Él nos cuenta como un día en especifico de ese año llegó a casa abrumado, hasta la madre de todo menos de la música, tomó su guitarra y así surgió Su Ausencia, el último track de la banda.

La historia de esta canción es especial. Llegué a casa muy afectado por un tema personal, me puse a tocar y la canción salió sola, de un solo tirón, como si ya estuviera compuesta. Creo que nunca mas me ha vuelto a pasar eso…

Días más tarde, tocó la canción para los demás integrantes y les encantó, pero era un tema que se encontraba distante al sonido que buscaban en ese entonces.

Siete años más tarde, esta canción no lograba desaparecer, era como si ese sentimiento fuera una constante en sus vidas; de alguna forma, siempre encontraba la forma de regresar con el tiempo…

Siempre es complicado ponerle nombre a nuestros temas porque no tienen letra, pero de alguna manera sentimos que esta canción cuenta una historia a lo largo de su propio tiempo, aquel que le tomó para lograrse.

Cuando le preguntas a alguien qué es lo que conoce de la música de Perú, rara vez podrán ligarla a algo más que no sea Wendy Sulca o La Tigresa del Oriente, pero esta tierra es más que eso, también es el hogar de extensas melodías de post-rock, como lo son las creaciones de Kinder.

Con más de una década de trayectoria, Kinder cuenta con tres álbumes de estudio y han compartido escenario con artistas como The Cure, POND, LITE, The Radio Dept., entre otros.

Desde Perú hasta Chile, San Francisco, Los Ángeles y la bella CDMX, es una banda que ha conquistado a los amantes del post-rock y math-rock de grandes ciudades.

Este tema marca un poco el final de una etapa para la banda y un hito a nivel personal, y es además el registro de una formación con la que nos tocó vivir algunos de los mejores momentos de Kinder.

Los chicos de Kinder no necesitan palabras para retornarnos a momentos, emociones y sensaciones. Sus melodías envolventes hablan por sí solas y a nosotras nos han dejado fascinadas.
Síganlos en Facebook e Instagram para que no se pierdan los próximos lanzamientos de esta bandota.