Trabajar en una gran empresa y llegar a grandes puestos es el sueño de muchos. Sin embargo, para alcanzar esa meta es necesario uno o varios títulos universitarios. Pero si lo que se necesita para llegar a ser Gerente o Director es una formación académica destacada ¿dónde queda la experiencia laboral?

Eso es lo que se plantea en Jefa por accidente, la nueva película de Jennifer López (Plan B). Maya Vargas ha trabajado por años en un supermercado, poniendo en ello toda su entrega y capacidades. Por esta razón cuando se presenta la posibilidad de alcanzar un puesto directivo decide postularse. Sin embargo, es rechazada por no tener una carrera.

Desilusionada, Maya piensa que pasará el resto de su vida en el mismo puesto. Un día recibe una llamada de un importante directivo y, gracias a una serie de confusiones de identidad, consigue el trabajo de sus sueños. Ahora, deberá demostrar que la experiencia vale más o igual que un título universitario.

La cinta dirigida por Peter Segal (Locos de ira) es una comedia romántica con un guion predecible y rebuscado. El filme es entretenido y tiene dos o tres escenas realmente divertidas. No obstante, no consigue trascender, pues sigue la fórmula que se ha visto en numerosas ocasiones en películas previas.

En el reparto, junto a JLo, también se encuentran Vanessa Hudgens (Intercambio de princesas), Leah Remini (El Rey de Queens), Milo Ventimiglia (Rocky Balboa) y Charlyne Yi (Cloverfield: Monstruo). De ellos, las que rescatan el filme son Remini, quien interpreta a la mejor amiga de Maya, y Charlyne Yi, quien encarna a Ariana, una empleada que trabajará para Maya en la importante empresa. Ambas ayudan a que la cinta sea divertida.

Por otro lado, el papel de Vanessa Hudgens, quien es la vicepresidenta de la empresa que contrata a Maya, se ve forzado desde el principio. Milo Ventimiglia encarna a Trey, novio de Maya, un hombre romántico y atractivo que la ama tal como es. Sin embargo, le falta carisma para estar al nivel de los galanes de las comedias románticas que enamoran al público.

La cinta de JLo no es buena, sin embargo, Jefa por accidente funciona para pasar un rato riendo.