A casi dos años de haberse unido al sonido de Oceanvs Orientalis, Concret (Trafic) y Jon Orve (GetMove) y gracias a la colaboración conjunta de Dynamic Waves, Project Sound y Tessel, Acid Pauli regresará a la Ciudad de México para deleitar a su público con lo que él mismo ha denominado “Acid Case”.

Con fecha del 11 de enero de 2019, el Foro Normandie será sede de temas como “Singing Game”, “New Morning” y “Mutron Melody”.  A partir de las 23 hrs,  los entusiastas del dance, house y deep house podrán disfrutar de un line-up de poco más de seis horas conformado por Acid Pauli, GejuThe Sorry Entertainer.

“Toco todo y disfruto del hecho de que no haya fronteras en la música”.

Desde sus presentaciones en Day Zero, Carnaval de Bahidorá y Burning Man, Martin Gretschmann ha dejado claro que su música es todo y nada a la vez, pues para este exponente de la escena indietrónica, el vocablo “géneros” no forma parte de su hablar y crear cotidiano.

Para el ex integrante de The Notwist, las disputas entre los que defienden a lo analógico sobre lo digital (y viceversa) son una forma simplista de ver la música y las formas de entretenimiento actuales. Desde su perspectiva, las mezclas de pop, dance y experimental son posibles gracias al software y a la buena vibra de la gente.

“Nunca he sido de esa clase de chicos que le hacen solamente a lo digital. Nunca soy dogmático. Siempre encuentro las ventajas de todo y lo combino”, Acid Pauli durante una entrevista con Billboard a mediados de 2017.

Ni fiesta ni festival

Además del trabajo que ha alcanzado con producciones discográficas como The End (2015) y BLD (2017),  el reconocimiento de Acid Pauli dentro del círculo de Nicolas Jaar, Damián Lazarus y Dj Koze se debe al ambiente místico que ofrece durante sus presentaciones en vivo.

Bajo la denominación propia de “Acid Case”, Martin Gretschmann describe una experiencia multisonora inspirada en la jungla. Después de que uno de sus amigos (Axel) le hiciera la observación de que los clubes clandestinos de Múnich eran ambientados por “Rebirth y su música ácida”, Acid Pauli optó por trabajar con sonidos naturales que oscilan entre lo cacofónico y armónico.

A su vez, la escena electrónica de los años 90 -por ejemplo Aphex Twin, Autechré y Mouse– inspiró al alemán a diseñar atmósferas que se caracterizaran por lo misterioso, lo abrumador y lo salvaje. Para él, combinar las ondas sonoras de la naturaleza con las ganas de bailar de las personas forma parte de la esencia de lo que en algunas ocasiones se puede escuchar en el Rote Sone, club del que es copropietario.

Al reconocerse a sí mismo como un sujeto con un  gusto particular por los músicos viajeros, Acid Pauli no tiene reglas o pasos a seguir durante los Dj-live sets o su proceso creativo. Su música se encuentra en una etapa de metamorfosis permanente y puede tomar como fuente a la composición de Leonard Cohen -a quien por cierto, Martin no ha podido encontrar sustituto para responder a la pregunta ¿Quién es tu artista favorito?- o melodías somnolientas, pues para Acid Pauli el estilo, los géneros y las formas no son lo importante ya que el valor de la música recae en sí misma.