Su Majestad Imperial Silverio nos hizo un espacio en su apretada agenda y dejó de picarse la nariz para hablar con nosotras sobre su año, sus proyectos y los desmadres que trae entre manos con su nuevo material.

¿Qué estuviste haciendo estos 5 años desde que sacaste el disco de Naylons?

Estuve haciendo un par de EPs, haciendo vídeos y tocando por todos lados. Fue un largo periodo entre sacar un disco y el otro pero no estuve ausente, estuve muy activo cocinando este material que se tomó su tiempo. El parto ya se hizo, vamos a empezar el año con nuevo material, que es lo que ya quería.

Ya necesitábamos sangre nueva. Es un disco bastante enfocado para el show en vivo; estuvimos pensando en los aborígenes a la hora de componer y lo que queríamos era subirle el nivel de velocidad y violencia al show.

¿Crees que en estos años tu sonido ha evolucionado o madurado, a lo que en un principio sonaba Yepa Yepa Yepa?

Pues no, cada disco tiene sus diferencias y particularidades. Este disco tiene su sonido, pero sí le quise poner más garra a la parte rítmica porque es una manera de inyectarle gasolina al asunto.

¿En dónde se filmo el majestuoso vídeo de “Fuga”?

En la salida a Pachuca: nos fuimos a filmar en 2 locaciones, una fue en el Estado de México y la otra fue Pachuca, que es la parte del Burro. Son 2 vídeos interconectados, una saga de dos partes.  El año entrante sale el vídeo de la otra canción.

¿Nos podrías dar un adelanto?

Sale mi madre.

¿Cómo es para tu mamá participar en un video tuyo?

Pues bastante peculiar, bien, muy bien pues se prestó para todas las pendejadas y chingaderas, así que no hay ninguna queja con ella.

No sé si escuchaste sobre el caso de Peter Murphy y su arresto en su propio show en Suecia… ¿Cómo crees que esta época en la que vivimos puede afectar en tu trabajo, ya que sabemos que un show de Silverio es sinónimo de ver huevos, escupitajos, cerveza volando y rayadas de madre?

Pues si no me quieren ver los huevos no paguen por ir, quienes se lo pierden son ellos. Para toda esa gente que les gusta el rock suavecito, pues Silverio no es una opción.

Aquí vamos a la guerra sin fusil. Encuentros con la policía ya hemos tenido.

Aparte me da la impresión de que los suecos y los europeos en general son mas delicaditos y pues sí se merecen una buena mentada de madre.

Tuviste unas presentaciones en Europa, ¿cómo fue entonces la experiencia teniendo ese público delicado?

La verdad tuve todo tipo de reacciones, en España son muy guerreros, están bien bravos para la fiesta… Dependía del país su reacción. Ahora que si te vas mas al norte como Austria o Suecia son mas delicadones, no es mi lugar favorito para tocar.

Cuando tengo que cruzar el charco nos da bastante hueva porque no se lo merecen, o sea pinche primer mundo de mierda.

Supongo no se disfruta un show tuyo como son realmente en México. 

La verdad por allá la gente está muy muerta, muy civilizados pero muertos por dentro, prefiero quedarme en este cagadero.

¿Tienes un diseñador de vestuario o de dónde salen esas ideas?

No, pues son mías, es ir a dar una vueltita ahí por las telas y elegir un par para los vestuarios. Lo planifico yo mismo.

Ahhhhh entonces Silverio tiene un lado diseñador.

Jaja, pues sí bastante bruto. O sea realmente no me dedico a coser, voy con un sastre pero yo elijo los  materiales y el corte, pero sí, tengo mi lado de diseñador de moda.

Para finalizar, si tuvieras que elegir una canción que resuma tu 2018 ¿cuál sería?

Ehhh, híjole qué complicado, jamas se me hubiera ocurrido… No sé ¿tú tienes una?

Ammm realmente no, jaja. ¿Quizás tu canción favorita de este año?

Pues la verdad casi no escucho música, pero de las que yo hice pues “Perro” fue un bombazo pero duró más del año y está en el top ten de las listas de popularidad de Silverio.

Entonces podemos decir que tu 2018 estuvo Perro…

Estuvo perrísimo.