Llegó diciembre y con él, los mejores eventos musicales de la bella urbe. Nosotras iniciamos el mes con las presentaciones de talento mexicano y del norte. Caradura prestó sus instalaciones para que cuatro bandas con propuestas diferentes dieran un show para los chilangos, mayores y menores de edad.

El bar abrió sus puertas a las 3pm, afuera ya había gente esperando dispuesta a disfrutar una tarde mágica con nuevos talentos. El show inició puntual. A las 4pm Deminerva apareció en el escenario y deleitó a los presentes con un set de cuatro tracks: “Intro”, “Víctima casual”, “Colores” y “Sobrenatural”. Los regiomontanos prendieron el escenario.

Más tarde DeLEÓN tomó el escenario. El quinteto conformado por Augusto Álvarez (voz/guitarra), Saúl Ortiz (voz/guitarra), Gabriel Álvarez (bajo/teclado), Gerardo Herrera (batería) y Kevin Carrizales (teclado) nos regaló poco más de media hora de rock alternativo. Las rolas que sonaron, fueron “Luces”, “Floreo en vela”,  “El príncipe de la noche”, “Ojos pardos”, “Canción de amor”, y para cerrar algo más romántico, “Contigo”. La energía de la banda prendió a la gente, quienes corearon algunas rolillas con ellos.

A mitad de tarde el cuarteto Pay de Nuez entró en acción con un sonido más fuerte que las bandas anteriores. Raúl, Alejandro y Omar llevaron a la tarima del Caradura todo el punk rock de Tamaulipas. Estos músicos dejaron todo en el escenario. En su repertorio incluyeron las rolas “Todo en este cuarto Alwazir”, “Olor a Flores” y “Complejos”.

A las 6:20 pm, tal y como estaba anunciado, la cereza del pastel apareció detrás del telón rojo del venue. Sí, estoy hablando de Alex Alanís, Armando Silva, David Salinas y Max Delgado, quienes conforman DRIMS.

Esta nueva banda mexicana que ha hecho ruido por ser parte del sello musical de “Arts & Crafts”. El Caradura estaba atiborrado y el público emocionado, y no podàin faltar las frases de bienvenida como “estas bien pinche guapo” o “hazme un hijo”, que seamos honestos le dan caché al show y sonrojan a los músicos.

Apenas sonaron los primeros acordes de “Sonrisa” y se escuchaban las voces de los que empezaron a corear. DRIMS nos regaló un set de once canciones,  entre las que destacaron “Calles”, “Flores”, “Jardín”, “Amanecer” y “Todas las chicas”. Y para culminar con este primer show en CDMX, finalizaron con “¿Qué nos pasó?”.