Cocó Cecé se presentará el próximo viernes 7 de diciembre en el Lunario del Auditorio para presentar su segundo EP. Con tan solo 21 años, y originaria de Cd. Juárez, hace unos años comenzó su aventura en la CDMX. Es una artista que quiere que sus canciones dejen una semilla y ayudar a las personas con su música. Con motivo de su próxima presentación, tuvimos la oportunidad de platicar con ella y conocerla un poco.

Lanzaste tu primer sencillo hace un par de años, ¿qué hacías antes de aquel suceso?

Llegué de Cd. Juárez a la capital con otra banda pero se desintegró. Nunca se llegó a concretar nada. La ciudad fue muy dura durante los primeros meses y todo se cayó. Los demás integrantes de la banda volvieron a Cd. Juárez, y no me quería regresar sin haber intentado algo de verdad. Fue difícil reencontrar el camino porque ser solista es un peso muy grande. No me imaginaba estar sola en un escenario y no estaba preparada para que toda la atención se dirigiera a mí. Sufrí bullying en la primaria y secundaria, entonces fue un paso difícil; un proceso de dos años de hacerme la idea, de cambiar mi entorno, de agarrarme fuerte y dar pasos firmes. En esos dos años estuve juntando dinero para el EP, estuve trabajando en una lavandería, en una panadería, en banquetes.

¿De qué hablan tus canciones?

Soy una artista que quiere ser realista, expresar realmente lo que vivo en mi proceso y compartirlo para ayudar a otros. Todos nos hemos sentido rechazados, compartimos lo mismo y a veces nos da vergüenza expresarlo. Decir “intenté suicidarme” o “he pensando en ya no estar aquí” nos da vergüenza (que nos vean débiles). Siento que en “Bestias de Ciudad” expuse mi debilidad, y si cada uno la reconociéramos, es un hecho que nos haría más fuertes. Somos humanos, reímos, lloramos, sin importar la generación.

Pensamos que somos el universo y en realidad somos moléculas al viento que tenemos que apreciar lo que nos hace vivir.

 

¿Por qué decidiste venir a la CDMX y no ir a Estados Unidos?

Creo mucho en la música en español, ahorita está agarrando mucha fuerza, queramos o no. El reguetón, por ejemplo, está abriendo una puerta muy grande en el mercado estadounidense sobre la lengua castellana, entonces la gente escucha el español. El trampolín de Latinoamérica es Ciudad de México. Además, los mexicanos somos muy amigos, es el público que te va hacer dar el salto porque es de hueso colorado. Yo hago esto por mí y todos los que están a mi alrededor. Todos estamos creciendo.

Cuéntanos sobre tu show del 7 de diciembre en el Lunario

Voy a presentar parte del nuevo disco, y voy a experimentar un show más grande con más músicos, con escenografía. Estamos echándole muchas ganas. Habrá versiones diferentes de las canciones, quiero que todos bailemos y brinquemos.

 

En tus redes vendes los boletos, no es tan común en todos los artistas que sean tan cercanos con sus fans, ¿cómo es la dinámica?

Para mí es una retroalimentación todo lo que me dice la gente, desde cómo me conocieron, por qué les gusta tal canción… me han llegado historias muy desgarradoras. Aprecio mucho que una canción haya ayudado de alguna manera o que haya cambiado el pensamiento. Me hice adicta a estar escuchando a los demás. Tengo ganas de ayudar.

He tomado la música como una ayuda, como algo que necesitamos. Es increíble todo lo que puede hacer una canción y eso me hizo acercarme a las personas. Me gusta hacer las dinámicas con poca gente para conocerlos, saber cómo están, etc. Me gusta mucho el contacto y saber que no soy la única que se siente de cierta forma. Me enfoco en la gente, en lo real.

¡No te pierdas su concierto, será irreal! Puedes ir por tus boletos a la taquilla del venue o comprarlos por acá.