El universo cinematográfico de Transformers regresa con una precuela titulada como el Autobot protagonista, Bumblebee. Protagonizada por Hailee Steinfeld (Temple de acero), la cinta se sitúa en 1987, poco tiempo después de que el planeta natal de los Transformers quedó destruido por una guerra entre los Autobots y los Decepticons. Por esta razón Bumblebee necesita refugiarse en la Tierra y protegerla de quienes destruyeron su mundo.

Charlie Watson (Hailee Steinfeld), una joven rebelde de California, está a punto de cumplir 18 años. Mientras está en busca de su lugar en el mundo, descubre a Bumblebee, quien aparentemente es un Vocho amarillo descompuesto. Después de repararlo, Charlie se da cuenta de que es más que un carro. Juntos deberán salvar el mundo de la amenaza de los Decepticons.

La película muestra una amistad pura entre Charlie y Bumblebee, lo que resulta conmovedor. Ella es la primera amiga humana de Bee, razón por la que se entiende que el Autobot se encariñe con la Tierra y sus habitantes.

Bumblebee es la segunda película que dirige Travis Knight (Kubo y la búsqueda samurái) y es una propuesta interesante. No se parece a las demás películas de Transformers dirigidas por Michael Bay (Armageddon), las cuales estaban llenas de efectos especiales, pero eran somnolientas y no lograban que el público sintiera empatía por los personajes.

En el filme de Knight, Bumblebee se presenta como el amigo que todos queremos: leal, divertido, cariñoso, tierno, protector. Hailee Steinfeld, como protagonista, fue una decisión acertada, pues logra transmitir el amor que Charlie siente por Bee desde que lo conoce. Ambos personajes son entrañables y el público logra conectar con ellos.

Para los amantes de la década de los 80, la cinta es una buena opción, pues la cultura de esta época se hace presente. Aparece la música de Bon Jovi, The Smiths, Duran Duran, Simple Minds, entre otros. De igual manera, se hace referencia a El club de los cinco, la icónica película de John Hughes.

Esta nueva cinta le da otra cara a la franquicia de Transformers. Con una historia simple logra cautivar y nos hace querer a un Bumblebee en nuestras vidas.