Horas previas a su presentación en Bajo Circuito, el team de CHIDASMX tuvo la oportunidad de platicar con los miembros de Vanavara. Se habló acerca del crecimiento de Querétaro como un lugar atractivo para los festivales, la importancia de las redes socio-digitales para la promoción de la música independiente, su más reciente material discográfico y las personas que los han inspirado y apoyado durante los últimos cinco años.

Desde la perspectiva de su guitarrista, Omar Reyes, Vanavara es una banda de la que pueden disfrutar todos los públicos. La mezcla de géneros que ofrecen sus dos producciones musicales –El Evento Tunguska (2016) y Como Es Adentro Es Afuera (2018) -, así como su extensa colección de covers y toquines caseros permiten que sus melodías y ritmos formen parte de las playlists de fans del pop y del rock. “Nuestra ventaja es que no estamos aferrados a un género. Somos mucha música. Somos un poco de todo”, apunta Omar.

Fue precisamente la fusión -de sonidos, estilos, ideas y lugares- lo que inspiró a Nacho, Charlos y Omar a formar una agrupación que se caracterizara por su dinamismo y la química musical entre sus integrantes. Además de encontrar la forma en la que tres personalidades y vidas cotidianas pudieran converger para dar como resultado canciones como “1.21 Gigawatts” y “Estrellar”, la consolidación de Vanavara como un proyecto con voz y sonido propios se debió en gran parte a las relaciones de intercambio y amistad que se forjó alrededor de los años en los que la agrupación ha estado activa.

Dentro de sus vínculos afectivos y profesionales más estables y significativos, los miembros de Vanavara reconocen a Manuel Castellón, Juan Zavala, Mario Bustamante, Seiji y Kenji Hino de Sierra León, pues además de contar con su apoyo y de haber compartido una grata experiencia en su estudio de Coyoacán, Omar declara que son una de las bandas con las que se identifican y toman como guía para sus proyectos.

Tocar a lado de puras bandas amigas-Rodeo Way, Jean Loup, IV Manos, Sierra León y Trying To Be Famous-, ha hecho que los integrantes de Vanavara le hayan dado un giro a la perspectiva que tenían de la música hace un par de años. Si bien en 2014 durante una entrevista con Núlea TV Nacho soltó el comentario de que la música podía llegar a ser elitista, el día de hoy reconocen que “todo depende”, pues aún y la industria prime artistas y materiales streaming, lo más importante es el respeto que se tiene hacia bandas que han logrado que la música vaya tan lejos como sea posible.

Desde sus inicios en 2013, los chavos de Vanavara han sido conscientes de que se encuentran en una lucha de distintos niveles. Con el lanzamiento de la primera mitad de Como Es Adentro Es Afuera, Omar, Charlos y Nacho asumen que el reto implica sorprender a sus públicos con propuestas diferentes -pero no alejadas- del sonido garage de “Ciudades Dormidas” y “Bajo el Sol”.

En palabras de la banda, “Luego para Encontrarnos”, “Correspondencia”, “Irreal”, “Desaparecer” y “Lo Que Lleva” forman parte de un periodo “más experimental”. Aunado a este cambio logrado a partir de la adquisición de nuevos instrumentos, el proceso creativo de Como Es Adentro Es Afuera se caracteriza por ser menos complicado, pues la lírica se basa en la filosofía de transmitir al público lo que ellos sienten y piensan de temas sociales o de las relaciones personales: “En este trabajo se oye una evolución. Estamos muy contentos con el resultado”

El escenario actual

Para los miembros de Vanavara, la importancia de festivales como Pulso GNP o el Potosino Music Fest recae en que plantea las posibilidades de que el talento local participe al lado de proyectos musicales de carácter internacional y que existan posibilidades reales de descentralizar los eventos culturales. “Antes no veías a bandas pequeñas en carteles grandes ni en horarios grandes”, señala Charlos respecto a la tendencia de considerar a Querétaro como una nueva plaza para la difusión y promoción de la música y las Artes Visuales.

Por su parte, es fundamental considerar que la apertura que se está dando en el interior del campo musical también se debe a las direcciones que están tomando las productoras, pues además de agrupar a talentos nacionales con bandas como The Horrors, The Vaccines y MGMT en los line-ups, toman en cuenta lo que se produce en Internet. Con los alcances de la tecnología en las actividades de la gestión cultural, el uso de las redes socio-digitales se ha vuelto un campo de oportunidad para propuestas locales.

Sin querer quedarse atrás y al defender la idea de que forman parte de una lucha constante, los chavos de Vanavara han tomado en cuenta la importancia que tienen plataformas como Spotify, Soundcloud, Facebook e Instagram y las consideran como un arma favorable para la promoción de su contenido. Para ellos, la venta física de la merch, así como el consumo digital de su música son “cosas que les benefician”. Con el fin de responder a las modalidades de consumo cultural, Omar detalla las formas en las que se puede estar cerca de su día a día: “Un blog de correspondencia que -con ayuda de URBN STUDIOS– actualiza las anécdotas, fechas de presentación, fotos y videoclips”.

Minutos antes de que Nacho pregunte “¿Tomamos Revolución?”, Omar recuerda nos recuerda que la música es lo más sagrado para ellos y que la consideran como una profesión en la que hay que esforzarse a diario. Con una despedida de “¡Gracias a ustedes!”, Vanavara nos invita a experimentar la energía de sus conciertos.