El mundo mágico de Harry Potter regresó a las salas de cine con la segunda entrega de la serie Animales fantásticosLos crímenes de Grindelwald se sitúa días después de la primera película. El mago oscuro Gellert Grindelwald escapa mientras lo trasladan del Ministerio de Magia de Estados Unidos hacia el Ministerio Británico. Día con día se hace más fuerte, pues reúne un ejército de seguidores, que desconocen por completo sus planes.

Meses después, Newt Scamander busca recuperar sus derechos como viajero internacional, que perdió después de los desastres en Estados Unidos. El Ministerio Británico le propone que trabaje como Auror y les ayude a encontrar a Credence Barebone, quien aparentemente es el último superviviente de un largo linaje de magos sangre pura. Después de rechazar la oferta, su ex profesor, Albus Dumbledore recurre a él con el mismo favor.

Newt deberá decidir si entra en una guerra contra Grindelwald para evitar que se apodere del mundo mágico. Relaciones del pasado cobrarán sentido en este filme, así como más datos de la vida de personajes icónicos del mundo de Harry Potter.

La cinta es protagonizada por Johnny Depp (El joven manos de tijera), Eddie Redmayne (La teoría del todo) y Jude Law (Sherlock Holmes). Fiel a las demás películas de la franquicia, los efectos visuales, el vestuario y el diseño de producción son lo que más llama la atención. El espectador ve el Colegio Hogwarts, los salones, los uniformes y siente la esencia de Harry Potter. Por otro lado las criaturas mágicas que aparecen en la primera película regresan y se añaden nuevas igual de bien logradas y con características que las vuelven entrañables.

Sin embargo, la historia es bastante plana y rebuscada. En Grindelwald se ve a un villano, que más que parecerse a Lord Voldemort, es un Hitler mezclado con Thanos (Avengers: Infinity War) y Bane (Batman: el caballero de la noche asciende). Esto revela falta de originalidad y hace que el personaje antagónico más importante de la serie no trascienda. De igual manera, la historia se vuelve predecible.

La cinta tiene algunos aciertos, pero, sin duda los desaciertos son los que la han castigado en taquilla. El filme anuncia que vendrá una tercera entrega de la serie, pero deberán construir mejor a los personajes y darle a la historia un giro inesperado. De lo contrario será mejor que terminen las películas sobre el mundo mágico de Harry Potter y permitan que el espectador se quede con lo que ya fue e hizo historia.