Hace unos días tuve la oportunidad de ver una puesta en escena que me removió por dentro. Lleva por nombre “Mujer Barbuda”, es el resultado de un proceso de reflexión e investigación sobre las mujeres en el circo. Se plantea una temática de género, que pocas veces se ve en los escenarios, y refleja una realidad que no solo se vive en las artes circenses, sino en la vida cotidiana de muchas mujeres.

Entrevisté a 8 de los talentos que realizaron de manera colectiva la obra, ellas son: Mayan Salgado, diseño de iluminación; Irazema Hernández, actriz; Carolina Cañas, todóloga circense; Andrea Contreras, estudiante de comunicación y artista circense; Paulette Parra, arquitecta y bailarina de danza contemporánea; Celeste Díaz, creadora escénica y periodista; Valeria López, gestora cultural y por último, Viridiana López, gestora y asistente de producción. Esto es lo que nos contaron:

Mujer Barbuda_1

¿Qué les motivo a participar en Mujer Barbuda?

Paulette: Me gustó que era una convocatoria más abierta, en general en las artes las cosas se vuelven específicas, cerradas, círculos pequeños, se segrega mucho. Sentí que la convocatoria era más inclusiva, accesible y con una comunicación más cálida.

“En total se postularon 27 mujeres, cuenta Valeria López, había un espacio para 10, al final 13 porque había perfiles muy buenos”. Contrario a lo que buscan las convocatorias tradicionales, Mujer Barbuda no solamente quería a mujeres especializadas en una disciplina, sino que pudieran transitar por otras como teatro, danza, etc.

Nuestra mayor capacidad de unión ha sido ser víctimas de situaciones de injusticia

¿Cómo fue el proceso de creación?

Irazema: Reflexionar sobre las mujeres en el circo actual es expresar las problemáticas y experiencias que tenemos, qué cosas positivas hemos vivido, a partir de ahí, mediante el diálogo, la interacción y otros ejercicios construir la propuesta.

“Teníamos una charla colectiva de retroalimentación, de qué habíamos visto en los ejercicios y en que nos identificábamos, y en que cosas era “yo también lo he vivido”, temas que se abrían a la reflexión. De esas charlas surgían nuevas ideas que se llevaban a la escena”, comenta Mayan.

 

¿Cuáles son las problemáticas que las mujeres viven en las artes escénicas?

 

“La maternidad, durante el proceso de gestación tu carrera se interrumpe por meses o años, y eso es muy marcado dentro de las becas. Para tener apoyo del gobierno debes declarar una trayectoria laboral ininterrumpida, entonces si eres mamá ya no puedes, es una indicador muy importante”, opina Paulette.

Celeste por su parte piensa que las poblaciones vulnerables que han sufrido injusticias tienden a tener una unión mucho mas fuerte. “Los hombres no han sufrido injusticias en ningún ámbito, pero en cambio las mujeres tenemos la capacidad de unirnos porque hay una solidaridad entre nosotras y una necesidad de crear una red de apoyo, de crítica y de denuncia ante procesos paternalistas que se han adueñado de la escena”.

Para Andrea, es un tema de imagen, “tienes que verte de alguna manera, en ocasiones dejé de comer y muchas chicas me dijeron yo también. En un hombre lo que llama la atención de su número es su número, no como se ve. Cuando vas a vestuario te dicen vas a usar esto, tienes que salir con tangas, tienes que sacar el lado sexy, el lado femenino, siempre se está esperando que te veas de cierta manera y a veces ni siquiera te piden gran complejidad de técnica”.

Mujer Barbuda_2

Hay mujeres que permiten que algunas problemáticas sigan sucediendo ¿charlaron sobre esto?

Paulette: Coincidíamos en que la mayoría éramos mujeres que no nos llevábamos con otras mujeres, eso fue raro cuando empezaba a expresar “con mujeres no me llevo”, y estábamos en un proyecto donde por primera vez éramos puras mujeres, nos dimos cuenta que mucho de eso que se da entre nosotras. Nosotras mismas nos bloqueamos, nos ponemos el pie, criticamos, señalamos, etiquetamos. Estuvo padre saber que aunque todas estábamos en esa posición de “yo no me llevo con todas las mujeres” nos abrimos y dijimos sí lo podemos hacer, nos podemos apoyar y aprender, fue muy rico ver esa diferencia y darse cuenta que es una idea, un prejuicio.

“Además, hay muchos casos donde son mujeres las que dirigen compañías y hay una cuestión de tener que masculinizarte para generar respeto”, agrega Valeria. “No es una cosa de abuso de poder sin una necesidad o causa aparente, sino que el hecho de que vayas a un lugar y tener que actuar como hombre para hacerte ver y escuchar es muy desgastante”.

¿Estas situaciones solo se viven en ciertos círculos?

Carolina: Creo que lo que lo que pasa es que no es el tipo de conversaciones que tengo todo el tiempo. En este espacio sentí que era escuchada, sentí la empatía. Me di cuenta que al coincidir tanto sí era algo que le pasaba a todo el mundo y es una cuestión real de opresión sobre la mujer.

Paulette.- tampoco quieres andar como víctima y justificarte que por eso tal vez no haces algo, entonces tomas una postura diferente.

“Hay gente que no lo dice pero creo que todas las mujeres que nos dedicamos a la escena nos ha pasado algo por pequeño o grande, y tal vez no se ha comunicado porque hay que encontrar los espacios para comunicarlo, si no va a parecer un discurso feminista, hay que encontrar como llegar a la audiencia para que no sea solo una queja, si no exteriorizarlo de otra manera”, agrega Caro.

Andrea: Son temas que no se tocan. Uno de los números más fuerte que a todas nos causó un hoyito en el estómago fue el de Meztli, en el que todas les gritamos los consejos que nos dan como mujeres; y son cosas que te dicen todos los días y no en mal tono, es algo cotidiano, como una preventiva, de ninguna manera salimos a quejarnos si no exponer que es esto que no sucede, y son temas que no va a ver en un espectáculo tradicional.

Mujer Barbuda_3

¿Hay denuncias de acoso o abuso hacia las mujeres en el circo o teatro?

“Hay un movimiento, acciones concretas para hacer visibles casos de acoso, porque es algo que se tiende a normalizar; nos dicen ¡ay estás en teatro, siempre pasa!”, comenta Irazema.

Incluso se han problematizado las prácticas del mismo teatro, agrega Valeria. Se aceptaba que hubiesen tocamientos, ejercicios violentos porque “es parte del teatro”. La Liga Mexicana de Mujeres de Teatro, denuncia el acoso. En el circo también hay historias similares que tienen que ver con los entrenamientos y tocar el cuerpo del otro.

Paulette: En danza yo no escucho que haya comunidades para defenderse y es muy competitivo, muy personal, nos guardamos muchas cosas. Hay problemas serios con el peso, con la figura, con la competencia. Hay muchas cosas que además acoso, que sí lo hay; también genera presión. A veces nos median con una máquina la grasa que teníamos en el cuerpo.

“No lo dices y eso es violencia”, dice Carolina. “Siempre es crítica constante hacia el cuerpo y se normaliza”, complementa Andrea.

¿En tema de salarios, hay diferencias?

Celeste: Igual no en salarios pero sí en becas. El porcentaje para hombres es mayor, y en los jurados, las mujeres son mínimas. La probabilidad de tener un sueldo decente se ve disminuida solo porque eres mujer y no vas a tener una posición de poder porque no sabes manejar dinero, porque eres débil; viene un poco más de arriba, porque nosotras estamos en la parte más baja de la cadena.

“Una de las cosas que estuvimos trabajando fue revisar todas las actas del FONCA, desde 2003 hasta 2017, viendo tanto ganadores como jurados. El dato que llamó la atención fueron los jurados, los hombres han sido jurado más de 30 veces y sólo 7 veces han sido mujeres. No se consideraba a las mujeres capaces de tomar decisiones en un jurado, en un proceso de asignación de becas. Ellos decían es que las personas que seleccionamos hacen de todo, y no hay muchas mujeres que se desempeñan en tantas cosas, son hombres quienes tiene perfiles más completos”, comparte Valeria.

¿Qué sigue para “Mujer Barbuda”?

Varias personas nos plantearon continuar con las funciones. Buscar espacios donde se pueda implementar esta charla con el público, y que el próximo año se haga el segundo encuentro; en una versión de festival, de presentación de propuestas de mujeres.

Mujer Barbuda_4

Mencionen una palabra con la que se identifican con el proyecto…

Carolina, fuerza.
Mayan, equipo.
Andrea, sororidad.
Paulette, inclusión.
Irazema, descubrimiento.
Celeste, poder.
Viridiana, pasión,
Valeria, ternura.

Si quieres conocer más de este proyecto visita Anarama Investigación y Gestión Cultural AC.