Sábado por la noche: la ciudad se sentía tranquila, vacía y no era para menos, mucha banda estaba en el Corona Capital, mientras algunos nos encontrábamos esperando a Ghetto Kids & Friends.

Cerca de las 9:00 pm comenzó el acceso a Sala Puebla, yo esperaba mi boleto y mientras esto pasaba, saludamos a Chicles y a Luis (Ghuetto Kids) cuando iban accediendo al venue. Los carros llegaban al lugar con papás que daban indicaciones a sus hijos, adolescentes que veías con ombligueras, pants o bombers. Imaginar que en mi época de secundaria tenía más que prohibido asistir a un perreo porque, o eran en zonas o con banda bien danger, y ahora, bendito el tiempo y la apertura por estos espacios más amigables para poder bailar y pasarla bien.

Trïp trïp, con sus beats que recuerdan a un house lento y un poco de trap, fueron los encargados de abrir el escenario para empezar a prender a la banda. El foro apenas llegaba a la mitad de su capacidad y veías en la zona VIP a familias enteras.

Afuera de Sala se sentía el retumbar de las sonidos graves. Originarios de Monterrey, Los Dutis subieron al escenario para prender a la banda con su mix que sin duda fue un viaje hacia los 2ooo. Muy al estilo de Acapulco en sus tiempos de la “cuna de la fiesta”, reventaron el lugar; incluso nos tocó ver como una chica realizó un split apenas entrando al recinto.

El güero de las rastas comenzó su presentación. Acompañado por un elenco de bailarines, Chel Maya nos compartió varios de sus éxitos, entre cambios de ropa y las coreografías de sus acompañantes. Un descanso para quienes bailamos recio mientras sonaba “Aquí estoy yo…” coreada por todo Sala mientras Chel se despedía de los asistentes.

Maw BB salió con un overol de mezclilla playera amarilla -como minion- y con una energía impresionante que mantuvo de principio a fin. Su mix fue una fusión de géneros pop con reggaeton del viejito como el de Daddy Yankee o Don Omar y rolas actuales como Taki Taki. También nos regaló algunos pasos de baile donde pudimos enamorarnos un poco más de él.

Fue el momento de Alan Rosales: también iba acompañado de dos bailarinas que seguían el set lleno de tribal, un poco de A Trible Called Red y los ritmos guapachosos de cumbia. En el escenario se dieron lugar algunas colaboraciones, como la de Chel Maya con “Ella”. Se pudo sentir nuevamente un respiro entre los asistentes que ya transpiraban al ritmo de la música.

Llegó el momento en el que se presentaban los anfitriones… se apagaron las luces y parecía que había problemas técnicos, los ingenieros iban y venía, dando señales desde el escenario. Al final, la pantalla se encendió y aparecieron Luis, Chicles y Pony. La banda no paraba de gritar, quería todo el power de estos tres.

“Está chido, pero está bien ñero, pero está mundial, pero es bien mexicano”, así le dijo Luis a la chida Del Mal en la entrevista que tuvieron y sí…  Su presentación fue una locura: entre la impresión que nos dejaron sus bailarinas, lideradas por Majo Espinoza (Twerk Booty Jam), y la fiesta familiar porque te encuentras a los amigos de antaño -encontramos a mucha gente que conoció desde morritos a los integrantes de Ghetto y que se sienten muy orgullosa de verlos crecer en el escenario-.

También hubo colaboraciones y la presentación de nuevo talento. Además fue muy curioso ver a los papás con sus hijos bailando, y una que otra tía ya sentada pidiendo clemencia para ya irse a dormir, esperamos que hayan descansado. El momento de culminación fue cuando Luis agradeció a todos por asistir y pidió al demás talento una selfie del momento. No todos nos vemos, pero estábamos ahí.

Noche épica CDMX Ghetto Kids & Friends 😍😍😍🏌🏽‍♂️🏌🏻‍♂️🏌🏿‍♂️

Posted by Ghetto Kids on Sunday, November 18, 2018

Happy se quedó en el escenario dandole a su mezcla de high energy, con un poco de dembow y ritmos caribeños para prender nuevamente a la audiencia, que poco a poco empezó a mermar… pues ya pasaban de las 2 de la mañana.

“Ven, ven, ven pégate…” que la fiesta no acaba y fue el momento de Uzielito Mix que, con su mix de reggaeton no tan conocido y otro más comercial, nos puso nuevamente a mover las caderas para cerrar con el amanecer a la vuelta de la esquina.

 

¡Gracias Ghetto Kids & Friends por ponernos a bailar toda la noche, queremos verlos el otro año también!