Nos lanzamos en Turibús a conocer los más de 50 murales que llenan de color, orgullo e inspiración la Central de Abasto (CEDA), el mercado público más grande del mundo.

En 2017, un grupo de chavas súper rifadas tuvieron la idea de inyectarle vida y color a los muros que resguardan las toneladas de fruta, verdura, carne, legumbres y diferentes productos que recibe la CEDA, provenientes de todos los estados del país, diariamente.

Los murales que engalanan dicho mercado fueron realizados por artistas, nacionales y extranjeros, con la donación de Pinturas Osel, quienes se sumaron al proyecto este año.

Las temáticas de los murales reflejan la vida de más de 90 mil personas que trabajan ahí y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 de la ONU, aliado del proyecto.

Después de conocer las cifras de mortalidad en mujeres durante el parto, el artista Totoi Semerena, realizó un mural inspirado en aquellos infantes que no tuvieron la oportunidad de crecer con su progenitora.

El crecimiento de Central de Muros se ha enriquecido gracias al apoyo de marcas como Qualitas Seguros, Pinturas Osel, Zoe Water, Dulces Vero, la Alianza Francesa y por supuesto el respaldo de Sergio Palacios Trejo, Administrador General del Fideicomiso de la CEDA.

Para finales de noviembre iniciará la tercera etapa de este gran proyecto donde el número de murales llegará a 100 siendo el cambio climático y la migración los temas base para los artistas.
“Este mercado mayorista será la galería de arte al aire libre más grande del mundo”, comentó Itze González, fundadora de Central de Muros.

Con más de 7 mil metros cuadrados de murales la Central de Abasto se consolida como un polo turístico y cultural en la Ciudad de México, ¡no se lo pueden perder!