Fotos Miniipily

Esperamos más de tres horas, pero valió la pena. La Mala Rodríguez prendió la fiesta de Phono en Warehouse. La noche comenzó fresca y con un poco de lluvia, pero el calor fue subiendo poco a poco con cada trago y cada rima.

BrunOG fue el telonero de la noche, encargado de calentar motores mientras los asistentes disfrutaban de una barra libre en un lugar lleno de luces fluorescentes. Después subió al escenario Hadrian, cuya fuerza y peculiar estilo terminaron de encender el ambiente.

Era casi media noche y el lugar era casa llena, todos estábamos ansiosos por escuchar a La Mala.

La reina del rap se apoderó del escenario. Con tremenda actitud y mostrando sus curvas, abrió su show cantando “Gitanas”; acompañada de sus bailarinas que durante toda la noche no pararon de mover la cadera.

Mala Rodríguez puso a todo el mundo a cantar y bailar al ritmo de “La niña”, “Quien manda”, “Por la noche”, “Tengo lo que tu quieres”; y sí, la banda quería más.

También interpretó su más reciente sencillo “Contigo”, una rola que muestra una transformación en el estilo de la sensual rapera.

Cuando su voz y sus rimas calentaron el ambiente, la andaluza calmó el fuego lanzando chorros de agua con pistolas de plástico mientras cantaba “Mátale”.

La bruja del hip hop cerró el show con un agradecimiento muy singular: “gracias a ti, a ti, a ti, y a ti y a todos por estar aquí”, repitió una y otra vez mientras se despedía de sus fans.

Su carisma y la presencia de su voz siguieron desbordando los corazones y los oídos de los afortunados que pasamos una noche con la Mala.