Maura Rosa acaba de estrenar su disco Cama en la Sala y es una de las cosas más bellas que existen en este mundo. Ya, es muy fácil decir que tal o tal cosa es lo más lindo pero es que de verdad la música de Maura es de esos sonidos sutiles y mágicos que te hacen parar de repente lo que estás haciendo a escuchar con cuidado.

Cama en la Sala es justo como el título se siente: una cama que no está donde debería pero que al mismo tiempo está en el lugar preciso. La primera vez que vi a Maura tocar fue en el Cine Tonalá de Tijuana y recuerdo estar emocionada de escucharla desde antes de que empezara el show, aunque mi nivel de fangirling y el de mis amigas fue aumentando con cada nota. No todos los días ves a alguien en el escenario desprender tanta magia y tanta paz. Así que vayan a escucharla porfi, se van a enamorar tanto de ella como nosotras lo estamos.

¿Cuál era tu película o caricatura favorita de pequeña?
Mi caricatura favorita de mi niñez también es la primera que se implantó en mi banco de memorias: Batman The Animated Series de Warner Brothers. La obscuridad de su atmósfera me inspira hasta este día.

¿Qué música has estado escuchando?
Ruby Haunt, definitivamente es mi banda favorita de este año.

¿Qué cosas de la vida cotidiana te hacen más feliz?
Encontrar un aguacate en su madurez perfecta. Pavimento liso debajo de las llantas de mi bici. El silencio de las calles de Tijuana los domingos por la mañana. Barrer mi hogar y escuchar la escoba raspar los azulejos.

¿Cuáles son tus libros, revistas o zines favoritos ahora?
Ahora mismo estoy leyendo El Profeta de Kahlil Gibran. Lo estoy tomando a sorbos. No quiero que se me olviden ningunas de las enseñanzas que brinda.

¿Qué es lo más emocionante de Tijuana?
Su crecimiento. Siento que la estoy viendo pasar de ser una niña, a ser una adolescente rebelde y terca en querer ser más de lo que se le etiquetó.

¿Cuál fue el primer disco que compraste?
Eminem – The Slim Shady LP

¿Cuál ha sido el concierto más divertido/interactivo al que has ido?
Un concierto de VNV Nation en Wisconsin. Fue en una noche sumamente helada. No tenía amigos en esa ciudad, así que fui sola. Pero, durante esas dos horas me sentí como en familia. Todos estábamos tan felices de estar calientitos, dándole todo nuestro amor a los ídolos en el escenario. Fue como ir a una misa sagrada.

¿Cuál es un talento especial que tienes?
Sé cocinar unas lentejas muy buenas.

¿Cuál es tu dulce favorito? Y tu cerveza
¡Mazapán. Mazapán. Mil veces, mazapán!
Estos últimos años de mi vida no he visitado la cerveza… prefiero un buen whisky.

¿Qué haces para re-conectarte contigo misma?

Respiro. Recuerdo que si no fuera por esa acción tan simple, dejaría de estar aquí y ser yo en un instante.

¿Cuál es tu sueño imposible?
Ser lo suavecito de un pan recién horneado.

¿Qué es lo que te atrae (más te llama la atención) de la gente cuando la conoces?
Cuando siento que también ven lo hermoso en lo absurdo de estar vivo.

Cuéntanos de tu disco y la historia de algunas de las canciones
Las canciones del disco partieron de experiencias reales, pero de ahí se han ido a tantos lugares. Ahora están muy lejos de donde comenzaron. Son multidimensionales y me dicen cosas nuevas, mientras más vuelan en el aire. Ya tienen sus propias historias que no tienen nada que ver con la realidad de la cual partieron.

Igual y las estoy idealizando, pero pues, yo soy su mamá así que siempre estaré orgullosa de ellas y su valor en escogerme a mí como su canal de entrada a este mundo.

¿Qué es lo que más disfrutas de trabajar con tu banda?
La hermandad. Son mi familia. Amo verlos sonreír. Amo sonreír con ellos.

Texto por María Medusa

Fotografía por  Violeta Rosete y Santiago Palos