Saber reírse de una misma y de las cagadas que suceden en la vida, es todo un arte.

Por eso, entrevistamos a Corina del Carmen y Areli Marquina “La Mala”, que son parte de StandUperras para hablar de su humor desbocado entre otras cosillas, previo a su presentación en el teatro bar El Vicio.

¿Cómo surgieron como colectivo?

Iniciamos nuestras presentaciones primero separadas, pero posteriormente, participamos en el Festival de Cabaret bajo el concepto de un grupo de morras feministas y cansadas de los mismos chistes misóginos y racistas que hacen en el stand up.
A partir de entonces, nos empezaron a invitar a diversos foros y fue que empezamos a trabajar en conjunto en 2017.

 

Dentro de la dinámica del stand up, ¿qué tan difícil ha sido para ustedes posicionarse?

Pues para nosotras hay un nicho, porque en el stand up la mayoría son hombres que usan, casi, siempre los mismos chistes; y en las presentaciones que hacemos hay más mujeres. Pasa lo contrario, que en nuestros shows, las morras no son acompañantes, ahora son los batos  los acompañantes de ellas. Aquí, las chavas son las protagonistas, lo que da más libertad de poder reírte en serio porque en un show mixto, es más difícil que una morra se ría de un chiste que hable, por ejemplo, del aborto, porque hacemos los chistes desde nuestro lugar como mujeres que también han sido atravesadas por la violencia o por diferentes experiencias que sólo las mujeres, tenemos y que al final nos causan risa, porque son situaciones cotidianas.

Esto también ocasiona incomodidad en ellos, porque a lo mejor se sienten aludidos…

¿Cómo fue que cada una incursionó en esto?

Todas salimos del taller de Gloria Rodríguez  aunque no todas nos conocimos en la misma generación. Ella es una comediante súper chida que lleva 10 años haciendo stand up en México.

Estudió letras y hace un taller súper completo, en el que imparte los géneros de la comedia, te enseña en qué género se ubica el stand up, da herramientas teóricas, te hace escribir mucho y para cerrar el curso, te da la estructura del chiste y tips además que te ayuda a armar tu rutina.

¿En que se basan para construir los chistes de sus presentaciones?

Primero, que somos feministas, lo cual nos permite reírnos de los estereotipos que se nos imponen por ser mujeres gordas, morenas, lesbianas sin caer en las humillaciones por ser así. Hay una diversidad que va más allá de la de Sofía Niño de Rivera, que hace chistes sobre los pobres cuando los pobres somos la mayoría, por eso nuestro stand up es más cercano a la realidad cotidiana y no la de unos cuantos.  Para hacer stand up , un buen stand up se requiere reírte de eso que te hace enojar de la vida en lugar de hacerlo desde una pose amargada o de algo que muestre tu racismo, lo haces desde lo que te caga. Las feministas tenemos mucho que nos caga de la vida entonces podemos reírnos de un montón de cosas porque todo está chueco para nosotras.

Además de StandUperras, ¿tienen otros proyectos?

Cada quien hace stand up por separado o a veces, dos de nosotras. De pronto, invitan sólo a una porque ya hay otras personas en el programa. Así cada una tiene diferentes proyectos. Por ejemplo, Cynthia -que estudio danza-, da talleres danzas íntimas, que es para sanar las violencias. Sara está más de lleno en el stand up, hace show en diversos foros. Tamara, pues acaba de escribir  “Amiga, date cuenta” y anda en la gira de presentación de su libro; Mala canta y estudia. Yo, -Corina-, soy godín de la comunicación. Llevo la comunicación de una organización civil. Así, cada una tiene actividades diferentes que también sirven para desarrollar temáticas para el stand up.

A muchas mujeres no les gusta asumirse como feministas porque temen que las llamen “feminazis”, ¿qué se puede hacer desde el humor para cambiar esto?

Que hay una necesidad de cambiar nuestra realidad. Es exponer los problemas que enfrentamos, decir de otra forma, las cosas que aún nos causan pena o miedo. Porque la realidad es que tampoco hay espacios para levantar la voz y decir “¡está mal esto!”.

Hacer esto nos ha permitido hablar de todo aquello que nos han dicho que nos callemos, porque una debe ser linda y no decir lo que incomode al otro. Queremos hacer eco de las voces de otras morras a las que todavía les da miedo decir lo que está mal, reírnos de ello es manifestarlo, ser como un espacio donde convergen diversidad de ideas, donde puedan ser dichas y escuchadas, porque es más difícil ser revictimizada si se habla de lo que nos pasa, desde el humor.

 

StandUperras se presentará el 31 de octubre en el Teatro bar El Vicio , y serán amadrinadas por la también standupera, Adriana Chávez.
El costo de la entrada es de $200 pesitos y están disponibles en Boletópolis, pero si los compran directamente en la taquilla antes del día del evento, les hacen un descuento del 15%. Así que no hay pretexto para que no caigan y pasen un buen rato.