Por Eugene
Una de cada nueve pequeñas empresas que se crean en México desaparece en los primeros cinco años. Esto es una realidad que para muchas personas es desalentadora, mientras que, para otras, como estas dos chicas detrás del arte con actitud y gratitud -que encierra el nombre de su organización- ejemplifica un gran reto y toda una oportunidad de otorgar el valor del que se ha ido despojando el arte mexicano.

Arttitude es una empresa que va abriéndose camino desde hace dos años a nivel global, llevando el arte de comunidades, donde difícilmente llega el turismo, de Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Nayarit, Michoacán y Puebla -con seres profundamente creativos- a quienes habitamos junto con ellos el país. Tienen en mira llegar a posicionarse como un grupo de embajadoras del arte mexicano a nivel mundial dentro de cinco años. Al replantear la importancia de acercar las tradiciones del arte milenario se dieron cuenta de algo específico que guiaba el proyecto: trabajar con comunidades.

Sandra, artista decorando dije en forma de corazón con la imagen de Frida. la perrita rescatista

En este sentido de buscar ser la plataforma que impulse el ímpetu de aquellos que luchan día a día por continuar compartiendo la herencia de nuestra mística cosmovisión, las chicas de Arttitude no se cansan de direccionar todos sus esfuerzos con la intención de empoderar a sus proveedores. Ser ese intermediario entre los artistas y la sociedad; es la labor que se disponen a cubrir desde la conjunción de la autonomía, la expresión cultural libre y el replanteamiento de formas de existir a unas mucho más dignas de reconocimiento.

El comercio justo y sustentable va de la mano con toda esta carga de valores que sustenta la historia detrás de su emprendimiento. Cada pieza se encuentra llena de unicidad, talento y profundo amor que le transmite quien la elabora. En ellas va un pedacito de identidad nacional e historia que fácilmente han sido desplazadas por otro tipo de preferencias que actualmente lideran el gusto imperante de la sociedad.

Celestino, artista originario de Nayarit, junto a su nueva obra

Ahora, todo suena muy bello, pero ¿realmente es rentable? ¿puede existir una empresa que impulse el crecimiento de otros y acercar la cultura a otros tantos que no convivimos tan de cerca con ella? Sí, lo es. Es tan posible y tan valorado el profesionalismo de esta marca que los productos se encuentran ya en varias partes del mundo y empresas se interesan por realizar adquisiciones de tan bellas piezas (las consentidas son los alebrijes).

Como todo emprendimiento, los retos y miedos están latentes. El primero se refiere a lo mal pagado que es el arte popular, cosa que no es desconocida para la mayoría. El segundo a la construcción de puentes y redes de confianza entre productores que han sido víctimas constantes de abusos por compradores anteriores. En esta nueva manera de hacer negocios se deja de lado esa versión de “comercio justo” entendido desde el asistencialismo. Los artistas mexicanos son seres capaces, con toda la intención de ser reconocidos como profesionales en su labor.

El arte les permite a los artistas continuar viviendo en armonía con las creencias que anteponen a los seres de la naturaleza como sus principales referentes. Dijes en forma de corazón, carcasas para celular con ojos de venado propios del gran hermano en la cosmovisión wixáricas, colibríes, pashminas, tapetes, cojines, alebrijes y mucho más son unas de las cuantas piezas que en estos momentos recorren el mundo por su belleza y la potente historia que encierran.

Dijes, maseta y alebrijes de artesanos mexicanos

Existe una gran fuerza detrás de estas dos chidas mujeres que no han perdido la fe y continúan echándole todas las ganas al proyecto que han ido levantando desde el compromiso dentro del modelo de negocio consciente. Cada vez las metas van siendo más exigentes y el sentimiento de responsabilidad por alcanzarlas y multiplicar los impactos que reafirma.

Así que, ya lo sabes: apoya el comercio justo, infórmate de qué existe detrás de los productos que adquieres y dale una oportunidad a las nuevas opciones conscientes que te acercan cultura, esfuerzo y mucha fuerza por levantar a México. ¡Date el rol por sus redes y conoce más al respecto!