Desde el momento en el que Marino, Alex y Beto salen al escenario, se siente un verdadero chingadazo de energía.

El cariño con el que los reciben sus seguidores en un espacio como el del Lunario es realmente abrumador. Entre gritos, chiflidos y unas que otras gotas de cerveza en el aire, comenzaron los guitarrazos y la poderosa batería de Beto, a quien siempre es un gusto ver en acción, ya sea con Chingadazo de Kung Fu o con Seguimos Perdiendo.

La noche en el Lunario fue tan especial para CHDKF que lograron convertirla en una noche especial para todos.

Su familia y amigos más cercanos estuvieron presentes para verlos; pero la emoción de Marino llegó a todos nosotros, haciéndonos sentir como parte de sus amigos más cercanos.

Después de media hora de música, anécdotas e historias de la banda, yo ya sentía como si hubiera vivido con ellos el proceso de CHDKF.

Además de la emotividad de Marino, quien compartió con nosotros un momento muy íntimo y personal: la reconciliación con su mamá después de meses de no hablarse. La chispa y el carisma de Alex te hacían sentir entre compas, con pura buena onda y cábula de la chida.

Además de que todos sus amigos estábamos viéndolos y celebrando con ellos el éxito de la banda, también invitaron a compas en el escenario, los primeros de la noche fueron Chucho y Lalo de Los Pandilleros, quienes los acompañaron en la canción ‘Cocaína’.

La segunda gran sorpresa de la noche fue cuando PePon de Seguimos Perdiendo los acompañó en dos canciones. Fue un momento muy especial para la banda, pues estaban compartiendo con uno de sus músicos favoritos ‘Sigo Perdiendo’, una canción que evidentemente estaba inspirada en la legendaria banda.

También fue un gran momento para quienes compartían el gusto de CHDKF por Seguimos Perdiendo, ya que se formó una fusión entre ambas bandas y nos regalaron una versión muy especial de “Nena Boba“.

Uno de los que no podía faltar en el escenario, pues fue uno de los que alentaron a los integrantes de CHDKF a continuar con el proyecto y hacer su sueño realidad (y convenció a Alex de salir de gira), es Gastón Espinosa, mejor conocido como LNG/SHT, a quien los fans recibieron al coro de: “llaves, teléfono y cartera”, y que los acompañó con el bajo en “No Me Importa“.

Desde que comenzó el concierto, una vibra de juventud se apoderó de mí pues el sonido happy punk me regresó automáticamente a cuando iba en la prepa.

Este sentimiento terminó por reforzarse cuando invitaron al escenario a Erik Canales de Allison a cantar con ellos “Tú No Me Dices Que Hacer”.

La noche terminó como empezó, con muchos aplausos, chiflidos, diversión y happy punk.

CHDKF son la muestra de que todo se puede lograr y que con el apoyo de la familia y los amigos va a salir doblemente CHINGÓN. Esta gratitud la tienen muy presente y logran transmitirla a un nivel que te llena de emoción. Eso quedó demostrado en el intermedio, cuando los papás de Alex, Marino y Beto tomaron el escenario y podía sentirse el cariño y apoyo por todo el Lunario.

Es por eso que siento a Chingadazo de Kung Fu como un verdadero putazo de cariño, talento y mucho happy punk.

Además de mostrarse agradecidos por todo el apoyo que han recibido, los vatos de CHDKF devolvieron ese apoyo a bandas como Seis Pistos y Nadie Escucha que abrieron el concierto, y que nos dejaron en el mood perfecto para recibir a Chingadazo de Kung Fu como se lo merecían.

Galería: