Por Karen Foster

Fotos Eduardo Magaña

¿Recuerdas cuándo fue la primera vez que escuchaste a tu  artista favorito? Yo sí, iba en el último año de prepa, teníamos una hora muerta, salimos por un cigarro, y los chicos malos de la esquina hicieron sonar “Mantecado de coco”. Ahí le puse soundtrack a mi amor de preparatoria. Y conocí a Álvaro Díaz.

Moría de ganas de ganas de que llegara el viernes. SALA esperaba por los fans que corearíamos las canciones del boricua. El escenario iluminado con una luz naranja que a los pocos minutos se apagaría para dar inicio al show con “Groupi love”.

La emoción me gana cuando suena “Carro rápido”, sin dudarlo, comienzo a corear la canción y así sería toda la noche. Había canciones nuevas por escuchar, como: “Mala” y “Siempre”. La noche apenas comenzaba y no era solo un éxtasis (delirio) auditivo, también visual.

Alvarito Díaz moviéndose sobre el escenario con su chamarra de mezclilla, jeans negros ajustados, una playera negra de “Lv Ciudvdv” y sus lentes de sol.

A pocos minutos de comenzar el concierto el ambiente comenzaba a sentirse cada vez más acogedor, todos estábamos ahí dispuestos a quedarnos afónicos por corear todas las canciones y mostrar nuestros mejores pasos de trap.

Perdí a mis amigos por un momento, al escuchar: ”Yo la conocí en un website (…)” como si fuéramos imanes nos encontramos entre el público para disfrutar de la canción.

La noche seguía y una de las canciones nuevas se haría sonar, ya nos sabíamos el coro antes de que saliera la canción, pues se filtró. Alvarito nos pediría que posáramos como lo hace en el video de “OK” para hacer una foto: no niego que llevé mi mano a la barbilla mientras decía: “mmm ok”.

Después de esta gran escena le siguió un silencio y un momento a obscuras. Al encenderse las luces de nuevo, ¡Poom! había unos mariachis en el escenario, los cuales habíamos visto afuera del recinto y de broma dijimos: –Estaría chingón que tocaran una rola de Alvarito – Toquen la de “Mantecado de coco”.

Y al verlos en el escenario solo reímos. Se arrancaron con “Si nos dejan” y el público respondió con “Cielito lindo”. Esperábamos ansiosos un palomazo, pero eso no sucedió.

Sonaba ya la “Canción de Mía” y en el escenario seguían los mariachis (algo desconcertados) a la siguiente salieron del escenario.

Se acerca la última parte del concierto, Álvaro nos deja ver su admiración por Kali Uchis, pues es la segunda vez que suena en la noche. Primero en el intro de la “Canción de Mía” y después un fragmento de “Sabor a mí.”

Nos ponemos sentimentales al escuchar “Una vez más”. Ha sido todo un recorrido de emociones, me declaro fan de Álvaro Díaz, pero no tanto como las chicas que decidieron renunciar a sus sujetadores lanzándolos al escenario para que adornaran el tripie del micrófono durante toda la noche.

Llegó el momento de escuchar la canción que esperé toda la noche. ¿Recuerdas mi amor de preparatoria? No pude evitar mandarle una nota de voz con el coro de “Mantecado de coco”.Tenía que compartirle que estaba escuchando en vivo la canción que me hacía pensar en él. Pero “esto no se tiene que acabar ya (…)” y ahora es turno de “Tortura China” una de las canciones favoritas del boricua para tocar en la Ciudad de México.

Verlo bailar y saltar a en el escenario es todo un deleite, llegamos al momento serio de la noche. Se encienden las luces y nos pide que alcemos el puño al aire para recordar un año difícil para su país y el nuestro (Huracán María y terremoto19S). Ondea una bandera de México durante su interpretación de “Todo bien”.

En ningún momento dejamos de bailar, quedan solo dos canciones para que esta noche llegue a su fin. Nos invade la tristeza, el show llegó a término con “Súper Xclusivo”. Mis amigos y yo no éramos los únicos que esperábamos escuchar esa noche la canción de “Mia Wallace”.

Alvarito se despedía de nosotros, las luces se encendieron golpe. Entre aplausos y gritos, el público comenzó a pedir que cantara “Piso 13”. Nos dice que ya no hay tiempo para otra canción, se queda a la mitad de la frase, pues le cerraron el micrófono, acto seguido retumbaba en el SALA el dembow de J Balvin y Bad Bunny con “Si tu novio te deja sola”.

Fue como si nos pusieran en pausa. Nos quedamos con la ilusión de algún día escuchar en vivo “Piso 13”, e ilusionados abandonamos el lugar.