“Podemos ser fuertes y defendernos sin depender de nadie”

Nos lanzamos a las clases de kick boxing de “La Ruda” un grupo de autodefensa para morras que, dos veces por semana, se reúnen a entrenar kick boxing, fortalecer y reconocer su cuerpo y hacer comunidad en “La Gozadera”, un espacio cultural feminista y transfeminista en el centro de la Ciudad de México.

Ingrid Colín, quien estudió artes marciales desde pequeña, inició este grupo enfocado a mujeres, en febrero de este año. Sin límite de edad, este espacio de resistencia ofrece todos los martes y jueves de 7 a 9 pm un entrenamiento físico y mental para sentimos capaces de pelear, sentirnos seguras, tener un cuerpo fuerte y podernos mover por las calles con seguridad.

“Aquí fortalecemos y reconocemos nuestro cuerpo el cual es un reflejo de nuestras emociones y opresiones. La disciplina y la conciencia del cuerpo que te dan las artes marciales lo vamos reflejando en las calles”, comenta la entrenadora.

En este espacio te encuentras con mujeres solidarias, incluyentes, receptivas y con sentido del humor.

La energía y la buena onda que traen las morras del grupo se mezclan con el respeto y el cuidado a la hora pelear, los golpes y el dolor muscular, posterior al entrenamiento, son tan genuinos como las ganas de querer regresar.

“Conoces mujeres en tu misma realidad, compartimos historias y momentos, no sólo es un entreno físico, también es emocional, afectivo, ideológico y de amistad, solidaridad y sororidad”, dice Regina Gonzalo.

Al finalizar la clase, que incluye sesión de estiramiento para agradecer al cuerpo, la convivencia continúa en “La Gozadera”, cerveza, botana y un menú vegetariano son la cereza del pastel.

“Está buenísimo, me siento más segura y le hace bien al cuerpo, el alma y la cabeza”, comenta Milena Pafundi.

Facebook 
La Gozadera