Entrevista a Gastón AKA LNG/SHT
Por @Emilia_Sil_va

“Al final del día somos adultos, pero al mismo tiempo, somos puros weyes con tatuajes, tennis de skate y playeras de bandas que platican de caricaturas”

Sí, bueno.

Hola Gastón, ¿cómo estás?

Bien, bien y ¿tú?

Chido, soy Emilia de ChidasMx

Sí, lo asumí, por la hora y el mensaje anterior.

Bueno, te voy a hacer una entrevista de aproximadamente 15 minutos.

Perfecto, hagámoslo.

Entonces, Gastón, LNG/SHT como rapero, originario de Cancún, Lic. en Derecho, miembro de Pizzatánicos y de Bazar de Bandas.

Sabemos que el 29 de junio te presentas en El Plaza Condesa y para este evento convocaste a tus seguidores por medio de redes sociales para hacer soldout el 1° de junio y, ¡se logró!, ¡Felicidades! En tus palabras: “Dos mil boletos vendidos, cinco semanas antes del show”

¡Suena chido cuando lo dicen en voz alta!

Jajaja sí, y bueno, esto quiere decir que confías en la banda, es decir, en tus seguidores, pero más allá de ellos ¿cómo te sientes con el apoyo de tu público y con el lazo que haces continuamente con ellos?

¡Muy chido!, la neta es un rollo de preocuparse justamente de tener este lazo con el público, más allá de lo que la música pueda generar. Por ejemplo, yo te puedo decir que soy fan de muchas bandas con las que nunca he tenido un acercamiento directo con el vocalista pero creo que hay cosas de la gente que se transmiten a través del arte. Sin embargo en este preciso caso creo que también las redes sociales sirven como un puente entre el público y los grupos que escuchan, siendo nosotros uno de esos proyectos y para nosotros es importante tener un acercamiento con la gente, a pesar de que cada vez es más difícil mantener contacto con la gente que nos escribe pero aun así estamos al pie del cañón tratando de que no sientan que lo que nos escriben se quede en una papelera de reciclaje perpetua.

Sí, claro. Sobre todo, porque una desventaja de las redes sociales es que la comunicación se puede volver muy impersonal si uno no se toma el suficiente tiempo.

Sí y ahora que lo mencionas, encuentro un ejemplo de ello durante El Bazar de Bandas, con los grupos que mandan a su personal manager, o a alguien de su equipo a vender y ellos no tienen presencia ahí en todo el día. Por lo general, son esos grupos los que menos venden.  

El caso contrario son grupos como Chingadazo de Kung Fu, Sputnik, Say Ocean, Tungas, LNG/SHT a quienes nos va bien en El Bazar porque tenemos este acercamiento con nuestro público, estamos ahí y sobre todo para la gente más joven es algo importante porque les gusta tener este contacto con los músicos que escuchan y a nosotros no se nos olvida que estamos donde estamos gracias a nuestro público, entonces nos paramos ahí, convivimos con todo el mundo.

Una vez me sucedió que al ser organizador y al mismo tiempo grupo, tengo que dividirme por ratos para realizar diferentes actividades y hubo una vez que me acababan de sacar una muela del juicio tres días antes y aun así me fui de gira con toda la boca infectada y adolorida, entonces le hacía gestos a las personas de “no puedo hablar” pero llegó el punto en el que era ridículo y nadie me entendía así que me pegué un letrero en la playera que decía “Tengo una infección porque me sacaron la muela del juicio y no puedo hablar pero aquí estoy para lo que se les ofrezca”, y un chingo de gente me decía “pinche mamón, yo sólo quería platicar contigo”. Y yo pensaba “denme chance, estoy coordinado los escenarios, moviendo la consola, corro para tomarme fotos con todo y mi infección”, pero hay veces que alguna banda no ve más allá de su satisfacción inmediata, sin embargo, hubo mucha gente que lo entendió. Es una aventura todo esto y es lindo hacer memorias, recordar esas anécdotas y muchas veces reírnos.

Con esto que me dices, me da la impresión de que no eres un artista- isla, que está únicamente cantando alejado de todo, sino que prefieres trabajar en grupo, apoyando a más personas y al mismo tiempo, recibiendo su apoyo. Esto lo menciono específicamente por tus comentarios de agradecimiento al equipo de Pizzatánicos, al momento que se logró el soldout.

Bueno, pues fíjate que yo rentó un departamento con mi novia y teníamos un cuarto libre que en un momento pusimos en Airbnb pero para mí era desagradable tener gente que no conoces en tu casa y aun así tratar que ellos se sientan más cómodos que uno. Así que mi novia y yo pensamos cómo cubrir esa otra parte de la renta y se nos ocurrió convertir ese cuarto en una oficina y toda la gente que trabaja conmigo, que no necesariamente es parte de LNG/SHT; pero están Víctor que me ayuda con los eventos y con Pizzatánicos, Dani que también es parte de Pizzatánicos, Guzmán que acaba de integrarse al equipo y nos ayuda con audiovisuales y diseño, otro amigo que se llama Muro y se encarga de resolver todos los problemas, todos ellos vienen diario y cuando yo no estoy tienen una copia de las llaves para entrar y a mí me encanta eso.

Yo me acuerdo mucho cuando trabajaba de abogado que si bien no tenía problemas con la gente que trabajaba tampoco tenía una afinidad con ellos, sin embargo, veía que ellos sí tenían gustos en común y salían juntos, es decir, llevaban una buena relación fuera de la oficina y no me sentía identificado, su cura no era mi cura; claro, nos llevábamos bien, éramos amables, pero nunca hubo una amistad real.

En cambio, recuerdo que mi hermano que trabajaba de diseñador gráfico se llevaba poca madre con sus compañeros de trabajo, chupaban, escuchaban música y yo pensaba, qué chido trabajar en un entorno así y ahora, mis mejores amigos trabajan en mi casa, los veo diario y está poca madre porque si de pronto estoy tenso haciendo algo, platico con ellos y a los cinco minutos ya me estoy cagando de risa. Al mismo tiempo que hay muy buen ambiente y nos la pasamos bien, avanzamos mucho en el trabajo; es una unidad de trabajo que cada día se vuelve más hermética, fuerte y profesional pero no dejamos de ser unos lelos que van a tocadas de punk y de rap.

Es raro, porque al final del día somos adultos, necesitamos dinero para vivir y tener esta seriedad laboral, y supongo que llenamos todos esos criterios, pero al mismo tiempo, somos puros weyes con tatuajes, tennis de skate y playeras de bandas que platican de caricaturas; somos la versión disciplinada y profesional de nuestros yos más jóvenes.

Ya viví sietes años, el tener que ponerme camisa, peinarme, tener que fingir que me interesa conducirme de una forma en la que no me conduzco orgánicamente, y ahora no se me ocurre tener una mejor vida de la que estoy teniendo actualmente.

Claro, porque no estás viendo el trabajo como tal vez nuestros padres lo percibían, es decir, como una actividad completamente separada de tu existencia diaria, un trabajo que sólo te da de comer, pero durante el fin de semana, te olvidas de él mientras te tomas una chela y ves el futbol. Más bien, en tu caso, el trabajo es parte de ti, es un modo de vida.

Efectivamente, es ser nosotros las 24 horas y ser nosotros bien, y ¡está increíble! Siento que sí le gané a ser adulto.

¡Qué chido! Creo que pocos son los adultos que pueden decir eso.

Y fíjate, que yo te puedo decir que cuando tenía 24 años estaba resignado con que no me iba a gustar mi vida, pero pensaba, pues es que así es la vida y no hay de otra. Te jodiste y mejor hazlo de buenas porque vas a tener que hacerlo de todas formas.

Recuerdo que en unas entrevistas que te han hecho y tocaban el punto de tu paso de trabajar como abogado y después decidir a trabajar de tiempo completo en la música y en los proyectos culturales, tú comentabas “déjense de mentir al pensar que ese trabajo que tanto detestan es lo único que hay, encuentren cuál es su pasión, esfuércense y traten de vivir de eso; aunque si ya tienen hijos pues ya se chingaron”.

Jajaja sí, aunque trato de no parecer orador motivacional sobre todo porque trato de leer cosas que me inspiren y precisamente he leído opiniones en contra de esta ola de charlas motivacionales y toca admitir que vivimos en una economía muy afortunada, es decir, aquí todos somos de clase media, de distintos escalones, pero finalmente todos hemos tenido oportunidades.

El caso de otras personas es distinto pues no han tenido las facilidades que nosotros hemos tenido; esa palabra tan usada de “privilegio”, sí es algo real. Y el asunto de tratar de motivar a alguien que sabes que tiene menos posibilidades que tú, es un tema para analizar.

Por otro lado, también es necesario considerar que muchas veces la mayor limitante es uno mismo, por ejemplo, yo conozco gente que viene de situaciones deplorables y ha llegado mucho más lejos que yo en la vida.

Yo no quiero pararme y decirle a la gente “deja de hacer lo que estás haciendo” y que a la mera hora no le salga y terminen sintiendo que arruinaron su vida por culpa de alguien. Más bien, les diría “si quieres hacer esto y crees en ti, rómpete la madre a sabiendas que puede o que no salga pero que definitivamente se siente mejor luchar por algo que te interesa, que nada más estar ahí de pasada aguantando lo que el mundo espera que hagas pero que no te interesa hacer”.

Sí, claro. Bueno, regresando un poco al tema de estos proyectos en los que estás involucrado, Pizzatánicos y Bazar de Bandas. Antes de que me cuentes más o menos de qué va cada uno, me gustaría que me dijeras cómo es que ambos se unen.

Mira, cuando yo empecé a salir de gira como cualquier grupo, empecé a hacer merchandise de LNG/SHT y significaba una parte considerable de los ingresos del proyecto; además tengo la bendición que tanto mi hermano menor como muchos de mis amigos cercanos son ilustradores muy talentosos y gracias a ellos teníamos diseños chidos en la merchandise. En una época mi hermano hacía, si no todo, la mayoría de la imagen de LNG/SHT sin embargo él no lo capitalizaba, el dinero lo ganaba yo pero entonces llegó el punto donde yo ganaba más que mi hermano por sus propios diseños. Así que le propuse hacer una marca de ropa que fuera de los dos, le dije: nos vamos a michas, yo hago la parte administrativa, tú la parte creativa, agarramos jales de amigos ilustradores y tratamos de plasmar la mayoría de las influencias que tenemos de cultura pop, de punk rock, de hip- hop, de cine de terror, de serie B y lo hicimos.

La verdad, ha sido un proyecto que jala bien por época y en otras, no jala como nos gustaría pero es algo que nos gusta mucho, nos satisface mucho hacerlo aunque tampoco hemos podido darle la seriedad que nos gustaría porque antes no teníamos el equipo que ahora nos apoya.

En muchas épocas Pizzatánicos iba muy lento, se atrasaba mucho pero siento que ahora está tomando su segundo aire y esa fue la meta, después evolucionó en un canal de Youtube donde hay sesiones con estas bandas y artistas para tratar de poner un granito en dar a conocer el talento nacional, mostrar a las personas que están haciendo cosas increíbles. No sólo hay músicos, hay tatuadores, ilustradores, estudios de grabación, cultura del vinil y me encantaría meter algo de skateboarding y tal vez hacer cobertura de eventos interesantes.

Sin querer sonar como el mártir o el salvador, es como devolverle un poco a la escena y si cada día hay más gente pendiente de lo que estamos haciendo, está padre aprovechar ese foro que se nos presenta para dar a conocer trabajos de proyectos que sentimos que tienen un presente y un futuro prometedor.

Me parece que no sólo tratan de presentar la obra sino al creativo y su historia, a la persona que está detrás de ese producto.

¡Claro! A mí siempre me ha gustado eso. Cuando equiparas a alguien que admiras a una realidad que se asemeja a la tuya, te das cuenta que no es gente que goce de capacidades inalcanzables para el resto de nosotros, sino que son cabrones determinados. La constancia, la disciplina y el trabajo duro son las claves por las que hacen cosas tan increíbles, sea cual sea la disciplina a la que nos refiramos. Y a mí se me hace bien padre conocer la historia de la gente y poder ver todo lo que tuvieron que hacer para llegar al lugar donde se encuentran ahora y ver a donde quieren llegar. Eso siempre se me ha hecho muy interesante, a mí me lo dijo un amigo que es DJ en Aguascalientes “a mí lo que más me gusta de esas cápsulas es que respetan la obra, respetan el artista y su historia”.

Precisamente hablando de estas entrevistas/sesiones del canal, siempre tratamos de alternar un hombre y una mujer, al menos lo hemos logrado en el ámbito de la ilustración y del tatuaje sin embargo, tristemente no hay tantos proyectos musicales nacionales en donde haya chicas involucradas y que realmente sean raperos que van en la línea de nuestro canal. Lo hemos buscado y ha sido muy difícil pero para nosotros es importante exponer a ambos géneros porque nos queda claro que ambos hacen cosas de calidad, no sólo lo hacemos por meter relleno sino por mostrar proyectos chingones.

Por lo que me platicas, entonces yo veo a Pizzatánicos como una plataforma para el talento emergente nacional y esto va de la mano con Bazar de Bandas, ¿no?

Ok, bueno, ahí te va la historia resumida de Bazar de Bandas. Este surgió a partir de una locura que se nos ocurrió porque cuando eres músico y estás de gira, diciembre es un mes muy difícil. De entrada no recibes aguinaldo y si bien podrías tocar, tomando en cuenta que en un mes normal tienes cuatro semanas, en diciembre tienes con suerte dos fines de semana porque por lo general hay posadas, hay graduaciones, hay cumpleaños y mil eventos que son muy de la temporada y a los que la gente les da prioridad.

Entonces, no sólo son pocas las fechas que tienes sino que además están muy tropezadas, y de esa problemática surgió Bazar de Bandas que originalmente se llamaba Tu banda favorita no cobra aguinaldo en la que la dinámica era que las bandas que tenían más público tocaban tres o cuatro canciones como gancho y no sólo teníamos una o dos bandas sino que teníamos un cartel de hasta 16 bandas tocando. Además podían vender su merch, no había cover, la gente que iba cotorreaba, conocía gente, escuchaba las bandas que le gustan, conocer propuestas nuevas sin preocuparse de pagar un cover así que todo el dinero que llevan se lo van a gastar en merchandise de bandas. Obviamente, diciembre es un mes donde hay un flujo de dinero que no se ve en el resto del año, a menos que vivas en la playa y sea verano.

¡Es una bomba! He conocido gente que en un día ha vendido 80 mil pesos en El Bazar de Bandas y te estoy hablando de bandas underground/independientes que no tienen ni medio millón de plays. ¡Es algo loquísimo! Y Siempre hay muy ambiente, mucha camaradería, la mayoría de la gente de la escena nos conocemos entre nosotros y la gran mayoría somos gente relajada con ganas de reírnos.

Pizzatánicos ha ido de la mano con la gente de Drink&Drawn, que en su mayoría son ilustradores y son personas con las que ya hemos trabajado en otras cosas antes. Ya llevamos varias ediciones, incluso perdí la cuenta, pero siempre tratamos de cambiar un poquito, ahora lo vamos a llevar a Querétaro, Puebla y Estado de México. Ahora lo haremos en julio por el asunto de las vacaciones y ya veremos qué respuesta hay.

– Ahora, ¿de dónde nace esta motivación tuya por trabajar en equipo y salirte del cliché del artista con el ego inflado que sólo piensa en él?

– Es muy sencillo. Por haber crecido en una puta ciudad donde no había nada y tener internet y morir de envidia de ver que en CDMX cada semana habían mil eventos increíbles de diferentes disciplinas de las que querría formar parte.

Algo muy irónico, es que la mayoría del equipo no somos de CDMX: Víctor es de Tijuana, Guzmán es de Cancún también; Cat Scratch, mi DJ, es de Chihuahua. Sólo una tercera parte del equipo es de la ciudad y todos los demás somos de provincia.