Este texto es parte de las prácticas que hicieron las alumnas del taller de periodismo musical para mujeres en el CCEMX, durante la cuarta edición de la Feria de la música independiente.

Por Kenia Lopez
Fotos  Ernesto Pareja (Ernie). 

Juanito Ayala (ex vocalista de la banda chilena, Juana Fé) fue en busca de su independencia y ahora lanzará su segundo álbum La semilla de donde ya pudimos escuchar sencillos como “El Gatillo” y próximamente “Lo Comido y Lo Bailado”.

¿Qué esperas de tu presentación aquí en el Centro Cultural España luego de haber tocado con Celso Piña?

Lo que espero de estar viniendo a tocar nuevamente a México, es un nuevo comienzo y lo que espero de todas las presentaciones es estar en el radar de la gente, entonces hoy me estás entrevistando tú y ya vas a ver lo que hago, cómo me llamo, mis redes sociales, la música que hago y eso se va a expandir a cinco o seis personas.

Si ahora buscas expandirte, entonces ¿por qué te saliste de Juana Fé si ahí ya eras alguien muy reconocido?

Porque todo tiene que ver con los ciclos de la vida ¿no? y sí, efectivamente con Juana Fé me iba muy bien pero era mucho trabajo, lo que no quiere decir que ahora no lo tenga, pero todo era un engranaje muy grande porque éramos 10 músicos, seis técnicos y para que esto funcionara teníamos que ensayar todos los días.

Juana Fé fue un proyecto que conseguí a los 23 años y le dediqué 15 años de mi vida, entonces sentí que para expandir la poesía, necesitaba bajarme de ese bus que andaba a 120 km/hr, para emprender un recorrido más tranquilo.

¿Cuál crees que es la diferencia de Juanito Ayala y bandas como Los Fabulosos Cadillacs o Mano Negra?

Yo creo que la principal diferencia es que yo vengo de Chile, del experimento del capitalismo a nivel mundial que Milton Friedman hizo, y eso ha generado un estilo de canción explícita y muy valiente, pero también muy alegre, porque los chilenos somos muy buenos para la broma, así se produce una mezcla bien divertida.

Sin embargo, cuando hago música me planteo las similitudes porque ellos son mis maestros, yo vengo de Rubén Blades, Los Fabulosos Cadillacs, Víctor Jara y Mano Negra y la verdad es que en busca de mi particularidad, constantemente escucho a estos grupos porque hay muchas cosas que no sé y ellos siempre tienen la respuesta.

Cuando escuché tu historia me recordó mucho a la de Manu Chao con Mano Negra…

Absolutamente, Los Fabulosos y Mano Negra son mis dos bandas favoritas,entonces claro que tengo algo de ellos, aunque también es muy loco porque la música ha cambiado mucho desde esa época, entonces es un desafío agregarle electrónica, y estar ahí.

Debes actualizarte porque ellos en su momento pegaron porque eran “la onda”…

¡Claro! eran la onda y es que la música tiende al “rebote” porque Mano Negra hace esa música latinoamericana gracias al papá de Manu Chao, Ramón Chao, un español que residió en Francia y recibió a muchos exiliados de las dictaduras latinoamericanas que llegaron con música chilena, cubana, argentina, colombiana y toda esa música del exilio es devuelta.

Vi que publicaste que un poli te estaba vigilando en el súper solo por tu vestimenta, y hoy que hubo marcha (#PRIDE) ¿qué opinas de los estereotipos?

Vivimos en una época muy bella en donde está cambiando todo. Hoy los movimientos son otros, son de la aceptación, en Chile hay un movimiento feminista que no se comprende porque claramente vivimos en el pasado y hay muchas personas que intentan que esos estereotipos se mantengan, por lo tanto, el gay es un depravado, la lesbiana es una depravada, el rapero un delincuente, el pobre un ladrón y bajo esas estructuras funciona el capitalismo. Entonces lo que creo es que a través de la música uno puede subvertir esos estereotipos y ridiculizarlos y sobre todo confrontarlos con sentido del humor.

¿En “La Semilla” vamos a escuchar algo de eso?

En la semilla hay muchos de esto, habla de la esperanza, de lo que se está construyendo cada que dices ¡oye pero hay una marcha aunque no se logran los objetivos! dices, “pero antes no existían” porque todo va cambiando, hacer música en la época de Mano Negra, era una proeza, las bandas en Chile en esa época se disolvieron porque era imposible mantener el tema de la autogestión, hasta que alguien inventa un software llamado internet que siembra la semilla de liberar la música y mira en lo que estamos hoy.

¿Qué diferencia existe entre “La Semilla y “Santo y Seña”? 

Es que “Santo Y Seña” es un ejercicio de producción y de creación, jugar mucho a ver qué pasa haciendo un disco de solista y la semilla es un disco que va a representar mucho de lo que soy, y mucho de lo que había querido hacer en la música desde los quince años

En “El Gatillo” (primero desplegado de “La Semilla”) hubo mucho de reflexión, pero no sé qué esperar de “Lo Comido Y Lo Bailado” luego de ver al vagabundo con un perro que me hizo recordar al de “Amores Perros”.

Tiene mucho de eso, de la libertad, de estar haciendo música y es un juego ¿no? porque ahí estamos viendo que “El Gatillo” es el comienzo de todo, de la crisis que vivimos, pero “La Semilla” es la esperanza entonces voy en la búsqueda, porque tú por donde quiera que vayas, te encuentras con semillas de esperanza, porque puede estar todo mal pero siempre te encuentras con un Centro Cultural, con una entrevista…

¿Con qué otra banda te gustaría echarte un palomazo?

Con Molotov absolutamente.

¿Ya has buscado esa colaboración?

Todavía no, soy mucho de que las cosas vayan dándose…